Matrimonios Cristianos – El Lenguaje del Amor: Actos de Servicio 1

 

 

Por actos de servicio quiero decir hacer cosas que usted sabe que a su cónyuge le gusta que usted haga. Usted busca agradarlo sirviéndolo, para expresar su amor por él y haciendo cosas para él.

Tales acciones, como cocinar, servir una mesa, lavar platos, pasar una aspiradora, limpiar una cómoda, sacar los cabellos del resumidero, quitar las manchas del espejo, quitar los insectos del parabrisas, sacar la basura, cambiar los pañales del niño, pintar un dormitorio, desempolvar los anaqueles, mantener el auto en condiciones de operación, lavar el auto, limpiar el garaje, podar el césped, recortar los arbustos, recoger las hojas, desempolvar las persianas, sacar a pasear al perro, cambiar la caja del gato, cambiar el agua del acuario de peces, etcétera, todos son actos de servicio.

Requieren pensamiento, planificación, tiempo, esfuerzo y energía. Si se hacen con un espíritu positivo, son en verdad expresiones de amor.

Jesucristo dio una simple pero profunda ilustración de la expresión del amor por medio de un acto de servicio cuando lavó los pies de sus discípulos. En una cultura donde la gente usaba sandalias y caminaba por las calles polvorientas, era costumbre que el siervo de la familia lavara los pies de los invitados cuando estos llegaban. Jesús, que había enseñado a sus discípulos a amarse el uno al otro, les dio ejemplo de cómo expresar ese amor al tomar una palangana y una toalla, y procedió a lavar sus pies. Después de esa simple expresión de amor, los animó a seguir su ejemplo.

Anteriormente, Jesús había indicado que en su Reino los que quisieran ser grandes serían siervos. En la mayoría de las sociedades, los que son grandes se enseñorean sobre los que son más pequeños, pero Jesucristo dijo que los que eran grandes debían servir a los demás. El apóstol Pablo resumió esa filosofía cuando dijo: «Servíos los unos a los otros en amor».

Las peticiones dan dirección al amor, pero las demandas detienen el flujo del amor.

Después de años de investigación comprendí que cientos de individuos pueden reconocer que la manera principal en la que ellos se sienten amados es por aquellos actos de servicio de parte de su cónyuge. Guardar los zapatos, cambiar los pañales, lavar los platos o el auto, limpiar o podar habla mucho para aquel individuo para quien los actos de servicio son el lenguaje principal de amor.

Aquello que hacemos antes del matrimonio no es ninguna indicación de lo que haremos después de la boda. Antes de casarnos somos empujados por la fuerza de la obsesión del enamoramiento. Después volvemos a ser lo que éramos antes de enamoramos. Nuestras acciones son influidas por el modelo de nuestros padres, por nuestra propia personalidad, nuestra percepción del amor, nuestras emociones,  necesidades y deseos. Solamente una cosa es cierta en relación con nuestra conducta: no será la misma conducta que teníamos cuando estábamos atrapados en el enamoramiento.

El amor es una condición que no puede ser coercionada. Las críticas y las demandas tienen la tendencia de llevarnos a los extremos. Con suficiente crítica usted puede conseguir que su cónyuge haga algo que usted quiere, pero no lo hará como una expresión de amor. Usted puede dar una dirección al amor haciendo peticiones: «Quiero que laves el auto, cambies los pañales del niño, que cortes el césped», pero no puede crear la voluntad de amar.

Cada uno de nosotros debe decidir diariamente amar o no amar a su cónyuge. Si decidimos amar, entonces expresémoslo, de la manera en que las peticiones de nuestro cónyuge hagan nuestro amor más afectivo emocionalmente.

Hay una verdad que sólo el amante maduro puede oír. La crítica de mi cónyuge en relación con mi conducta me da el indicio más claro de cuál es su lenguaje principal de amor. Las personas tienden a criticar más a su cónyuge en el área en la que ellas tienen la necesidad más grande. Su crítica es una manera inefectiva de pedir amor. Si entendemos eso,  puede ayudarnos a procesar su crítica de una manera más productiva. Una esposa puede decir a su esposo, después de oír una crítica: «Suena como que es demasiado importante para ti. ¿Podrías explicar por qué es tan importante?»

La crítica necesita a menudo una aclaración. Iniciar una conversación puede cambiar la crítica en una petición, en lugar de quedar como una demanda.

 

¿Monigote o Esposa?

«Le he servido por veinte años. He dependido de él para todo. He sido su monigote, no me ha tomado en cuenta para nada, me ha maltratado, me ha humillado delante de mis amigas y de la familia. No lo odio, no le deseo ningún mal, pero me ha herido y ya no quiero vivir más con él». Esa esposa ha realizado actos de servicio por 20 años, pero no han sido expresiones de amor. Fueron cosas que hizo por temor, culpa y resentimiento.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Los Cinco Lenguajes del Amor”

Por Gary Chapman

Lee El Lenguaje del Amor: Actos de Servicio 2

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre