La música rock satánica.

La música afecta al estado psíquico, emocional y aun espiritual de la persona, La música es usada como terapia desde muy antiguo pero también se ha usado como forma de alcanzar un estado alterado de conciencia y de estados místicos y por supuesto la demonización. Los yamanes y los curanderos empleaban la música, cánticos y los movimientos rítmicos para sus ritos. Esto no es nuevo ya en la antigüedad la música fue utilizada con fines ocultistas (por ejemplo Ex.32:18-19).

Sabemos que la música altera el ritmo del pulso, temperatura de la piel, la presión arterial; también puede estimular la secreción de hormonas tales como las endorfinas, alivia el dolor, puede excitar, puede liberar emociones y provocar el estado alterado de conciencia.

No en vano ha aparecido lo que hoy se conoce como la música de la Nueva Era originada en los años 70 como forma de evadir la conciencia y alterarla.

Otro aspecto ocultista muy poderoso es la música al servicio de Satanás. Algunos llevan el mensaje subliminal y otros conscientemente. Hay discos que llevan las imágenes satanistas: en sus portadas aparecen demonios, serpientes, signos zo­diacales, calaveras, muertos, el número 666, dibujos de Satanás o de machos cabríos, etc. Motley Crue, Stayer, King Diamond son manuales de cómo hacer rituales, Bon Jovi con drogas, etc. Hay millares de canciones que apoyan el adulterio, el incesto, la homosexualidad, la masturbación, la prostitución, el ocultismo y sa­tanismo como la de los Rolling Stone; ellos grabaron canciones como: Simpatía por el diablo, La petición de las majestades satánicas, Caldo de cabeza de cabra.

El cantante solista de Blak Sabbath cantaba The devil’s daughter, la hija del diablo, etc. Muchos de estos han hecho pactos de sangre con el mismo diablo. Sin lugar a dudas que sus recitales son formas de invocar a espíritus inmundos a demonizar a quienes se encuentran allí.

Los nombres de muchos conjuntos son abiertamente satánicos como AC DC {Anti-Cristo muera Cristo), Electric Light Orchestra (Orquesta de luz eléctrica), KISS (Reyes al servicio de Satanás).

Madonna dijo que tenía muchos demonios dentro de ella y que el dolor era tan grande como su gozo; no debe sorprendernos ya que muchos músicos abier­tamente han dicho de las sensaciones «espirituales» y de la incorporación de espíritus al componer sus canciones o al tocarlas en los recitales. Podríamos nombrar a muchos más y la lista sería interminable. Hemos visto jóvenes demonizados por el contacto obsesivo con estas músicas diabólicas, que comenzaron con una escucha «esporádica», para luego caer en estados depresivos, drogas y demonización.

La hipnosis.

La hipnosis es un estado alterado de conciencia. La palabra viene de hipnos, el dios griego del sueño acuñado en 1942 por James Prase, un cirujano inglés. Los estados hipnóticos se clasifican en:

  • El sujeto está en estado letárgico pero es consciente de lo que sucede.
  • El cataléptico, cuando los músculos se vuelven rígidos.
  • Sonambulístico que sería un trance profundo en el cual allí sí se puede experimentar la anestesia y los fenómenos alucinatorios o los conocidos tam­bién como fenómenos elevados, clarividencia, clariaudiencia, telepatía, etc.

Durante el campeonato mundial de ajedrez en 1978 celebrado en Filipinas por Karnois y Karpov, Karnois se quejó que había sido objeto de telehipnosis ya que el Dr. Soukhard, hipnotizador y psicólogo ruso, estaba sentado en la cuarta fila y no le quitaba la vista por encima a Karpov durante toda la partida y éste dijo que estaba tratando de hipnotizarlo por telepatía.

Las regresiones a vidas anteriores o recuerdo de vidas pasadas.

Estas pueden presentarse espontáneamente o por medio de los ejercicios de meditación, de yoga o hipnosis. Uno de los primeros casos documentado es el de un japonés nacido en 1815, de padres granjeros que cuando tenía 9 años habló a su hermana acerca de su vida anterior como hijo de un granjero de otra aldea donde había muerto en 1810 a la edad de 6 años.

Decía que recordaba su antigua vida hasta los 4 años, incluso su muerte e inhumación.

Puede recordarse a través de aspectos verbales, sean nombres, fechas, o imágenes que reconocen lugares y personas; a través de conductas, rasgos de personalidad, habilidades, etc., y rasgos físicos, recordación de semejanza con la apariencia o ciertas marcas.

(CONTINÚA… DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS…)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre