Sanidad Interior – Victoria sobre el Fracaso y la Tristeza 2

 

Continuemos.

C. «¡Es muy difícil…!».

Nunca digas «Esto que me proponés es lindo, pero es muy difícil» porque sólo te estarás poniendo un límite sin siquiera haberlo intentado. Entonces borrá esta frase de tu mente y sabé que ¡todo lo podés en Cristo que te fortalece!

 

D. «Está lindo… pero no es para mí».

Nunca te niegues a aceptar cosas buenas, no le pongas límite a lo bueno. Si viene algo bueno a tu vida tomálo y si no viene nada bueno salí a buscarlo, esa es la actitud que necesitamos.

 

E. «No hay nadie que lo haga».

Este es un pensamiento común, y para pasarlo a un sentido positivo podríamos, por ejemplo, formularnos una pregunta: ¿Quién podrá hacer esto o aquello? Una pregunta siempre nos obliga a buscar alternativas y aumenta las posibilidades de que vengan ideas.

 

F. «Tengo muchos problemas…, ahora no».

Todos alguna vez inventamos problemas y ponemos excusas para no soltar la fe, lo que no debemos permitirnos es continuar haciendo esto ya que sin fe no hay victoria. La fe te elevará sobre los obstáculos. El fracaso solo viene cuando dejás de usar la fe.

Nunca debés cambiar tu manera positiva de pensar. Mantente en positivo en todo momento, aún en el momento donde sientas fracaso. La Fe es lo único que necesitás.

 

2. La Tristeza.

Ahora que ya sabés cómo deshacerte de los sentimientos de fracaso, ¿cómo podés combatir la tristeza que viene a tu vida? Frente a una emoción negativa, tenés que sembrar una acción de fe.

A. Sembrar una acción de fe.

Porque la fe sin acción está muerta. Tenés que accionar. Por ejemplo cantar es una acción de fe. Cuando estás mal y abrazás a alguien, o das una palabra de aliento, con eso estás realizando una acción de fe y contrarrestando las emociones negativas.

Una acción positiva, destruye una emoción negativa. Por eso tenés que ser un sembrador de acciones de fe. Por ejemplo: ¿Te ha sucedido que estabas de mal humor pero entraste a un lugar donde te recibieron con una sonrisa y tu ánimo cambió?

 

B. Soy dueño de mis emociones.

Nadie tiene autoridad sobre lo que sentís sino solo vos. Nadie puede qui­tarte el gozo, vos tenés el poder de entregarlo. Nadie puede hacerte feliz si vos no deseás serlo.

 

C. Las cosas materiales no traen gozo.

Las cosas materiales no traen gozo, pero el gozo siempre trae cosas materiales. El gozo siempre atrae porque te volvés como un imán positivo, atrayendo todas las cosas buenas. Dicho de otro modo, si mantenés el gozo en tu vida, te convertís en un imán positivo y si conservás el gozo en medio de las pruebas, los problemas pasarán y vos terminarás en victoria.

¡Tenés que alimentar tu fe y aprender a gozarte!

Extracto del libro “Emociones Lastimadas”

Por Bernardo Stamateas

8 Comentarios

  1. Sabias palabras.. gracias.. son de mucha bendición y fortaleza para mi vida.. como todo cristiano he tenido mis luchas, pero siempre Dios me ha ayudado.. siempre declaro q todo lo puedo en cristo q me fortalece y asi lo es!!! estoy muy feliz y agradecida a Dios por todo y por poder leer estas palabras q me alientan a seguir adelante..

  2. Soy una mujer de 15 años en la iglesia me case hace dos alos y medio, y desde que me case he tenido mucha tristeza, pienso que me equivoque que le desobedecí a Dios casándome con el,el ha caído en la esclavitud de los casinos, aparentemente es un hombre lleno de Dios pero la verdad lleva casi dos años luchando con esto y no ha podido salir.
    A veces pensó que la solución es separarme ya no se que hacer necesito ayuda.
    A veces pienso que es imposible que el salga de eso mientras el no deje su soberbia por que dice que el no necesita ayuda de nadie sino de Dios.

    • Hola Alexandra. ¡¡Bienvenida!! ¿Consultaste con algún consejero matrimonial, o con algún terapéuta cristiano, o con tus pastores? No tomes decisiones apresuradas de separación hasta haber agotado todas las alternativas. Separarte es la última opción cuando todo lo demás no funciona. No te apresures. Tu batalla no es contra tu esposo sino contra los demonios que operan tentándolo, y si bien vos no lo podes cambiar a tu esposo (y no es tu trabajo hacerlo), si podés levantarte en lucha espiritual a su favor para que sea Dios mismo el que trate con su vida.

  3. gracias doy a DIOS porque siempre me da la salida ante cualquier situacion estas palabras han sido demaciado emoyivas para mi vida y hoy segire en victoria

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre