Salomón dijo, «La mujer virtuosa es corona de su marido, más la que lo avergüenza es como podredumbre en sus huesos» (Proverbios 12:4). Este versículo muestra la poderosa influencia que una mujer puede tener en la vida de un hombre. Pero los hombres tienen una gran responsabilidad para reflejar verdaderamente la imagen y gloria de Dios, de tal manera que ésta puede ser reflejada en las mujeres de su vida, y de tal manera también que las mujeres pueden reflejar la gloria de Dios a cambio.

Yo he notado que cuando un hombre se casa, muy a menudo él revela el tipo de hombre que es solo por la forma de ser de su esposa. Si tú eres una mujer que está interesada en un hombre y quieres saber cómo es él realmente, no le preguntes a su padre o a sus hermanos; habla con sus hermanas y con su madre. Mi esposa hizo eso. Normalmente, cuando la madre de un hombre da un buen reporte acerca de él, él está bien. La Biblia dice que es contra la naturaleza el que una madre olvide al bebé que ella crio (Isaías 49:15). Dios diseñó una relación especial entre la madre y su hijo. Una madre verdaderamente puede identificar la naturaleza básica de su hijo. Así que, si tú quieres saber cómo es un hombre, tienes que hablar con las mujeres en su vida.

Tú puedes decir cómo son los hombres en nuestra sociedad por medio de observar a las mujeres. Observa nuestros hogares; ¿quién está mandando en la casa? Frecuentemente, son las mujeres las que llevan el liderazgo. ¿Qué es lo que nos dice esto acerca del hombre? Él no está siendo responsable espiritualmente, porque él no está cumpliendo su propósito y su posición como cabeza del hogar. Observa a nuestros niños; ¿cuál es de su esperanza para el futuro? Muchos de ellos no tienen dirección. ¿Qué es lo que te dicen acerca del hombre? Él no está proveyéndoles con visión. Observen a las mujeres; hay más mujeres que hombres trabajando. ¿Qué te dice esto acerca del hombre? Él no está cumpliendo su propósito. La mujer—y muy a menudo los niños también—te van a mostrar cómo es el hombre.

Si la esposa de un hombre siempre está deprimida, enojada, triste, o de mal humor, esto frecuentemente significa que ella está reflejando el trato que está recibiendo de su marido. La mujer debería ser capaz de crecer en gracia y llegar a ser una mejor persona como resultado de estar con su marido.

La Novia de Cristo.

Cuando vemos los aspectos espirituales de estos principios, vemos que Jesús también tiene una novia que debe reflejar Su naturaleza. En el griego original, su nombre es ekklesia. La traducción de esta palabra es «iglesia». Jesús mandó la iglesia al mundo para que sea una reflexión de El Mismo. Él le dijo a Su novia, «El mundo va a saber quién soy Yo y que Yo fui enviado por el Padre, por medio de la forma en que tú actúes, por medio de tener unidad los unos con los otros. El mundo no va a venir a Mí a tratar de ver cómo soy; el mundo va a venir a Mi novia. Si ustedes no se aman los unos a los otros, ellos nunca sabrán cómo soy Yo». (Ver Juan 13:34-35; 17:21-23.)

¿Sabes tú por qué la gente del mundo no está viniendo a Jesús, tanto como ellos deberían venir a Él? Es porque la iglesia en su gran mayoría es un malísimo testigo, y es porque los matrimonios de los individuos no están reflejando la gloria de Dios. No estamos viviendo en el amor y en la unidad que Jesús dijo que sería lo que revelaría Su naturaleza al mundo. Por lo tanto, mientras que la iglesia tiene que reflejar a Cristo por ser Su novia, frecuentemente no lo hace. La Biblia nos dice que esto es contrario a la naturaleza. Jesús es el esposo perfecto, y merece tener Su verdadera naturaleza reflejada en Su novia. La gloria del Señor fue hecha para estar en la iglesia.

Extracto del libro “Entendiendo el Propósito y el Poder de la Mujer”

Por Myles Munroe

(CONTINÚA… DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS…)

2 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre