Pasajes Claves: «Pero Rut respondió: «¡No insistas en que te abandone o en que me separe de ti! Porque iré adonde tú vayas, y viviré donde tú vivas. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios. Moriré donde tú mueras, y allí seré sepultada. ¡Que me castigue el Señor con toda severidad si me separa de ti algo que no sea la muerte!» Al ver Noemí que Rut estaba tan decidida a acompañarla, no le insistió más» (Rut 1:16-18).

«En el primer año del reinado de Ciro, rey de Persia, el Señor dispuso el corazón del rey para que éste promulgara un decreto en todo su reino y así se cumpliera la palabra del Señor por medio del profeta Jeremías. Tanto oralmente como por escrito, el rey decretó lo siguiente: «Esto es lo que ordena Ciro, rey de Persia: »El Señor, Dios del cielo, que me ha dado todos los reinos de la tierra, me ha encargado que le construya un templo en la ciudad de Jerusalén, que está en Judá» (Esdras 1:1-2).

El primer pasaje de este mensaje trata acerca de la historia de tres mujeres: Noemí, Rut y Orfa. Noemí vivía junto a su esposo y sus dos hijos en Belén de Judá. Debido a una hambruna en el país, la familia se fue a vivir a Moab. En aquella tierra extranjera murió su esposo y sus hijos se casaron con dos mujeres moabitas: Rut y Orfa. Tiempo después los dos hijos también murieron. Ante estos acontecimientos Noemí dijo: «Voy a volver a Belén, mi tierra, porque Dios visitó ese lugar y allí hay comida. Si me quedase acá me moriría de hambre». Así que esta mujer se fue de Moab junto con sus dos nueras. Mientras estaban camino a Belén, Noemí les dijo: «He estado pensando… ¿para qué van a venir conmigo si ya no puedo tener hijos y por ende, no puedo darles un esposo?».

Cabe destacar que en ese momento las mujeres solo eran valoradas si tenían un esposo. Lo cierto es que estas tres mujeres no estaban conformes con la vida que estaban llevando. Eran viudas, tenían problemas económicos y no se encontraban en el lugar donde querían estar. ¿Alguna vez te pasó una situación similar? Es posible que digas «No estoy viviendo la vida que quiero» desde la frustración o desde el deseo.

Si lo decís desde la frustración, esa frase que pronunciás te lleva a la inacción, pues al sentirte frustrada pensás que siempre vas a estar en esa condición. Con frecuencia muchas mujeres visualizan aquello que quieren lograr y exclaman: «¡Qué lindo sería vivir de esa manera!», «¡qué lindo sería poder viajar!» o «¡cómo me gustaría tener esta familia!». Si bien se ponen una meta mental, no visualizan el proceso, es decir, el camino que tienen que desandar para llegar a ese objetivo. Esto hace que se frustren, pues odian el lugar dónde se encuentran y al mismo tiempo ven lejano e imposible ese sueño que quieren alcanzar.

En este tipo de situaciones aparece el denominado pensamiento mágico que consiste en creer que en la vida hay algo perfecto que uno no está alcanzando. Por ejemplo, decís: «Hay un cuerpo perfecto que no tengo», «hay un trabajo ideal al que nunca podré acceder» o «hay un hombre perfecto que nunca podré tener». Como nunca alcanzás ese mundo perfecto al que deseás llegar, terminás sintiéndote inconforme y desvalorizando el lugar en el que te encontrás. Al ocupar ese estado imaginario un lugar muy importante en tu mente, empezás a vivir con los «no tengo»: «No tengo pareja», «no tengo familia», «no tengo dinero ni inteligencia» o «no tengo capacidad ni fuerza de voluntad».

Lo único que hacen esas frases que te repetís a vos misma día tras día es provocarte más frustración, porque el pensamiento mágico te señala constantemente la vida perfecta que deberías tener.

(CONTINÚA…)

Por Alejandra Stamateas

Lee No Vivo la Vida Que Quiero 2

Lee No Vivo la Vida Que Quiero 3

Lee No Vivo la Vida Que Quiero 4

Artículo anteriorMujeres – NO VIVO LA VIDA QUE QUIERO 2
Artículo siguienteSERIE DESAFÍOS PJA: 1º REYES
Psicólogo, docente, consultor familiar, conferencista y autor (Verdades Que Sanan, Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes). Trabajé con la niñez y la formación de maestros de niños. Fui pastor de adolescentes y jóvenes por más de 10 años. En la actualidad me dedico a enseñar, escribir, dictar conferencias y dirigir www.devocionaldiario.org y www.desafiojoven.com, donde millones de personas son alentadas, edificadas y fortalecidas en su fe. Casado y padre de tres hijos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre