que-es-la-iniquidadSanidad Interior – ¿Qué es la Iniquidad? 6

 

Continuemos.

c. La Conciencia.

Esta es la parte de nuestro espíritu donde radica el temor de Dios y la sabiduría de Dios. Es la forma en que nuestro ser puede tener conocimiento del bien y del mal, sin nunca haber leído la Biblia.

«Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, estos aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razon­amientos, en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres conforme a mi evangelio» (Romanos 2:14-16).

La conciencia al igual que la comunión y otras partes del espíritu, está íntimamente ligada al corazón del hombre. Es por eso que los razonamientos del corazón muchas veces difieren de los de la mente, cuando ésta no ha sido renovada ya que están conformados a este mundo. Esta parte del espíritu fue despertada cuando el hombre comió del árbol del conocimiento del bien y del mal. Cuando el hombre peca continuamente, la parte de Dios que está conectada a su conciencia, la cual es «el temor de Dios» se aparta de él, y esto produce un endurecimiento en la conciencia que la va a ir haciendo cada vez más insen­sible a la voluntad de Dios, produciéndose densos velos de cauterización.

«Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos, algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos, que teniendo cauter­izada la conciencia, prohibirán casarse y abstenerse de alimentos que Dios creo…» (1º Timoteo 4:1-3).

 

d. La Mente del Espíritu.

La mente del espíritu consta de varias partes. Entendimiento e inteligencia espiritual y sabiduría de Dios.

Es en la mente del espíritu donde reposa el conocimiento de Dios. Donde se nos es dado en forma sobrenatural saber cosas de Dios, que nadie nos ha enseñado. Esta es la parte del espíritu donde recibimos la mente de Cristo, donde viene la iluminación que de pronto nos hace entender algo que no podíamos comprender. Es aquí donde Dios ha revelado los grandes misterios de la ciencia. A justos e injustos. Es donde Pablo ora para que se abran los ojos espirituales para entender las riquezas de Su gloria.

«Para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, Alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cual es la esperanza a la cual fuisteis llamados, y cuales las riquezas de la gloria de su herencia en los santos. Y cual la superem­inente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de Su fuerza…» (Efesios 1:17-19).

En este pasaje vemos varias partes del espíritu en acción, y Pablo orando para que sean despertadas y activadas en nuestro ser. Vemos La intuición recibiendo el conocimiento, los ojos del entendimiento trayendo iluminación a la mente del espíritu, vemos la herencia, de la cual hablaré en un momento, que es donde se encuentra la genética espiritual del hombre. Y el área del «Poder de Dios» recibiendo el poder de la resurrección. Es en esta área del entendimiento donde se establece la luz de Dios y donde podemos crecer también en luz.

 

e. Los Sentidos del Espíritu.

De la misma manera que nuestro cuerpo tiene sentidos para mantenerse en contacto en formas diversas con el mundo que nos rodea, así también nuestro espíritu los tiene para percibir el mundo invisible. Especialmente nos ayudan a diferenciar la procedencia de lo que estamos percibi­endo, ya sea de Dios o de las tinieblas y a esto se le llama discernimiento espiritual.

«Pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los SENTIDOS ejercitados en el discernimiento del bien y del mal» (Hebreos 5:14).

Todo espíritu humano posee ojos, oídos, gusto, tacto y olfato. Con los ojos tenemos experiencias visuales, como visiones y éxtasis. Con los oídos escuchamos la voz de Dios, de los ángeles y de los demonios. Con el gusto podemos tener una experiencia como la de Juan en el Apocalipsis, en la cual se comió el librito que el ángel le daba y éste le fue dulce en la boca y amargo en el vientre. (Ap.10:9-10).

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “La Iniquidad”

Por Ana Méndez Ferrel

Lee ¿Qué es la Iniquidad? 7

2 Comentarios

  1. DIOS LE BENDIGA HNO. TOSONI
    ES MUY BUENO QUE DIOS USE GRANDEMENTE SU VIDA
    Y QUE ENCIMA DE ESO UD. COMPARTA SU CONOCIMIENTO DE FORMA GRATUITA
    DIOS LE FORTALEZCA Y LE GUARDE PERO SOBRE TODO LE RECOMPENSE POR SU APOYO A LA OBRA

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre