Sanidad Interior – El Sentido de Culpabilidad 1

 

 

La culpabilidad es uno de los grandes problemas de la sociedad de hoy, y es el producto de la abundancia de pecado en el mundo. La culpabilidad también es un problema en la iglesia de Cristo, ya que muchos creyentes todavía se sienten culpables por algunos pecados pasados. No se han perdonado a sí mismos y tampoco han creído la obra de Jesús en la cruz del Calvario.

 

¿Qué es la Culpabilidad?

La palabra culpabilidad proviene del griego «hupodikos», y significa uno que está bajo juicio y sufriendo consecuencias o castigos por sus malas acciones. Es un sentir de estar en mala relación con Dios. Cuando se viola la conciencia, se produce culpabilidad, y la culpabilidad produce ansiedad. Todo esto está asociado con el temor a ser castigado por las malas acciones.

Cuando negamos los senti­mientos de culpabilidad por medio de la raciona­lización y tratamos de esconderlos, la culpabilidad es transferida del consciente al subconsciente y como consecuencia surgen ataques de pánico.

 

La Diferencia entre Condenación y Convicción.

La condenación tiene lugar cuando el enemigo trae culpabilidad. Esto es cuando habla a nuestra mente produciendo un estado de condenación por algo que se ha hecho en el pasado y que puede venir incluso, después de haberle pedido perdón al Señor por esta falta.

Convicción es, un sentimiento de culpabilidad que viene a la conciencia y es traído por el Espíritu Santo. Generalmente, por un pecado que se ha cometido en el presente. El Espíritu Santo le convence si ha hecho algo que ha ofendido a Dios, pero una vez que se arrepiente, Dios no vuelve a traer esa convicción. La condenación viene desde afuera de la mente y es producida por el enemigo. La convicción viene desde adentro y es producida por el Espíritu Santo.

«Y cuando El venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio» (Juan 16.8)

La culpabilidad es el producto de dos situaciones:

  • El no perdonarnos a nosotros mismos.
  • El no apropiarnos de la obra redentora de Jesús.

Hay personas que han vivido tanto en culpabilidad, que cuando se les habla de ser libres, ven la libertad como una amenaza, porque el sentido de culpa­bilidad se ha hecho parte de su vida, y piensan que no merecen el perdón.

 

¿Cuáles son las Características de una Persona con un Sentido de Culpabilidad?

1. Se Castiga a Sí Misma.

Cuando este tipo de persona comete una falta, primero espera sufrir lo suficiente para después pedir perdón. Hay perso­nas que dicen: «tengo que sufrir esto porque me lo merezco». Cuando se obra así, se está insultando y negando el sacrificio de Jesús en la cruz del Calvario. No tenemos que sufrir más para ser perdonados o aceptados.

 

2. Se Siente Indigna.

La persona que sufre de culpabilidad se siente inferior a la calidad o mérito de alguien, desarrolla un sentido de indignidad. Al sentirse culpable, el enemigo envía estos pensamientos tales como: «¿Por qué Dios debe responder a mis oraciones?» «¿Seré yo merecedor del perdón de Dios, con todas las cosas que he hecho?» «¿Puede Dios usarme?» Aunque somos indignos, Cristo nos hizo dignos por su gracia. Tenemos que acercarnos al trono de Dios confia­damente y saber que por la gracia de Dios tene­mos un derecho legal de estar allí (Hebreos 10.19-21).

 

3. Desarrolla Comportamientos Compulsivos.

La persona que se siente culpable intenta superar su culpabilidad por medio de comportamientos compulsivos. Algunos  comportamientos  compulsivos pueden ser:

  • Las drogas
  • El alcohol
  • Las aventuras sexuales
  • El materialismo
  • El exceso de trabajo
  • El ejercicio obsesivo
  • La comida
  • Las compras

Trata de llenar con lo que sea el vacío que hay en su alma. Este tipo de persona trata de distraerse en algo que no le recuerde su culpa. Abandonarse a comportamientos compulsivos es como decir: «Dios, yo quiero darte gracias por la muerte de Cristo, pero no fue suficiente». Siempre está tra­tando de hacer esfuerzos humanos para alcanzar el perdón de sí mismo.

 

4. Desarrolla una Falsa Humildad.

Muchos piensan que mientras más pobres son, más Dios les ama. Llegan a pensar que no son merecedores de nada y se privan de cosas. Generalmente, dicen frases tales como: «yo no me merezco eso, porque soy muy malo». A este tipo de persona, se le hace difícil recibir cosas de otros.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Sanidad Interior y Liberación”

Por Guillermo Maldonado

Lee El Sentido de Culpabilidad 2

Lee El Sentido de Culpabilidad 3

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre