Matrimonios Cristianos – Mantenga Lleno el Tanque del Amor 1

 

Amor es la palabra más importante en el idioma español, y la menos entendida. Muchos pensadores, tanto seculares como religiosos, están de acuerdo en que el amor juega un papel central en la vida. Se dice que «el amor es una cosa esplendorosa», y que «el amor hace girar al mundo». Miles de libros, canciones y películas están sazonadas de esta palabra. Numerosos sistemas filosóficos y teológicos dan un lugar prominente al amor. Y el fundador de la fe cristiana quiso que el amor sea una de las características distintivas de sus seguidores.

Los sicólogos han llegado a la conclusión de que la necesidad de sentirse amado es una de las necesidades primarias del ser humano. Por amor podemos trepar las montañas, cruzar los mares, viajar por los desiertos llenos de arena y soportar dificultades inenarrables.

Sin amor, las montañas son inaccesibles, los mares son imposibles de cruzar, los desiertos son insoportables y las dificultades son lo más grave en nuestra vida. El apóstol cristiano a los gentiles, Pablo, exaltó el amor cuando enseñó que todas las realizaciones humanas que no están motivadas por el amor son, en definitiva, vacías. Él llegó a la conclusión de que en la última escena del drama humano, solamente tres características permanecerán: «la fe, la esperanza y el amor. Pero el más grande todos es el amor».

Si estamos de acuerdo en que la palabra amor satura la sociedad humana, tanto históricamente como en el presente, también debemos estar de acuerdo en que no es una palabra bien entendida. La usamos en miles de formas. Decimos: «Amo a los pájaros», y de inmediato: «Amo a mi madre». Amamos a los objetos, amamos a los animales, a la naturaleza, amamos a las personas, y ¡aun amamos al amor mismo!

Si no basta esa confusión, también usamos la palabra amor para explicar la conducta. «Hice eso porque la amaba». Esa explicación se da para toda clase de acciones.

Un hombre está enredado en una relación adúltera y la llama «amor». El predicador, por otro lado, lo llama pecado.

La esposa de un alcohólico soporta todas las consecuencias del último escándalo de su marido; ella lo llama «amor», pero el sicólogo lo llama co-dependencia.

Los padres conceden todos los deseos del niño, llamándolo «amor». Pero el terapeuta familiar lo llama irresponsabilidad paternal.

¿Cómo se comporta el amor?

Los sicólogos infantiles dicen que cada niño tiene ciertas necesidades emocionales básicas que debemos llenar, si queremos que ese niño sea emocionalmente estable. Entre esas necesidades emocionales, ninguna es más básica que la de amor y afecto, y la necesidad de sentir que pertenece a alguien y es querido. Si tiene suficiente afecto, el niño llegará a ser un adulto responsable. Sin ese amor, él o ella serán emocional y socialmente retardados.

Me gustó la metáfora la primera vez que la oí: «Dentro de cada niño hay un «tanque emocional», el cual debe ser llenado de amor. Cuando un niño se siente verdaderamente amado crecerá normalmente, pero cuando el tanque de amor está vacío, el niño se comportará mal. Gran parte del mal comportamiento de los niños se debe a los anhelos de un «tanque de amor vacío»». Según lo dijera el doctor Ross Campbell, un siquiatra especializado en el tratamiento de niños y adolescentes.

Mientras escuchaba eso pensé en los cientos de padres que habían desfilado por mi oficina contándome las fechorías de sus hijos.

Nunca había visto un tanque de amor vacío dentro de esos niños, pero sí había visto las consecuencias que eso había producido. Su mal comportamiento era una búsqueda equivocada del amor que no sintieron. Estaban buscando amor en lugares equivocados y por caminos equivocados.

En el corazón de la existencia humana se encuentra el deseo de tener intimidad y de ser amado por otro. El matrimonio está diseñado para llenar esa necesidad de intimidad y amor.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Los Cinco Lenguajes del Amor”

Por Gary Chapman

Lee Mantenga Lleno el Tanque del Amor 2

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre