La mujer fue hecha para dar vida. Esto significa que si tú necesitas algo de vida en tu vida, debes buscar a una dadora de vida. Hay algunos hombres hoy en día que andan por ahí, tratando de confiar en sí mismos, manteniendo a las mujeres al alcance de su brazo. Ellos no saben de la vida que se están perdiendo.

Dios hizo a la mujer para ser una dadora de vida, para que en cualquier momento que tú necesites algo, ella lo pueda hacer. ¿Alguna vez has estado en el apartamento de un hombre que vive sólo? Los colores parecen muertos. Todo está fuera de su lugar. Se ve horrible. La gente le dice; «Necesitas el toque de una mujer». Cuando el hombre se casa y su mujer se cambia a vivir con él, ella cambia todos esos colores muertos. Ella pone cortinas de colores muy llamativos, coloca flores en las diferentes habitaciones, pone cuadros en las paredes, arregla todo el mobiliario, y, en muy poco tiempo, lo convierte en un lugar maravilloso. Cuando una mujer entra en una habitación, cambia el ambiente de ese lugar. Ella le da vida a cualquier lugar.

Damas, sus esposos tal vez no sean capaces de proveerles con un castillo en este momento. Pero ustedes pueden tomar lo que ellos proveen para ustedes y darle vida. Tomen lo mejor de lo que ellos les ofrecen, incúbenlo, y denle vida. Cuando ustedes hayan acabado con ello, la casa se habrá convertido en un hogar.

Muchas mujeres tienen dones de incubación, pero es tanto lo que han sido golpeadas por la vida y por las expresiones insultantes e hirientes de otros, que ellas muy rara vez usan estos dones. A ellas les han dicho los hombres y otras mujeres que no tienen nada con que contribuir. Si esta es tu situación, yo creo que Dios quiere liberarte para que desarrolles los dones que Él ha colocado dentro de ti, así como las ideas y las visiones que Él te dará. No temas. Dios te ha dado una habilidad tremenda, y tú puedes ser una bendición para muchos a medida que tú reflejes la naturaleza de tu propio Creador y Dador de vida.

La mujer es un producto único de Dios. Los hombres (y las mujeres) deben entender su valor y sus contribuciones, y afirmarlas en sus propósitos, diseños, y funciones para las cuales Dios las creó. De esta manera, el hombre y la mujer conjuntamente pueden llegar a ser el verdadero reflejo de Su Creador en la manera como deben ser.

Principios.

1. El tercer aspecto de la función de dominio de la mujer es que ella es una dadora de vida.

2. La función de dominio de la mujer como dadora de vida no está [imitada a gestar o a parir niños humanos.

3. La mujer es una «incubadora» porque su naturaleza misma refleja su inclinación a desarrollar y a darle nueva vida a las cosas.

4. Su habilidad como incubadora impregna todas las áreas de su vida. Ella tiene un vientre físico, pero también un «vientre» emocional, un «vientre» mental y de instinto, y un «vientre» espiritual.

5. Lo que hace a una mujer ser una incubadora, no sólo es el hecho de recibir, sino de ser capaz de transformar lo que ella ha recibido.

6. Un vientre nunca te va a regresar lo mismo que recibió. Va a tomar lo que le diste y lo va a multiplicar.

7. La mujer incuba de estas maneras principales:

  • Ella ve las posibilidades y el potencial.
  • Ella considera las palabras, las acciones y las relaciones entre las cosas.
  • Ella procesa palabras, ideas, necesidades y problemas.
  • Ella concibe e inventa.
  • Ella desarrolla ideas, planes y programas.
  • Ella protege lo que ha recibido mientras lo desarrolla.
  • Ella produce algo nuevo de lo que ha recibido.
  • Ella multiplica lo que se le da.

8. Cuando un hombre sabe que una mujer es una incubadora, entonces, él puede ser cuidadoso y considerar lo que le dice a ella.

9. La mujer tiene un instinto nutricional que puede ser una poderosa fuente de ayuda y de ánimo en las vidas de otros.

10. Dios quiere liberarte para que desarrolles los dones que Él ha colocado dentro de ti, y las ideas y visiones que Él te dará.

Extracto del libro “Entendiendo el Propósito y el Poder de la Mujer”

Por Myles Munroe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre