Matrimonios Cristianos – Diferencias Sexuales Entre Hombres y Mujeres 1

 

1. La Diferencia Básica que Existe Entre los Hombres y las Mujeres.

En las últimas décadas se han realizado numerosos esfuerzos por demostrar que los hombres y las mujeres son exactamente iguales en todo, exceptuando en la capacidad para soportar a los niños. Las mujeres que militan en organizaciones feminis­tas de manera muy vital (y disparatada digo yo) afirman que las únicas diferencias que existen realmente entre ambos sexos surgen debido a tradiciones culturales o por influencia del ambiente. Nada está más apartado de la verdad que lo que ellas proclaman.

Los hombres y las mujeres son totalmente diferentes en todo, desde el punto de vista biológico, anató­mico y fundamentalmente emocional. Se diferencian en cada célula de sus cuerpos, ya que los hombres son portadores de un modelo de cromosomas muy diferente al de las mujeres. Además, es bien evidente que la región donde se encuentra el hipotálamo, que está localizada debajo de la glándula pitui­taria en el cerebro medio, está constituida de manera muy especial en cada sexo. De manera que el hipotálamo (que se conoce como el asiento de las emociones) provee a la mujer de un marco de referencias muy diferente al de los hombres. Por otra parte, el deseo sexual femenino tiende a ser cíclico, en correspondencia con su ciclo menstrual, mientras que en los hombres no se hallan estas características.

Estos y otros factores apoyan la afirmación de que las necesidades sexuales femeninas y masculinas no son similares. El no ser capaz de comprender estas particularidades en ambos sexos puede llevar a una frustración constante en el matrimonio, o despertar complejos de culpa en los cónyuges. Podemos señalar dos diferencias notables respecto al apetito sexual, que producen graves consecuencias:

Los hombres se excitan fundamentalmente por medio del estímulo visual. Son impactados por la desnudez o semidesnudez femenina. Por el contrario, las mujeres son me­nos vulnerables al estímulo visual que los hombres. Por supuesto que se sienten atraídas por los cuerpos masculi­nos bien formados, pero su mecanismo sicológico sexual no se estimula por lo que ve. Las mujeres necesitan ser excitadas por medio del tacto. Y en este punto ya encon­tramos un motivo de desavenencia en el lecho matrimo­nial. Él desea que ella surja en la penumbra desnuda o a medio vestir, y ella quiere que él la acaricie en la oscuridad.

Y mucho más importante aún. Los hombres no hacen discri­minaciones sobre la clase de mujeres que excitan sus deseos por medio de sus cuerpos. Por ejemplo, un hombre que va caminando tranquilo por la calle de repente se siente excitado por una mujer casi desnuda que va delante de él, contoneán­dose en forma provocativa. Él no conoce quién es esa mujer, ni cuáles son sus cualidades ni su capacidad intelectual. Lo único que valora es ese cuerpo que se contonea delante de él y que le produce una gran excitación. Lo mismo puede estimularse al contemplar una fotografía de alguna modelo desconocida, que aparece desnuda en una revista, en el cine o en cualquier medio propagandístico, que por el encuentro directo con la mujer que ama.

El deseo sexual del hombre despierta por la contemplación del cuerpo de una mujer atractiva, sea quien sea. Esto puede darle validez a los recla­mos que hacen las mujeres que se han sentido tratadas como «objetos sexuales», y utilizadas por los hombres. También esto puedo explicar por qué las prostitutas atraen tanto a la mayoría de los hombres, mientras que a otro tipo de mujeres les cuesta tanto trabajo atraer a un solo hombre. Además, de­muestra claramente que la autoestima masculina se halla más motivada por el deseo de «conquistar» a una mujer, que por hacer de ella el objeto de su preferencia romántica.

Lo ya mencionado son algunas características de la sexua­lidad masculina que están reconocidas por los especialistas y libros de consulta sobre esta materia. Todos estos factores son de vital importancia para establecer las diferencias fundamen­tales en el apetito sexual que experimentan ambos sexos.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Lo que las Esposas Desean que los Maridos Sepan Sobre las Mujeres”

Por James Dobson

Lee Diferencias Sexuales Entre Hombres y Mujeres 2

Lee Diferencias Sexuales Entre Hombres y Mujeres 3

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre