Matrimonios Cristianos –  El Lenguaje del Amor: Las Palabras de Afirmación 1

 

 

Una manera de expresar amor es utilizar palabras que edifiquen. Salomón, el autor de la literatura de la antigua sabiduría hebrea, escribió: «La muerte y la vida están en poder de la lengua». Muchas parejas nunca han conocido el tremendo poder de las palabras para confirmarse y afirmarse el uno al otro. Salomón dijo algo más: «La congoja en el corazón del hombre lo abate; más la buena palabra lo alegra».

Los cumplidos verbales o las palabras de aprecio son poderosos comunicadores de amor. Se expresan mejor en afirmaciones directas y simples tales como:

«Te ves muy bien con ese vestido».

«¡Siempre luces muy bonita con ese vestido! ¡Estás linda!»

«¡Eres la mejor cocinera del mundo! ¡Me encanta esta comida!»

«¡Gracias por lavar los platos esta noche! Quiero que sepas que lo aprecio mucho».

«Estoy muy agradecida porque saques la basura».

¿Qué pasaría con el ambiente emocional de un matrimonio si el esposo y la esposa oyeran tales palabras de afirmación regularmente?

Hace varios años estaba sentado en mi oficina con la puerta abierta. Una dama que entraba al pasillo me dijo:

—¿Tiene un minuto?

—Claro que sí. Entre.

Se sentó y me dijo: Doctor Chapman, tengo un problema. No consigo que mi esposo pinte nuestro dormitorio. He estado pidiéndole por nueve meses, he probado de todo, pero no puedo lograr que lo pinte.

Mi primer pensamiento fue: “Señora, se equivocó de lugar. No soy un contratista de pintura”. Sin embargo, en lugar de eso le dije: Cuénteme qué es lo que pasa.

Me dijo: El sábado pasado es un buen ejemplo. ¿Recuerda cuán bonito estaba el día? ¿Sabe lo que mi esposo hizo? Lavó y sacó brillo a su auto.

—¿Pintó el dormitorio? —pregunté.

—No, todavía no lo ha pintado. No sé qué hacer.

—Permítame preguntarle algo —le dije—. ¿Usted se opone a que se laven y abrillanten los autos?

—No, pero quiero que se pinte el dormitorio.

—¿Está segura de que su esposo sabe que usted quiere que se pinte el dormitorio?

—Sé que él lo sabe —dijo—. Se lo he estado pidiendo durante nueve meses.

—Quiero hacerle una pregunta más. ¿Alguna vez su esposo hace algo bueno?

—¿Cómo qué?

—Bueno, como sacar la basura, limpiar el parabrisas del auto que usted maneja, o poner gasolina en el auto, o pagar la cuenta de la energía eléctrica, o colgar su saco.

—Sí —dijo—, hace algunas de esas cosas.

—Entonces, tengo dos sugerencias. Una, no mencione nunca más que pinte el dormitorio —y repetí—: No lo vuelva a mencionar.

El propósito del amor no es lograr algo que usted quiere, sino hacer algo por el bienestar de la persona que ama. Sin embargo, es un hecho que cuando recibimos palabras estimulantes nos sentimos mucho más gustosamente motivados para retribuir.

—Mire, usted me dice que él sabe que usted quiere que el dormitorio esté pintado. Por eso, ya no tiene que decírselo nunca más. Él ya lo sabe. La segunda sugerencia que tengo es que la próxima vez que su esposo haga algo, usted le dé un cumplido verbal. Si saca la basura, dígale: «Bob, te agradezco mucho por sacar la basura». No le diga: «¡Ya era hora de que sacaras la basura! Las moscas van a sacarla por ti».

Si ve que paga la cuenta de la energía eléctrica ponga su mano sobre su hombro y dígale: «Bob, te agradezco que pagues la cuenta de la electricidad. Sé que hay esposos que no lo hacen, y quiero que sepas cuánto lo aprecio». Cada vez que haga algo bueno, dele un cumplido verbal.

—No veo que eso vaya a lograr que el dormitorio se pinte.

Le dije: —Usted pidió mi consejo. Ya lo tiene. Usted es libre.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Los Cinco Lenguajes del Amor”

Por Gary Chapman

Lee El Lenguaje del Amor: Las Palabras de Afirmación 2

Lee El Lenguaje del Amor: Las Palabras de Afirmación 3

Lee El Lenguaje del Amor: Las Palabras de Afirmación 4

Lee El Lenguaje del Amor: Las Palabras de Afirmación 5

2 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre