Matrimonios Cristianos –  El Lenguaje del Amor: Las Palabras de Afirmación 5

 

Continuemos.

La manera en la que expresamos los deseos es absolutamente importante. Si vienen como demandas, hemos borrado la posibilidad de la intimidad y alejaremos a nuestro cónyuge de nuestro lado. Si hacemos conocer nuestras necesidades y deseos como peticiones, estamos dando una guía, no un ultimátum.

El esposo que dice: «¿Te acuerdas de esos pasteles de manzana que haces? ¿Sería posible que hicieras uno esta semana? ¡Me encantan!», está dando a su esposa una guía de cómo amarlo y así estrechar su intimidad. Por otro lado, el esposo que dice: «No he tenido un pastel de manzana desde que el niño nació. No puedo imaginarme que no haya tenido un pastel de manzana en dieciocho años», ha dejado de ser adulto y ha retrocedido a la conducta de un adolescente. Tales demandas no favorecen la intimidad.

La esposa que dice: «¿Piensas que te será posible limpiar las canaletas de desagüe este fin de semana?», está expresando amor al hacer una petición. Pero la esposa que dice: «Si no limpias esas canaletas pronto van a hacer caer la casa. ¡Ya hay árboles creciendo en ellos!», ella ha dejado de amar y se ha convertido en una madre dominante.

Cuando hace una petición a su cónyuge, usted está afirmando su valor y capacidad. En esencia, usted está dando a entender que él o ella, tiene algo o puede hacer algo que es importante y valioso para usted. Cuando usted hace demandas, ya no es un amante sino un tirano. Su cónyuge no se sentirá afirmado sino empequeñecido.

Una petición conlleva un elemento de decisión. Su compañero puede escoger aceptar su petición o negarla, porque el amor es siempre una decisión. Esto es lo que lo hace significativo. Saber que mi cónyuge me ama lo suficiente para responder a una de mis peticiones me comunica emocionalmente que se preocupa de mí, que me respeta, que me admira, y que quiere hacer algo que me agrade.

No podemos obtener amor por la vía de la demanda. Mi cónyuge puede cumplir con mis demandas, pero eso no es una expresión de amor. Es un acto de temor o de culpa o de cualquier otra emoción, pero no de amor. Así, una petición crea la posibilidad de una expresión de amor, mientras que una demanda ahoga esa posibilidad.

 

4. Varios Dialectos.

Las palabras de afirmación son uno de los cinco lenguajes básicos de amor. Dentro de ese lenguaje, sin embargo, hay muchos dialectos. Ya hemos hablado de unos pocos y hay muchos más. Se han escrito volúmenes enteros y numerosos artículos sobre estos dialectos. Todos ellos tienen en común el uso de palabras que afirman al cónyuge. El sicólogo William James dijo que la necesidad más profunda del hombre era la de sentirse apreciado. Las palabras de afirmación llenarán esa necesidad en muchos individuos.

Si usted no es un hombre o mujer de palabras, si ese no es su lenguaje principal de amor pero cree que puede ser el lenguaje principal de amor de su cónyuge, permítame sugerirle que lleve una libreta de notas titulada: «Palabras de Afirmación».

Cuando lea un artículo o libro sobre el amor, escriba las palabras de afirmación que encuentre. Cuando oiga una conferencia sobre el amor o escuche a algún amigo diciendo algo positivo sobre otra persona, escríbalo. Con el tiempo usted coleccionará una buena lista de palabras de afirmación, las que puede usar para comunicar amor a su cónyuge.

También puede probar usando palabras indirectas de afirmación, es decir, diciendo cosas positivas de su cónyuge cuando él o ella no está presente. En cualquier momento alguien se lo contará a su cónyuge y usted tendrá todo el crédito para el amor.

Dígale a la madre de su esposa qué linda es su esposa. Cuando su suegra le cuente a ella lo que usted dijo, tenga por seguro estará ampliado, y usted conseguirá aún más crédito. También hable bien de su cónyuge frente a otros cuando él o ella, esté presente. Cuando lo honren públicamente por algún triunfo, participe ese homenaje con su cónyuge. Puede también escribir palabras de afirmación; las palabras escritas tienen la ventaja de que pueden ser leídas una y otra vez.

Extracto del libro “Los Cinco Lenguajes del Amor”

Por Gary Chapman

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre