quiero-volver-a-enamorarmeMujeres Cristianas – Quiero Volver a Enamorarme 3

 

Continuemos.

Quizás hoy desees tener sexo con el hombre que estás conociendo y a los dos meses ya no lo desees porque te diste cuenta que el hombre era un farsante y que además tenía una amante. En ese caso, estarías cumpliendo un deseo, pero lo cierto es que no te moviste por principios. Los principios son reglas que cumplís porque tienen una finalidad, es decir, porque querés lograr algo. Por tal motivo, es importante que te preguntes cuáles son los principios que tenés actualmente y que además incorpores a tu vida el reservar tu sexualidad para disfrutarla en el momento oportuno. Dicho principio no es una regla que tenés que cumplir como una niña obediente que obedece al Padre, porque si no, Él se enoja. Por el contrario, tenés que comportarte como una mujer adulta y responsable que dice: «Si ahora no tengo sexo es porque tengo ese principio que Dios me dijo y que me parece bueno. Sé que tengo una meta más importante con esta persona a la que estoy conociendo, porque quiero entablar un vínculo sólido».

Lo anterior no significa que no tengas deseos, porque todos los seres humanos lo tenemos, sino que sepas controlar ese deseo porque sabés que es perjudicial para vos. Cuando vos hacés tuyo un principio decís: «Esto no lo hago porque es para mí bien». Por eso, a la hora de construir pareja no te muevas por ese deseo repentino que te venga, sino por los principios que te permitirán disfrutar al máximo en el tiempo correcto. No se trata de no hacer algo porque te lo impuso una iglesia o un pastor, sino porque vos misma decidiste no hacerlo porque tu meta es más grande. Para construir una pareja sólida tanto el hombre como la mujer deberán tomarse un tiempo para conocerse en profundidad. Entonces, ya no te comportes más como una niña que se mueve por temor, sino como una mujer adulta que respeta este principio de Dios y lo hace suyo. Recordá que mientras esperás el momento adecuado tenés muchísimos aspectos fundamentales para ir trabajando en esa pareja que estás construyendo.

El pasaje citado al comienzo narra que Daniel y sus amigos habían sido capturados por el rey de Babilonia, quien se había propuesto seleccionar algunos varones judíos que fueran bonitos para instaurarle su cultura. En otras palabras, quería desterrar la cultura de Israel y que dichos jóvenes pensaran y actuaran como lo hacían los babilonios. Daniel y sus amigos aceptaron eso y aprendieron literatura, filosofía y todo lo relacionado a la cultura de Babilonia. En un momento el rey dijo que iban a beber su vino y a alimentarse de su comida, algo muy tentador para estos jóvenes esclavos. Sin embargo, pese a que Daniel se había nutrido de gran parte de la cultura de Babilonia, cuando llegó el momento de alimentarse con la comida del rey, él se negó a ingerirla porque la ley judía estipulaba que no se podían comer dichos alimentos. Al igual que Daniel, tenés que saber establecer límites y decidir hasta dónde vas a aceptar ciertas cosas. Aprendé a decir: «Solamente voy a aceptar algo que tenga que ver con el proyecto que tengo de pareja. Hay un principio que defiendo por el cual le voy a poner límites a esto que me proponés porque quiero algo superior».

En una charla que mantuve con una mujer atea le pregunté qué haría si un hombre le propusiera tener sexo y ella no se sintiera preparada. «Le diría que me espere. Si realmente me ama, entonces me va a esperar», respondió. Resulta llamativo cómo esta mujer brindo una respuesta similar a la que se suele escuchar dentro de una iglesia. Tomá en cuenta estas palabras y no permitas que nadie te apure, porque hay un momento para cada cosa. No hagas nada por puro deseo sino por principios, ya que así te movés ordenadamente y permitís que la bendición venga sobre tu vida. Es esencial que sepas que este principio no cae en tu alma sino en tu espíritu. Cuando eso sucede, no importa lo que el otro te diga, pues le dirás: «Hasta acá llegué, porque estoy esperando algo más grande para mi vida».

Quizás te preguntes: «¿Qué hago mientras no tengo pareja?». Frente a esta pregunta quiero decirte que no tenés que vivir ese momento como una carga. Por el contrario, viví esa espera como un tiempo de bendición en el que Dios te está ayudando a florecer en otras áreas de tu vida. Mantené tus expectativas altas, pues lo que viene de Dios es lo mejor, y mientras tanto, generá espacios para el encuentro, conocé gente y no te enfoques solo en los detalles. Ampliá tu círculo social y elegí, porque solo es libre el que decide. De lo contrario serás esclava de una persona que es tu única opción. En ese momento tenés que obrar a pesar de tu dolor y recibir la gracia de Dios. Dicha gracia es lo que Dios te da a pesar de que las cosas no cambien y tengas que seguir recordando ese pasado angustiante.

(CONTINÚA…)

Por Alejandra Stamateas

Lee Quiero Volver a Enamorarme 4

4 Comentarios

  1. Hola, He leido Quiero volver a enamorarme, Y los segmentos paracen que estan relatando mi vida. Me ha ayudado mucho. Gracias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre