nuevo-3Mujer Cristiana – No Puedo Controlar Mis Emociones 3

 

Pasaje clave: Jueces 4:17-21.

 

Cómo Tratar Conmigo Misma (1º Parte)

Ya vimos cómo tratar con las personas que explotan a nuestro alrededor. Veamos ahora, cómo tratar con nuestras propias «explosiones» emocionales. Cómo tratar con  nuestra ira, con nuestros ataques explosivos de llanto o de miedo.
En el libro de Jueces encontramos a Débora y Jael. Eran dos mujeres con carácter fuerte y, entre paréntesis, no es malo tener carácter fuerte. No tengas miedo. Decí: “Está muy bien, no somos tontas, no somos las debiluchas que nos pasan por encima, tenemos nuestro carácter”.

Pero, vos podés usar tu carácter fuerte sabiamente o podés usarlo para destruir. Vos tenés que saber cómo vas a direccionar tu carácter fuerte.

¿Qué hacen las mujeres de carácter fuerte? Toman decisiones.

Hay dos tipos de mujeres: las mujeres explosivas y las mujeres enérgicas. Y a veces se confunden. Es muy distinto ser una mujer explosiva a ser una mujer enérgica.
Las mujeres explosivas son las mujeres que estallan para que el otro les resuelva sus problemas y no tener que tomar decisiones. Es lo más fácil, estallar, golpear la mesa, irme. Basta, esto no puede ser más porque espero que el otro lo haga. Esa es una  mujer explosiva.

Pero una mujer enérgica siempre toma decisiones para resolver los problemas, no espera que venga alguien para resolvérselo, no espera que alguien tome las decisiones por ella, toma la autoridad de su vida. Dice: “Que otro me resuelva la situación no me sirve de nada, yo voy a tomar las riendas de mi vida y voy a empezar a tomar las decisiones que tenga que tomar para tener la victoria”.

Jueces dice que Císara, el general del ejército enemigo, huye y busca un refugio. Y llega a la tienda de Jael, que estaba cocinando. ¿Cómo estarías vos si abre la puerta de tu casa el ladrón más grande del barrio? ¿Cómo reaccionarías? Pero Jael era enérgica y la energía te trae sabiduría. Le dijo a Císara: “pase usted”. Lo recostó y lo cubrió. Él dice: “¿me podés dar un vaso de leche cuajada?” “Cómo no”. Se tomó el tiempo, abrió la leche y dice que se la sirvió en un tazón, le sirvió el tazón y lo volvió a tapar. Miren todo el tiempo que se tomó esta mujer con un enemigo al que sabía que tenía que matar.

¿Cuántos enemigos tenés que matar vos? No estoy hablando de gente sino de situaciones.

¿Cuántas situaciones difíciles estás pasando que son enemigas de tu paz?

Jael se fue y Císara se durmió, entonces ella vio que estaba durmiendo, tomó la lanza con la izquierda y con la derecha el mazo, se lo clavó en la cabeza, golpeó y lo mató.
Esta mujer de carácter fuerte es una mujer que planificó su victoria, usó su mujer enérgica para hacer lo que tenía que hacer, pero planificó su victoria. Tengo que planificar mi victoria.
Jael usó su ira con dirección. Planificá tus jugadas, no estalles por estallar porque no está mal que te enojes, pero que ese enojo este dirigido para llevar una solución a tu vida. Tenés que aprender a planificar todas las jugadas de tu vida para obtener la victoria. Cuando vos decis: “voy a hacer esto” y lo hacés arrebatadamente no te sirve de nada, por eso frente a una emoción vos tenés que aprender a pararte, a detenerte, y a ver por qué estas enojada, por qué estas así, por qué estas estallando. Tenés que aprender a dirigir todas tus emociones para dar el golpe certero a todo lo que sea enemigo de tu vida. No estamos hablando de matar personas, estamos hablando de matar situaciones que son enemigas de tu vida, de tu tranquilidad, de tu casa.

¿Cómo se matan esas situaciones? Con decisión, con paciencia, pensando lo que vas a hacer y tomando decisiones nuevas.
Vas a tener que hacer algo vos, vas a tener que tener vos el control de tus emociones y no que tus emociones te controlen, vas a tener que tomar decisiones llenas de la sabiduría de Dios, vas a tener que dejar ser una mujer impulsiva y vas a tener que empezar a tomar decisiones bien planificadas y bien pensadas para no reaccionar y no explotar después.

Tenés que aprender a usar tu fuerza, tu mujer fuerte y tu carácter fuerte para tomar buenas decisiones para tu vida.

¿Cuántas decisiones incorrectas tomaste por ser impulsiva? Dejá de ser impulsiva y parate a pensar lo que realmente querés que te pase a partir de ahora. Tenés que planificar y pararte a pensar. En lugar de reaccionar porque no parás, por qué no te detenés en el pensamiento: “voy a planificar, yo tengo que matar a este enemigo para que no se levante nunca más, para tener años de paz en mi vida”. Hay un enemigo que tenés que matar y para eso tenés que aprender a planificar.

Dejá de tomar decisiones impulsivas porque no te van a llevar a nada. Seguís actuando como si fueras una nena retada por su papá, seguís angustiándote. Todavía seguís teniendo conductas infantiles porque no te atreviste a decir: “tengo que enfrentar a mi enemigo y empezar a dirigir mis pasiones con sabiduría para golpearle la cabeza al enemigo”. Yo quiero decirte querida mujer que dirigir la ira es clave para que vos seas próspera. Si vos sabes dirigir tu vida, si vos sabes dirigir tus emociones, vas a lograr tener prosperidad. Pero si sos una mujer impulsiva, la prosperidad se te va a ir de las manos.

¿Cuántas decisiones económicas, emocionales, de pareja o con tus hijos tomaste impulsivamente?
¿Por qué estás llorando últimamente? Quitáte el piloto automático y dejá de llorar.
¿Por qué te estás enojando últimamente? Quitá el piloto automático y dejá de enojarte por eso.
¿De qué estás huyendo y que no querés enfrentar? Quitá el piloto automático y enfrentálo de una vez con sabiduría.

(CONTINÚA…)

Por Alejandra Stamateas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre