Sanidad Interior – Triunfando Sobre la Frustración 1

 

Pasaje clave: Juan 5:7-9.

 

Cómo tener alta tolerancia a la frustración.

Todos alguna vez tuvimos una frustración, es decir, algo que queríamos alcanzar y no pudimos. Esto es debido a que Dios nos hizo de tal manera que todos queremos alcanzar metas. Querer alcanzar sueños está en nuestra naturaleza humana. Es por esto que, cuando no lográs una meta, te frustrás. Cuando una persona tiene poca tolerancia a la frustración, inmediatamente, tiene dos reacciones:

A. Enojo. La expresión de enojo y violencia es consecuencia de una frustración. El enojo te hace gritar, golpear, insultar o aún matar. Por otro lado, el enojo es también con uno mismo. Entonces nos decimos: «Qué estúpido fui», «¿Por qué me pasa esto?…»

B. Tristeza. Es un sentimiento opuesto al del enojo. Una persona triste se vuelve melancólica, se resigna y dice: «Bueno, es lo que a mí me tocó»; «es lo que Dios permitió para mí», «¡qué va a ser!». Entonces, su vida circunda alrededor del aislamiento y la introversión.

 

1. ¿Por qué aparecen estas reacciones cuando hay una frustración?

Hay gente que no alcanza algo y enseguida se enoja, no tolera nada. Esta gente, por lo general, fue sobreprotegida en la infancia. Lloraba y le daban todo lo que quería. ¡Entonces creció sin frustración! Luego, de grande, ¿qué hace? Lo mismo. Como la vida no le da todo lo que quiere, entonces protesta, es caprichoso. Al haber recibido todo lo que quería, siempre, no puede tolerar la frustración.

Otras personas no soportan la frustración porque en su infancia TODO ERA «NO». Tuvieron muchas carencias, y para todo lo que querían, recibían la misma respuesta: ¡NO! No recibían nada, todo era pérdida. Más tar­de, al llegar a la adultez, no toleran la frus­tración porque les recuerda a su infancia. Son personas que a la mínima cosa reac­cionan y se hacen golpeadores. Enton­ces, piensan que la gente que los rodea está en la vida para que ellos no se frus­tren. Dicen: «si me tratás bien, yo no te pego». Creen que los demás están para darle lo que ellos quieren, y cualquier demora u obs­táculo es difícil de tolerar.

Esto los hace recurrir a un montón de cosas para evitar la frustración. Son adictos a las drogas, al alcohol, al juego, a automutilarse, etc. Guardan tanto dolor que necesitan adormecer su alma para no sentirla. La Frustración es parte de la vida, no todo lo que queremos es lo que en realidad necesitamos; y no todo lo que necesitamos es alcanzado en el mo­mento que queremos.

 

2. ¿Cómo Logramos Tener Alta Tolerancia a la Frustración?

No esperés nada de nadie, así serás libre de la gente para poder servirla. Al entregarte en bendición para otros, Dios hará con vos tal como diste. Si no espero nada de nadie, nadie estará en mi corazón.

Tu corazón, es el centro de control de todas las puertas de tu vida. Si la persona equivocada entra en el centro de control, abrirá las puertas que deben estar cerra­das y cerrará las que hay que abrir. En el centro de tu corazón sólo tiene que estar el Señor. El abrirá la puerta correcta y cerrará la que venga en tu contra para que tu vida sea de bendición.

 

3. Triunfando Sobre la Frustración.

¿Por qué no alcanzo las metas?

A. “Hay metas y no hay obstáculos pero igual me frustro”.

Existen casos en los que tenemos una meta, no existen obstáculos para lograrla, ¡pero igual no alcanzamos la meta! De esta forma, vemos gente que puede estudiar, tener una familia estable, prosperar y no tener grandes problemas en el medio, sin embargo se frustra. Esto es debido a la CULPA. Es decir, aquí consciente o incons­cientemente, nos auto-boicoteamos porque sentimos que no merecemos alcanzar la meta y disfrutarla.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Emociones Lastimadas”

Por Bernardo Stamateas

Lee Triunfando Sobre la Frustración 2

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre