El buen humor, el espíritu sosegado y los momentos divertidos distienden y relajan a las personas, haciendo que la intimidad sea mayor y que las relaciones sexuales se disfruten más. Por tal motivo, le proponemos algunos afrodisíacos para su matrimonio:

1. Entabla una verdadera amistad. Preparar el ambiente y tener la disposición adecuada exceden los límites del dormitorio. De ahí que el bombardeo sutil y sugestivo de mensajes románticos a lo largo del día desencadene un torrente contenido de deseo creciente.

2. Evita el aburrimiento. Cambia la posición, el lugar y el horario para hacer el amor. Esto suele transformar la experiencia íntima en doblemente atractiva y excitante. Cuando una pareja busca nuevas maneras de expresar el amor, la novedad se convierte en el disparador del deseo. “…Iremos a los viñedos y veremos sus retoños, los capullos abiertos, y los granados en flor. ¡Allí te entregaré mi amor!” (Cantares 7:12).

3. Aprende un poco más acerca de técnicas amatorias. Recomendamos leer en pareja el libro «Secretos del Dormitorio» que hemos escrito con esa finalidad.

4. Sorprende con una bata y sin ropa interior. La mujer puede presentarse en el dormitorio con tacos altos y totalmente desnuda. El varón puede hacer algo similar: por ejemplo, aparecer con las medias y los botines de fútbol, sin más.

5. Viste la cama. Existen muchos lugares para hacer el amor, pero las comodidades que ofrece una buena cama no admiten comparación. ¿Por qué no darle algunos toques especiales? Sábanas limpias, suaves y bien perfumadas invitan al placer. Corregir cualquier ruido o crujido que aparezca ante los movimientos, es esencial. Parece trivial, pero una cama estruendosa, si no arruina, al menos acorta los tiempos de placer. ¡Quizás sea hora de renovar la cama!

6. Arma esquelitas amorosas y déjalas en lugares en que puedan ser encontradas por tu pareja (mesita de luz, billetera, cartera, portafolios, etc.)

7. Distribuye bombones y trocitos de frutas sobre el cuerpo del otro. Véndale los ojos y procede a degustarlos con suavidad. ¡Cuidado! Algunas frutas pueden manchar las sábanas.

8. Acaricia. Caricias juguetonas, con plumas o algo perfumado y suave puede ser una manera de despertar al amante para decirle lo lindo que es vivir juntos o para seducirlo a mitad del sueño.

9. Ayuda con los quehaceres de la casa. Lavar los platos, sacar la basura o cambiar una simple bombita quemada podrían ser para tu mujer el mayor de los afrodisíacos. Lavar el auto, poner el canal de deportes o vestirse sugestivamente es una invitación a la pasión para la mayoría de los hombres.

Estas picardías entre esposos son un condimento muy sabroso para una intimidad renovada

Por José Luis y Silvia Cinalli

2 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre