Sectas – Cómo Ser Libres de la Masonería 6

 

Continuemos.

Grado 29. «Gran Escocés de San Andrés».

Renuncio a los pactos y a los juramentos del grado de Caballero Escocés de San Andrés, su contraseña secreta NEKAMA-EURLAC, y sus castigos.

 

Grado 30. «Gran Pontífice del Concilio Kadosh o del Águila Blanca y Negra».

Renuncio a los pactos y a los juramentos del grado de Gran Pontífice del Concilio de Kadosh, su contraseña secreta EMMANUEL, y sus castigos.

 

Grados Sublimes.

Grado 31. «Gran Inspector Inquisidor Comendador».

Renuncio a los pactos y a los juramentos hechos y a las maldiciones involucradas en el grado treinta y uno de la masonería, el Gran Caballero de Kadosh y Caballero del Águila Negra y Blanca. Renuncio a la contraseña secreta STIBIUM ALCABAR, PHARASH-KOH y a todo lo que significan.

Renuncio a todos los dioses y diosas de Egipto que se honran en este grado, incluyendo Anubis con la cabeza de carnero, Osiris el dios sol, Isis la hermana y esposa de Osiris y también la diosa luna.

Renuncio al Alma de Queres, el símbolo falso de la inmortalidad, a la cámara de la Muerte y a la falsa enseñanza de la reencarnación.

Renuncio a Lucifer y a su doctrina.

 

Grado 32. «Sublime y Valiente Príncipe del Secreto Real».

Renuncio a los Pactos y a los juramentos de este grado al igual que a sus maldiciones y castigos de este grado: el Príncipe Sublime del Secreto Real. Renuncio a las contraseñas secretas FAAL/FARASH-KOL y a todo lo que significan. Renuncio a la falsa deidad trinitaria masónica AUM y a sus partes: Brahma el creador, Vishnu el presentador y a Shiva el destructor. Renuncio a la deidad de AHURA-MAZDA, el espíritu solicitado o la fuente de toda luz, y a la adoración con fuego, lo cual es una abominación para Dios, y también a beber de un cráneo humano en muchos ritos.

 

Grado 33 y Supremo.

En el nombre de Jesucristo renuncio a los juramentos hechos y a las maldiciones involucradas en el grado trigésimo tercero de francmasonería y al Gran Inspector General Soberano. Renuncio a las contraseñas secretas, DEMOLAY- HIRUM ABIFF, FEDERICO DE PRUSIA, MICHA, MACHA, BEALIM y ADONAI y a todo lo que significan. Renuncio a todas las obligaciones de todos los grados masónicos y a todos los castigos invocados.

Renuncio y abandono por completo al Gran Arquitecto del Universo, quien en este grado se revela como Lucifer, y a su falsa declaración de tener la paternidad universal de Dios. Renuncio al collarín. Renuncio al deseo de muerte, que el vino bebido por un esqueleto humano debe convertir en veneno y al esqueleto cuyos brazos fríos están invitados si se viola el juramento de este grado.

Renuncio al nudo de cuerda alrededor del cuello.

Renuncio a los infames asesinos de su gran maestro, la ley, la propiedad y la religión, y a la codicia y la brujería involucradas en el intento de manipular y dominar al resto de la humanidad.

En el nombre de Dios el Padre, de Jesucristo su Hijo, y del Espíritu Santo, renuncio a las maldiciones involucradas con idolatría, blasfemia, confidencialidad y engaño de la francmasonería en todos los niveles, y me apropio de la sangre de Jesucristo para limpiar todas las consecuencias de esto en mi vida. Ahora reprendo todos los consentimientos anteriores dados por cualquiera de mis antepasados o por mi mismo para ser engañados.

 

Shriners. (Se aplica solamente en Estados Unidos).

Renuncio a los juramentos hechos y a las maldiciones y castigos involucrados en la Antigua Orden Árabe de los Nobles del Santuario Místico. Renuncio a que me atraviesen los globos oculares con una hoja de tres filos, a que me despellejen los pies, a la locura, y a la adoración del falso dios Alá como el dios de nuestros padres. Renuncio al engaño, a la práctica de colgar, de decapitar, de beber sangre de la víctima, de ser orinado por perros en la iniciación y a la ofrenda de orina como una conmemoración.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “GADU: Gran Arquitecto Del Universo”

Por Ana Méndez Ferrel

Lee Cómo Ser Libre de la Masonería 7

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre