Pensamientos – Todo Comienza Con Dios

 

Pasaje clave: Colosenses 1:16.

 

No se trata de nosotros. El propósito de la vida va mucho más allá de nuestros propios logros o de nuestra felicidad. Es mucho más grande que nuestra familia, profesión o trabajo.

Para saber por qué estamos en esta tierra tenemos que comenzar con Dios. Nacimos por su voluntad y para su propósito. Enfocarnos en nosotros mismos nunca podrá revelarnos el propósito de nuestra vida. Buscando en nosotros mismos no encontraremos el sentido de la vida.

¿Por qué? Porque no nos creamos a nosotros mismos. Sólo el Creador posee el manual de instrucciones para revelarnos para qué existimos.

Dios es nuestro punto de partida. Existimos porque fue su deseo. Fuimos creados por Dios y para Dios. Y sino entendemos esto nuestra vida nunca tendrá sentido.

Sólo en Dios encontramos nuestro origen, nuestra identidad, nuestro sentido, nuestro propósito, nuestro significado y nuestro destino. (Job 12:10).

Sólo hay dos opciones para descubrir el propósito de la vida: Una es especular, hacer conjeturas, filosofar o suponer. La otra se llama “revelación”, y tiene que ver con lo que Dios reveló en su Palabra con respecto a la vida.

La Biblia es nuestro manual de instrucciones para entender nuestro propósito.

Efesios 1:11 nos da tres revelaciones tremendas:

A. Encontramos nuestro propósito e identidad al tener una relación personal con Jesús.

B. Dios pensó en nosotros y planificó nuestro nacimiento y propósito.

C. El propósito de la vida tiene que ver con la voluntad y el deseo de Dios para nosotros.

A pesar de toda la publicidad que me rodea ¿qué puedo hacer para recordar que la vida consiste en vivirla para Dios y no para mi mismo?

Extracto del libro «Una Vida Con Propósito»

Por Rick Warren

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre