Matrimonios Cristianos – Preguntas Sobre Matrimonio y Romanticismo

 

1. Con mucha frecuencia me pregunto por qué son las mujeres las que parecen anhelar más el amor román­tico que los hombres ¿Y por qué necesitan más colmar esas necesidades emocionales que sus cónyuges?

Respuesta.

Opino que una parte de esa necesidad román­tica femenina proviene posiblemente de las influencias gené­ticas producidas por el hipotálamo en el cerebro.

Quizás otras de esas características se hayan derivado de sus experiencias infantiles diferentes con los niños y las niñas que conoció en su más temprana edad.

Nuestra sociedad orienta a las niñas en un sentido específico enfatizado en el sentimiento román­tico. Se inicia en los años preescolares, con cuentos fantásti­cos como el de Cenicienta, que deslumbra al príncipe y a todos los invitados de su fiesta, con su irresistible encanto. O en el caso de la Bella Durmiente que espera por el tierno beso de su amado para despertar de su sueño eterno. Mientras que los niños se identifican con ídolos del deporte o juegan a los «cowboys» o a ser héroes en peligrosas aventuras, sus hermanitas juegan a las muñecas y a imitar todas las actitudes y conductas que más tarde deberán repetir pero en el mundo de la realidad.

Después, cuando esté en la secundaria, pasará mucho más tiempo soñando despierta con el matrimonio, que su contraparte masculino. Ella también piensa en el sexo, por supuesto, pero lo ve a través del prisma del amor. De modo que comprará y leerá revistas y novelas de amor que alimen­tarán sus ideas románticas, mientras que él no. Esa es la razón por la cual los hombres y las mujeres se unen en matrimonio bajo diferentes perspectivas, no sólo en lo referente al pasado sino también al futuro.

 

2. ¿Les gusta a las mujeres un marido fuerte que asuma el liderazgo en el hogar?

Respuesta.

Cierta vez alguien expresó: «Una mujer siempre prefiere un hombre que vaya delante de ella y no uno que la siga». Esa frase es muy antigua, y es estrictamente exacta, aunque sea rechazada con hostilidad por todas las damas del movimiento de liberación femenino. Por lo general, una mujer se sentirá muy contenta al reconocer y seguir el liderazgo masculino, siempre y cuando su hombre sea amoroso, gentil y respetuoso con ella.

 

3. Tengo 19 años y estoy soltera y sin compromiso. Usted nos ha mostrado algunas circunstancias muy deprimen­tes que ocurren dentro del matrimonio. Entonces, ¿para qué me voy a casar si existen tantos problemas en las parejas que se casan?

Respuesta.

En cada actividad que uno realice mientras viva se presentarán problemas. Si no te casas las frustraciones que vendrán a tu vida serán de índole diferente, pero de todos modos serán frustraciones, no te quepa la menor duda.

Res­pecto al deseo que tengas de casarte o no, te daré el mismo consejo que me dio a mí un maestro de la escuela bíblica en la iglesia, cuando yo tenía 18 años: «No te cases con la persona que tú piensas que podrías vivir sin problemas, sino cásate con aquella sin la cual no podrías vivir». Si en tu camino aparece esa persona ¡adelante!

Por otra parte, es bueno que siempre tengas presente, que el matrimonio no ofrece solucio­nes para todos los problemas, sino que exige una verdadera entrega por ambas partes y por supuesto, un compromiso de voluntades, entre la pareja.

Extracto del libro “Lo Que Las Esposas Desean Que los Maridos Sepan Sobre las Mujeres”

Por James Dobson

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre