Matrimonios Cristianos – Los Roles del Hombre en el Matrimonio 1

 

Pasaje clave: Efesios 5:23, 25-30.

 

Existen algunos problemas que se presentan en el ejercicio del rol masculino:

1. Ignorancia acerca de cómo funcionar adecuadamente.

2. Confusión en cuanto a cuáles son las responsabilidades a cumplir.

3. Huida o escape. Comprende su tarea pero no quiere asumirla.

4. Feminización masculina. Un hombre feminizado (no afeminado ni homo sexual) es aquel que ha aprendido a actuar o a reaccionar en formas que son más apropiadas para las mujeres. Las mujeres (madre, hermanas, abuelas) han influenciado tanto en él o él se ha identificado con ellas, que muchos de sus rasgos e intereses son más femeninos que masculinos.

Será más delicado, responderá más emocionalmente, manejará las situaciones con suavidad y será fácilmente controlado por las reacciones emocionales de las mujeres (esposa, compañeras de trabajo, hermanas de la iglesia, etc.). Su tendencia será a relacionarse con mujeres a quienes llega a idealizar como modelo de espiritualidad, o con hombres feminizados.

Lo anterior lo ha llevado al hombre a adoptar dos actitudes extremas:

Una actitud machista. El “manda más” que siempre tiene la razón.

Una actitud de escape. Cayendo bajo el dominio de la mujer: “no puedo, no se hacerlo, ocúpate tú”.

 

La Importancia de la Vida Espiritual.

1. Tiene clara su identidad.

Es un hombre identificado con Jesucristo. Está aprendiendo a ser controlado por el Espíritu Santo. Busca regularmente a Dios, aprendiendo las realidades de la Escritura (1º Co.15:10, 2º Co.4:11, 4:16). Sin el control del Espíritu no es posible ejercer los roles que Dios le ha asignado al hombre.

 

2. Acepta su función de autoridad. (1º Co.11:3).

Es autoridad bajo la autoridad de Cristo. El hombre que no asume esta función vive en desobediencia y pecado.

El esposo será para su esposa la mayor influencia positiva y motivadora o será la mayor fuente de caos, aburrimiento, soledad y depresión.

Si el hombre es espiritual podrá expresar: Haz lo que yo hago.

Si el hombre es carnal expresará: Haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago. Haz lo que yo no puedo ni quiero hacer.

 

Clarificando los Roles Masculinos.

1. Es Ministro y Formador de su esposa.

El hombre espiritual desea formar a su esposa para que ella sea la mujer que Dios quiere. Buscará enriquecerla, contenerla, escucharla, defenderla, cuidarla, mimarla, liberarla de presiones, motivarla en lo espiritual, valorarla y embellecerla. Pero para lograrlo deberá despojarse progresivamente de sus egoísmos, individualismos, indiferencias, mediocridad y escapismos, yendo cada día a la cruz. Y además, deberá ejercer un liderazgo espiritual.

Un liderazgo de acuerdo al modelo de Jesús (Lc. 22:26, Jn. 13:5).

 

2. Debe Amar a su esposa. (Ef. 5:25, 28).

El liderazgo debe ser ejercido con amor. Y el amor debe ser expresado de diversas formas:

 

3. Es Sustentador y Protector. (Ef. 5:29).

El esposo tiene que sustentar y proteger en tres áreas concretas:

A. En el área física:

Protegerla físicamente. Y también de ciertos trabajos que afecten negativamente su cuerpo, carácter o vida espiritual.

Cuidarla de cualquier tipo de agresión o falta de respeto de los propios hijos, padres o familiares.

Proveer para su alimentación, descanso y necesidades personales.

B. En el área psicológica:

Protegerla de cualquier situación que pueda dañar su vida emocional y espiritual.

Protegerla de cualquier cosa que pueda perturbarla, alterarla, engañarla, seducirla o quebrarla. Ella es mucho más emocional.

La falta de determinación masculina hace que las mujeres se carguen de problemas, ansiedades y presiones que las afectan negativamente.

C. En el área espiritual:

Velar para que ella crezca, se desarrolle y madure. (Ef. 5:26-27).

Si la esposa no madura, ni supera hábitos carnales, muchas veces es porque el esposo no está asumiendo su rol. Pero cuando el hombre ejerce el liderazgo espiritual que debe ejercer vendrá el cambio en la esposa. El clima espiritual del hogar está marcado por hombre.

 

4. Satisface las Necesidades de su esposa.

Estamos casados con un ser humano, no con una máquina de lavar, planchar, cocinar y cuidar niños. Tenemos que satisfacer sus necesidades:

  • Apoyarla en las tareas de la casa.
  • Respaldarlas en la educación de los hijos.
  • Expresarles amor y satisfacerlas sexualmente.
  • Favorecer su desarrollo intelectual y cultural.
  • Suplantarlas cuando están cansadas, enfermas o emocionalmente golpeadas (1º P.3:7).
  • Ayudarlas económicamente a mejorar su apariencia estética y física.

Sólo las esposas que se sienten totalmente amadas y satisfechas podrán enseñarle a otras mujeres a amar a sus esposos (Tit.2:4).

(CONTINÚA…)

Por Dr. Guillermo Donamaria 

Adaptado por Edgardo Tosoni

Lee Los Roles del Hombre en el Matrimonio 2

2 Comentarios

  1. Dios los bendiga ..me ha gustado lo que expresa sobrel deber del hombre en el matrimonio lastimosamente tengo un esposo que es cristiano pero no vive la palabra..quisiera que.me ayuden con algun consejo por que la.verdad que no lo
    soporto es machista le gusta q.le sirvan pero no sirve dice q el es.el rey a mi me hace sentir como la sirvienta cda ves que discuto con el me dice q me puedo ir si deseo.. La verdad q no me voy porque me da verguenza ir donde mi familia.fracazada. HAGO TODO LO.POSIBLE X COMPLACERLO.EN COSAS DE CASA PERO NO VEO RECONOCIMIENTO DE.PARTE DE EL. EL.ES.INCONFORME.NO.SE QUE HACERRR..AYUDEME…QUIERO Q MI.MATRIMONIO.FUNCIONE HASTA Q LA.MUERTE.NOS SEPARE.

    • Hola Angela. ¡¡Bienvenida!! Para que un matrimonio funcione «hasta que la muerte los separe» tiene que haber dos que se preocupen y se ocupen de hacerlo funcionar. Uno solo no puede porque el matrimonio es un tema de dos. Si vos queres hacerlo funcionar y él no, no hay demasiado que puedas hacer. Te doy un consejo: establece un tiempo (de tres a seis meses), mantenete orando por él y por ustedes por cambos profundos y reales, de tu parte cambia en todo aquello que como mujer tengas que corregir o mejorar (actitudes, palabras, reacciones, etc.), y si al cabo del tiempo que te estableciste, todo sigue igual en él, entonces ANDATE. Fracasar no es terminar una relación que está mal, fracasar es permanecer en ella y vivir sufriendo día tras día. No te ates a alguien que te desprecia, te descalifica y no te valora. Dios no te pide eso, pero como creo en milagros y Dios puede hacerlo, antes de tomar cualquier desición, tomate el tiempo que te sugiero (vos estableces cuánto). No trates de cambiarlo a él, no vas a poder y no tenes por qué hacerlo, cambia vos. Valorate vos, amate vos, cuidate vos, empezá a generar tus propios ingresos económicos independientemente de lo que él te diga o piense. No dependas de él, depende del Señor y de tus propias capacidades.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre