Inicio Mujer Mujeres – QUIERO DECIR COSAS PERO ME LAS GUARDO 1

Mujeres – QUIERO DECIR COSAS PERO ME LAS GUARDO 1

0
785

quiero-decir-cosas-pero-me-las-guardoMujeres Cristianas – Quiero Decir Cosas Pero me las Guardo 1

Pasaje clave: Mateo 15:10-11, 16-20.

 

No siempre tenemos que expresar todo lo que queremos decir; hay ocasiones en las que es necesario hablar pero hay otras en las que es preferible no hacerlo. ¿Por qué no expresamos todo lo que pensamos internamente?

1. Sabiduría.

Muchas veces uno no cuenta todo lo que piensa porque si no se estaría haciendo daño a sí mismo. Por ejemplo, ¿le dirías todo lo que pensás de él a tu jefe? Probablemente no, porque actuarías con sabiduría para proteger tu trabajo. Tu manera de comunicarte tiene que ser siempre estratégica. En ese sentido, el libro de Proverbios dice: «El prudente no muestra lo que sabe»; es decir, cuando hablás con el otro no siempre le tenés que abrir todo tu corazón y exponer todos tus pensamientos. Ya no sos una niña que inocentemente cuenta todo y dice: «Me equivoque, no me di cuenta…». Tampoco sos una joven adolescente que se expresa a través de la rebeldía: «Yo soy frontal, digo todo lo que pienso porque voy de frente». Por el contrario, sos una mujer adulta que ya no se expresa por inocencia o por rebeldía. La Biblia dice en Proverbios: «El que refrena su lengua protege su vida». Al no comentar siempre todo lo que venga a tu mente, estás protegiendo tu vida.

 

2. Timidez.

Hay personas que no cuentan todo lo que piensan porque son tímidas y tienen miedo a equivocarse. Sienten que cuando hablan están dando un examen frente al otro y que este le va a poner una nota. Uno de los mayores miedos que existe es el miedo a hablar en púbico porque quienes lo padecen se sienten evaluados y así se autoobservan todo el tiempo. Tienen «mentalidad de sentencia final», es decir que consideran que todo lo que digan puede ser usado en su contra. Por ejemplo, dicen: «Mejor no hablo, mirá si encima termino perdiendo».

Muchas personas que desarrollan una mentalidad de sentencia final callan por años ciertas cosas porque en algún momento dieron una opinión y creen que deben mantenerla para toda la vida. Quiero decirte que no necesitás tener una única opinión sobre un tema sino que podés tener varias ya que es probable que, con el paso del tiempo, vayas cambiando tu manera de comprender la vida. Por ejemplo, lo que pensabas a los quince años difícilmente lo sigas pensando ahora: hoy podés opinar una cosa y en un tiempo cambiar de opinión. No tengas mentalidad de sentencia final y digas frases como: «Si dije eso, ya está»; «ya lo dije, no puedo volver atrás». Tenés derecho a arrepentirte de algo que hayas dicho en el pasado. ¡Todos tenemos permiso para cambiar de opinión!

 

3. Miedo a la reacción del otro.

Este miedo lo sienten especialmente aquellas mujeres que viven en hogares donde hay maltrato y en los que se acepta la sumisión para desactivar la agresión. Esto significa que estas mujeres guardan silencio y aceptan lo que el otro les dice para que ella o sus hijos no sean agredidos. Así empiezan a tener un lenguaje de sometimiento: «Mejor me callo»; «se está enojando mucho, va a explotar en cualquier momento».

A veces, tomar distancia y no responderle al otro cuando está alterado es una buena estrategia. El problema surge cuando en sus relaciones interpersonales la persona utiliza la sumisión porque se acostumbró a obedecer al otro. Tal es el caso de los que guardan silencio para no desatar la furia del carnicero, del chofer del colectivo o de cualquiera que pasase a su lado. Otro ejemplo es el de mujeres que no pueden enfrentar a sus hijos para expresarles que no les gusta determinada actitud.

Cuando tenés espíritu de sumisión, la comunicación con el otro la vas a ver siempre como un reto de tu mamá, de tu papá o de un profesor. Vas a tener miedo a la comunicación y no vas a poder hablar de igual a igual con los demás porque siempre los vas a ver como a superiores que van a enojarse con vos y te van a regañar. Si, por ejemplo, alguien te citara, pensarías que te esa persona te está llamando para hacerte un llamado de atención o para decirte que hiciste algo mal.

(CONTINÚA…)

Por Alejandra Stamateas

Lee Quiero Decir Cosas Pero me las Guardo 2

Lee Quiero Decir Cosas Pero me las Guardo 3

Lee Quiero Decir Cosas Pero me las Guardo 4

No hay comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre