Mujeres Cristianas – Siento Desprecio Por Mí Misma 5

 

Continuemos.

C. Una Mujer que se Ama, es Fiel a lo que se Promete.

Hoy rompemos con mucha naturalidad los compromisos que hacemos. Prometemos algo y después no lo cumplimos. Como a veces no nos atrevemos a decir que no, decimos que sí y después no nos hacemos presentes. Pero esta mujer fue fiel al compromiso que tenía y cuando vos no cumplís algo que prometés, vos vas a tener problemas en dos ámbitos de tu vida, en el ámbito externo y en el ámbito interno.

En el ámbito externo, cuando le prometes a alguien algo y después no lo cumplís, la gente sabe que no puede contar con vos. A esta no la llames, a éste otro no le digas nada, no quiero a esa persona cerca de mí, porque vos le prometiste, no cumpliste y entonces ya no sos confiable. Y cuando no sos confiable, perdés autoridad. Cuando le decís a una mujer que venga a las 4 de la tarde y vos no llegaste a las 4 de la tarde, vos con esa mujer perdiste autoridad espiritual. Si vos le prometiste traer tal cosa y no lo hacés, vos perdiste credibilidad y perdiste toda autoridad espiritual sobre esa persona y después vos decís: no me hace caso, no quiere hacer lo que le digo y está bien, no lo va a hacer porque perdiste autoridad espiritual y la gente aprende a desconfiar y si no cumplís con lo que prometiste, internamente se genera un dolor, perdés estima, perdés confianza y perdés respeto por vos misma y perdés, por sobre todas las cosas, poder personal. Si vos te prometiste este año, hacer una dieta y no lo pudiste hacer, no cumpliste con lo que te prometiste, perdiste poder personal, ya no te vas a creer el año que viene. Porque perdiste ese poder, el poder creerte, la palabra que vos misma soltás de tu boca.

Y esta mujer dijo, cuando se enteró que todo el pueblo de Israel iba a ser muerto, dijo: «si me tengo que morir, me muero». Pero ella no dijo: total no importa mi vida, no era que desvalorizara su vida, «y bueno si me tengo que morir, me muero», «y bueno, si las cosas no se dan como yo quiero, me muero», no, no desvalorizaba su vida. Ella no dijo, si me tengo que morir, me muero porque total soy poca cosa, que me maten a mí, no hay problema. No era un acto de desvalorización de la vida, no era un acto de desprecio, no era un sacrificio tonto, yo me inmolo por los demás, con tal de que los demás estén bien, no importa que yo sufra, ese es un sacrificio tonto.

Esta mujer lo que hizo fue ponerse una consecuencia que le costara. Dijo: «me voy a poner un parámetro alto; si las cosas no me salen como yo quiero, entonces que me muera». ¿Saben por qué? Porque ella valoraba su vida y dijo: «como amo tanto mi vida, yo voy a hacer todo lo necesario, todo lo que tenga que hacer para que el pueblo de Israel quede vivo, por eso sé que no me voy a morir». ¿Por qué? Porque se puso un costo alto.

Ponete algo alto, para que eso te motive a lograrlo sí o sí. No es sacrificio tonto, no es un acto heroico tonto, sino es saber que mi vida vale, yo me estoy prometiendo algo, yo le estoy prometiendo algo al otro.

¿Qué pasa cuando te prometiste no llamar más a ese hombre? ¿Qué pasa cuando decidiste no escribirle un mensaje de texto más a ese hombre? Y sin embargo, lo hacés, te traicionás. ¿Qué pasa cuando dijiste: no lo voy a cubrir más, ni voy a mentir más por él? y sin embargo, lo terminaste haciendo. ¿Qué pasa cuando dijiste: no lo voy a mantener más, porque es un vago? Igual le seguiste dando plata. ¿Qué pasa cuando traicionás tus propias promesas? Tu estima se daña, tu poder se va debilitando y ya no te volvés a creer, ya no podés confiar ni siquiera en vos misma, por eso tenés que empezar a ponerte un costo alto.

Ponete un costo alto y Dios va a bendecir todo lo que hagas.

(CONTINÚA…)

Por Alejandra Stamateas

Lee Siento Desprecio Por Mí Misma 6

Lee Siento Desprecio Por Mí Misma 7

Lee Siento Desprecio Por Mí Misma 8

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre