Sanidad Interior – Triunfando Sobre las Presiones 1

 

Pasaje clave: Génesis 21:15-16.

Las presiones son crisis que todos hemos tenido alguna vez. Existen muchos tipos de presiones o crisis, pero nos concentraremos en las siguientes:

 

1. Crisis Evolutivas.

Estos tipos de crisis son normales, y nos pasan a todos. Entre ellas encontramos: casarse, tener un hijo, mudarse, entrar en la menopausia, egresar de la escuela primaria, entrar en la universidad, etc. Son crisis que tarde o temprano casi todos pasamos.

 

2. Crisis Inesperadas o Accidentales.

Puede ser una muerte que no esperabas, la pérdida de un trabajo, un cambio rotundo en tu vida, etc.

 

3. Crisis Estructurales.

Este tipo de crisis aparecen porque tenemos conflictos internos no resueltos. Este es el caso de un alcohólico que no puede establecerse en ningún trabajo (las crisis son creadas por sus propios conflictos) o el hombre maltratador que no puede disfrutar de su familia porque tiene una violencia incontenible.

Veamos la historia de Agar en Génesis 21:14-17. Ella había tenido un hijo con Abraham, pero cuando él logró tener un hijo con su primera esposa, Sara, le cargó un odre con agua, le dio comida y la despidió. Agar entró en una crisis tan grande que abandonó al muchacho y se lo quedó mirando de lejos, pues lo único que le esperaba era la muerte.

A. Las Crisis nos hacen sentir que  Dios nos dejó y que es injusto.

Imaginemos la situación de Agar. Ella habrá pensado: «¿Por qué Dios está con Abraham y no está conmigo? ¿Por qué Dios respalda a Abraham que tiene su casa, tiene su familia, tiene todo y yo, que no hice nada, ahora estoy esperando ver morir a mi hijo?» Cuando tenés una crisis, cualquiera que sea, te sentís víctima de la injusticia. Te preguntás: «¿Por qué Dios bendice a los demás y a mí no?»

B. Las Crisis nos hacen sentir envidia de los demás.

Las crisis nos hacen ver que no hay posibilidades. Cuando uno está en crisis, no ve alternativas. Lo único que queda es morirse, suicidarse, deprimirse, abandonarse. Pasan los años en lo físico pero en lo espiritual quedaste detenido y usás frases como: «Bueno, es lo que me tocó en la vida, llevaré mi cruz»; hacen ver que «Tengo que perder para ganar». «Y bueno… perdí un montón de cosas, pero también gané otras», «Nací para sufrir»,  «Elegí mal y pagaré durante toda mi vida las consecuencias de mis errores», «La vida es un sacrificio, todo cuesta y ¡mucho!

C. Las Crisis te enferman.

Dicen los que estudian el cuerpo humano, que cada órgano puede albergar una emoción reprimida. Es decir, cuando una emoción se reprime, puede meterse en cualquier órgano del cuerpo y enfermarlo. Dicho de otra forma, cuando hay pre­sión, la crisis se mete en el cuerpo.

 

4. Cómo Triunfar Sobre las Presiones y las Crisis de la Vida.

El elemento más importante para triunfar sobre las presiones y las crisis es la Revelación. A través de ella, Dios nos enseña a hacer funcionar la fe. Si combina­mos nuestra fe con las acciones que se describen a continuación, seremos capaces de superar cualquier crisis que se nos presente

A. Levantar la Autoestima.

La primera cosa que le dijo el ángel del Señor a Agar fue: «¡Levántate!». Esto significa que tenés que aprender a levantar tu estima. Para ello, no tenés que ver la realidad con tu cerebro sino con tu espíritu. Pensemos que todo lo que vemos es relativo ya que es la interpretación de la información que entra por los ojos y las imágenes que genera nuestro cerebro. Es por eso que solamente Dios es la verdad y esta se revela en el espíritu.

Debemos aprender a trascender la mirada de nuestros ojos. No te muevas por la imagen que se reproduce en tu cerebro, sino por la verdad de Dios desatada en tu espíritu. Sólo la verdad de Dios es la verdad y esa verdad siempre te hace libre.

B. Despertar el Espíritu Para Movernos.

Si tu espíritu está dormido, tu estima va a estar quebrada. Pero si tu espíritu está despierto, no te movés por lo que ves, sino por fe. Tu estima no puede depender de lo que tu cerebro ve, sino de lo que Dios puso en tu espíritu. Cuando tu espíritu despierta, despierta a la verdad del Señor.

Dios siempre viene a despertarte: ¡Sos un hijo del Rey! ¡Todo lo podés en Cristo! Dios te dice: «¡Levantate! ¡Despertá a la realidad de lo que Dios dice de tu vida!»

Jesús entendía esta revelación. En una ocasión, Jesús tomó panes y peces para multiplicarlos, y al realizar el milagro alzó sus ojos al cielo. Esto nos deja una enseñanza: nunca tenés que orar mirando la realidad de lo que hoy tenés, porque en el cielo hay abundancia. ¡Mirando al cielo es cómo podés declarar por fe que habrá multiplicación!

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Emociones Lastimadas”

Por Bernardo Stamateas

Lee Triunfando Sobre las Presiones 2

6 Comentarios

  1. yo estoy segura que con estas leciones voy a empezar una vida nueva porque todo lo puedo en cristo que me fortalece.

  2. estaba muy confundidio y con mucha presion pero leer este relato me ayudo mucho y aprendi q si tienes fe pides con fe aunqe la realidad terrenal sea bastante desalentadsora segure confiando y orandole a mi Dios. me siento mal cuando peco contra El les suplico oren x mi soy un triunfador en la vida creo en Dios Padre y Jesus hijo amem

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre