Inicio Mujer Mujeres – NO TENGO GANAS DE HACER NADA 1

Mujeres – NO TENGO GANAS DE HACER NADA 1

0
1197

Pasaje Clave: 1 Reyes 19:9-10.

¿Te pasó alguna vez que no tuviste ganas de hacer nada?

Existe una diferencia entre el cansancio físico y el cansancio que viene cuando estás estresada. El primer tipo de agotamiento es normal, ya que lo sentís prácticamente todos los días, y basta con que descanses para que te recuperes y puedas volver a hacer otro esfuerzo. En cambio, cuando estás estresada, lo que tenés que hacer es un cambio de hábito, porque por más que descanses no recuperás las fuerzas. La típica persona que experimenta este tipo de cansancio es aquella que dice: «Me fui de vacaciones, pero sigo más cansada que antes. No hice nada, traté de no encontrarme con nadie y, sin embargo, estoy agotada». Frente a esa situación tenés que empezar a hacer un cambio de hábito en tu vida para que el estrés no termine afectando también tu salud física.

Hoy te voy a hablar de otro tipo de cansancio que es frecuente, pero que a veces no se lo logra identificar: el cansancio por frustración. Por el lapso de tres años, el profeta Elías desarrolló un importante número de actividades. Primero profetizó sequía: «Hasta que no dé la orden, no lloverá en este lugar». Después, Dios le ordenó: «Escondete en una cueva, no por temor, sino porque no quiero que el rey te convenza de que digas una palabra y empiece a llover. Quiero que sientan lo que es una sequía», y le mandó cuervos para que lo alimentaran. Luego, el Señor le pidió que fuera a la casa de una viuda que aunque no tenía nada, le iba a dar de comer. Tiempo más tarde, Elías fue al monte Carmelo. Allí Dios le dijo: «Ahora sí irás de nuevo a ver al rey y le dirás que por tu palabra va a volver a llover tras tres años de sequía». En ese monte desafió a ochocientos profetas diciéndoles: «Quien sea el verdadero Dios, ¡que mande fuego!», y al orarle al Señor envió un fuego que quemó el altar y la ofrenda. Los demás brujos, en cambio, pese a que le pidieron a sus dioses de todas las maneras posibles, no lograron nada.

¡Imaginate el estrés que debe de haber sentido Elías ante semejantes desafíos! Además, después tuvo también que degollar a los ochocientos profetas. Como si eso fuera poco, se puso a orar y aseguró: «¡Va a llover!», y al instante se largó a correr kilómetros y kilómetros para llegar antes que el carro del rey y que la lluvia. Cuando Jezabel, esposa del rey y quien traía toda la idolatría al país, vio a Elías, lo amenazó de muerte: «¡Lo mismo que hiciste con los profetas lo haré yo con vos! ¡Te voy a degollar!». Tras el temor que le infundió esta mujer, Elías se fue al desierto. Allí un ángel lo alimentó durante los cuarenta días y las cuarenta noches que tardó en llegar a la cueva del monte de Horeb. En ese lugar Dios siempre se le aparecía al pueblo de Israel para hablarle y darle revelación. Finalmente Dios restauró allí a Elías y puso fin a tres años de vida sumamente agitada. Elías estaba cansado físicamente, pero también tenía estrés.

Él padecía un trastorno que afecta a mucha gente: el «síndrome único».Quien padece este síndrome cree que es único en el mundo y que si las cosas no las hace él, todo va a salir mal. ¿Conocés a alguien así? Si esto te ocurre a vos, tal vez digas: «Si yo no lo hago, ¿quién lo hace?»; «Si yo no me preocupo, ¿quién lo hará?»; «¿Cómo se van a arreglar si yo no traigo dinero?». Cuando Elías se escondió en la cueva del monte Horeb el Señor le hizo una pregunta que demuestra la frustración que tenía: «¿Qué haces aquí Elías?». Él le contestó: «Me consume mi amor por ti. Los israelitas rechazaron tu pacto, derribaron tus altares y mataron a tus profetas a filo de espada. Soy yo el único que ha quedado con vida y ahora quieren matarme». Elías le estaba reclamando a Dios que después de tanto esfuerzo y tantas situaciones agobiantes, no había visto ningún resultado.

(CONTINÚA…)

Por Alejandra Stamateas

Lee No Tengo Ganas de Hacer Nada 2

Lee No Tengo Ganas de Hacer Nada 3

Lee No Tengo Ganas de Hacer Nada 4

No hay comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre