Matrimonios Cristianos – Matrimonios Inteligentes 4

 

Continuemos.

La religión nos enseñó a orar: “Padre sana los cánceres, salva a los pobres…”, pero vienen los días donde le pediremos mimitos: “Señor, esto no es una necesidad primaria pero tu primer milagro fue un mimo y yo lo quiero para mí”. Pedí mimos al Señor.

Cuando el encargado tomó el vino, dijo: “Este es un buen vino”. Hay vinos buenos y malos, hay calidades, excelentes y buenos. Todos los milagros que Dios hará serán de calidad excelente, y no puede hacer menos porque no sabe. Todo lo que Dios hace es con excelencia: te dará un matrimonio excelente, hijos excelentes, una iglesia de excelencia, un evangelismo excelente. No te dará algo bueno sino lo de la mejor calidad, porque te lo mereces.

Jesús le hizo el buen vino. Cuando el Señor hace algo, lo hace bien. Te va a sacar de la droga completamente, te dará la casa, el coche y además unos mimitos más, porque es el extra porque te ama y porque lo invitaste a tu fiesta. La gente te probará: ¿Quién te cambió? Jesús. ¿Quién salvó tu matrimonio? Jesús. ¿Quién te prosperó? Jesús.

Harás de acuerdo al milagro recibido. Cuando tu jefe diga que necesita a alguien que haga una tarea muy bien, dirás: “Acá estoy porque Dios, que habita en mí, hace las cosas con excelencia”. El que hace lo bueno se aparta de la gente que hace lo malo y el que hace lo excelente se separará del que hace lo bueno, porque Dios te va a separar de lo bueno y de lo malo para estar en la categoría de excelente.

Serás un padre excelente, un hijo excelente, un líder excelente, y cuando te pregunten: ¿Por qué tocas la guitarra tan excelentemente? Responderás: “No sé hacerlo de otra manera, el Padre que me habita hace todo de la mejor calidad.”

El jefe que probó el vino no sabía de dónde lo sacaron, pero los hombres que pusieron el agua por mandato de Jesús vieron que se convirtió en vino y lo llevaron al jefe; el jefe no supo del milagro, vio el milagro, pero los sirvientes vivieron el proceso del milagro.

Hay gente que recibirá el milagro y otros serán parte de él. Nosotros seremos parte del milagro y la ciudad recibirá su milagro, sabremos cómo el Señor lo hizo y participaremos del cambio, llenaremos las tinajas.
El agua, es la Palabra; la tinaja sos vos y te llenarás de Palabra a través de los mensajes, casetes, lectura, etc. Yo te puedo soltar una palabra pero no puedo soltarte vino; o sea, recibís una palabra que yo te suelto y Jesús la transformará en vino.

Vino es gozo, símbolo de fiesta, y Dios hará de tu vida una fiesta, cambiará todas las palabras que recibiste en vino. Hoy son palabras, mañana serán vino.

El jefe dijo: “Este es un buen vino, pero el buen vino no se da al final”. El buen vino se servía al principio para que, cuando estuvieran todos borrachos, no se dieran cuenta de lo que tomaban. Mucha gente se emborracha con vino berreta, están emborrachados por la cultura, por los diferentes mensajes que transmiten los medios, y Dios no te quiere ebrio sino sobrio.

Debes estar despierto. El buen vino está preparado, lo mejor de Dios está listo para este tiempo, levántate tu que duermes y te alumbrará Cristo.

Sé lleno del Espíritu Santo. Dios derramará lo mejor de la fiesta, tenés que estar preparado porque ya está viniendo, lo de mejor calidad. Dale al Señor tu excelencia cuando adores, cuando te prepares. Durante años en las iglesias nos hemos conformado con la necesidad, y algunos ni pedían por su necesidad por la culpa que el legalismo le metió. Pero la iglesia nueva no pedirá sólo lo que necesita, Dios es bueno para darnos más abundantemente de lo que pedimos y necesitamos.

Dios te va a mimar con la excelencia, dale lo mejor al Señor, no te emborraches con el vino berreta, reservate para el que tiene las mejores experiencias, los hijos de excelencia, las familias de excelencia, los trabajos de excelencia.

Declará: «Ya no quiero el vino viejo sino el vino bueno, el nuevo, el de ahora, abre los cielos Señor y levántame a ese nivel, hazme excelente para que todo lo que haga me salga bien». Y todo lo que has perdido lo recuperarás porque el que busca lo encontrará.

Por Bernardo Stamateas

2 Comentarios

  1. Gracias por mandarme cada dia el devocional dirio. Le doy gracias a Dios por darme el mejor vino. Los quiero mucho y que Dios los siga bendiciendo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre