quiero-volver-a-enamorarmeMujeres Cristianas – Quiero Volver a Enamorarme 1

 

Pasaje clave: Daniel 1:8-16.

 

¿Te gustaría volver a enamorarte? Por diferentes razones, algunas veces volver a enamorarse puede resultar difícil. Por un parte, cuando terminás una relación de pareja es posible que te sientas libre y no quieras volver atrás. Por otra parte, es probable que ese desamor haya alimentado creencias como: «Los hombres son mentirosos» o «Todos los hombres son iguales». Este tipo de conclusiones te van generando cada vez más miedo a volver a enamorarte y a su vez te vuelven más exigente.

Al haber pasado por una mala experiencia con tu pareja anterior comenzás a dudar: «¿Y si me vuelve a ir mal?», «¿Y si pierdo mi independencia?» o «La verdad que no quiero perder todo lo que logré. Prefiero quedarme solita que así estoy tranquila. ¿Para qué me voy a arriesgar?». En el caso de que seas viuda, las dudas son otras: «¿Podre vivir con un hombre que no sea mi anterior esposo?», «¿No lo estaré traicionando?» o «¿Qué pensarán mis hijos?».

Sea cual sea la situación en la que te encuentres, es muy probable que a la hora de volver a enamorarte te encuentres en una situación de ambivalencia. Por un lado, quizás quieras enamorarte nuevamente, pero por otro lado, las dudas, los miedos o inseguridades con tu figura física te detienen, lo que te genera sentimientos encontrados. Cabe destacar que si hacés un análisis demasiado minucioso de los beneficios y desventajas, es probable que termines perdiendo el foco en el objetivo que es volver a enamorarte y formar una pareja.
En las próximas líneas voy a compartirte cuatro puntos para que tengas en cuenta a la hora de volver a enamorarte.

 

1. Desenamorate.
Para volver a enamorarte primero tenés que desenamorarte no solo de la pareja anterior, sino también de la manera de funcionar que tenías en dicho vínculo. Por ejemplo, quizás con tu pareja solías salir todos los viernes al cine y luego daban un largo paseo por el parque. A la hora de entablar una nueva relación tenés que dejar atrás esas vivencias y animarte a experimentar situaciones nuevas. Si antes te quedabas en casa y él salía a trabajar, tal vez ahora ambos necesiten trabajar. Una nueva pareja siempre implica una nueva manera de funcionar. ¡Dejá atrás el pasado y construí algo nuevo!

 

2. Tené en claro lo que esperás de esa pareja.

Es importante que te preguntes qué es lo qué esperás de esa relación que vas a entablar, ya que muchas veces uno suele pedirle al otro algo que este no puede brindar. Si, por ejemplo, te enamorás de un hombre que tiene hijos, es probable que su tarea como padre le demande mucho tiempo y no puedas estar con él todo el tiempo que desearías. Lo mismo sucedería, aunque obviamente con mucho más intensidad, en el caso de que te enamorases de un hombre que está preso o que por su profesión viaja constantemente. Por dicha razón, tené presente a qué te vas a atener a la hora de comprometerte con ese hombre del cual te enamores. De nada sirve que le hagas escenas de celos absurdos a tu pareja si sabías previamente que por su profesión no iban a pasar mucho tiempo juntos.

Es fundamental que antes de entablar esa relación pienses bien en aquello que esperás de tu pareja y qué tipo de proyecto querés construir. Si te enamorás de alguien y luego te enterás que está casado, difícilmente puedan construir algo en común. Tal vez digas: «Estoy esperando que él deje a su esposa», pero lo más probable es que no lo haga, ya que mientras en ella busca a la madre de sus hijos, en vos solo encuentra una mujer que le da pasión. En ese caso, preguntate: «¿Quiero ser una mujer que solo le da un momento de pasión o quiero ser todo en la vida de él?». Si te enamorás de un hombre que tiene una profunda debilidad por las mujeres, ya sabés con anterioridad que esa persona nunca te va a ser fiel y aunque lo quieras cambiar, difícilmente lo haga, pues eso es una decisión que tiene que tomar él. Si te casás con un policía o con un médico, sabés con anticipación que en muchas ocasiones esa persona va a dedicarte menos tiempo del que te gustaría e incluso puede llegar a poner en riesgo su propia vida por cumplir con sus obligaciones.

Recordá que lo más importante es que sepas a lo que te vas a enfrentar y lo que estás dispuesta a arriesgar. Cuando uno elige a alguien, no elige solo una parte, sino a la totalidad de su ser. En el menú que te dan cuando viajás en avión, el arroz siempre viene con pollo y la carne siempre con la verdura. Del mismo modo, cuando elegís a un hombre, elegís también el combo que viene con él.

 

(CONTINÚA…)

Por Alejandra Stamateas

Lee Quiero Volver a Enamorarme 2

Lee Quiero Volver a Enamorarme 3

Lee Quiero Volver a Enamorarme 4

Artículo anteriorMujeres – QUIERO VOLVER A ENAMORARME 2
Artículo siguienteFamilias – PADRES QUE NO GUÍAN, HIJOS QUE SE EXTRAVÍAN
Psicólogo, docente, consultor familiar, conferencista y autor (Verdades Que Sanan, Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes). Trabajé con la niñez y la formación de maestros de niños. Fui pastor de adolescentes y jóvenes por más de 10 años. En la actualidad me dedico a enseñar, escribir, dictar conferencias y dirigir www.devocionaldiario.org y www.desafiojoven.com, donde millones de personas son alentadas, edificadas y fortalecidas en su fe. Casado y padre de tres hijos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre