Sectas – Cómo Ser Libres de la Masonería 7

 

Continuemos.

Todos los Demás Grados.

Renuncio a todos los demás juramentos hechos, a los rituales de cualquier otro grado y a las maldiciones involucradas. Estos incluyen grados de Aliados, la Cruz Roja de Constantino, la Orden del Escucha Secreto, y la Orden Real Masónica de Escocia.

Renuncio a todas las demás logias y sociedades secretas incluyendo La Masonería del Príncipe Hall, las Logias del Gran Oriente, Mormonismo, La Orden de Amaranto, la Real Orden de Jesters, la Orden de la Fraternidad de la Unidad de Manchester, Búfalos, Druidas, Arboleros, Loyal Orange, las Logias Negro y Morado, las Logias de Alces, Antas, y Águilas, el Ku Klux Klan, La Grange, los Taladores del Mundo, los Jinetes de la Toga Roja, los Caballeros de Pythia, la Orden Mística de los Profetas Escondidos del Reino Encantado, las Órdenes de Mujeres de la Estrella del Este, las Damas del Nicho Oriental y del Nicho Blanco de Jerusalén, las Órdenes de Niñas de Las Hijas de la Estrella del Este, la Orden Internacional de las Hijas de Job, del Arcoíris, y la Orden de Niños de De Molay, y sus efectos en mí y toda mi familia.

Señor Jesús, porque deseo ser totalmente libre de todas las ataduras ocultistas, Yo quemaré o destruiré todos los objetos de mi posesión que me conecten a toda logia u organización ocultista, incluyendo masonería, brujería y mormonismo, y todo adorno, delantal, libro de rituales, anillos y cualquier joyería. Renuncio a los efectos de estos y otros objetos de masonería, incluyendo al compás y la escuadra, que yo haya tenido o mi familia, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Renuncio a todos los espíritus inmundos asociados a la masonería y la brujería y cualquiera otro pecado, y ordeno en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que satanás y todos sus espíritus sean atados y echados fuera de mí ahora, sin tocar ni lastimar a nadie, e irse al lugar señalado por nuestro Señor Jesucristo, para nunca regresar a mí o a mi familia. Acudo al nombre de nuestro Señor Jesucristo para ser liberado de estos espíritus, de acuerdo a las muchas promesas de la Biblia. Pido ser liberado de todo espíritu de enfermedad, maldición, aflicción, adicción, mal o alergia asociados a estos pecados que he confesado y renunciado.

 

Puntos Finales en la Sesión de Liberación.

Es necesario realizar por fe las siguientes acciones:

1. Quite, simbólicamente, las vendas de los ojos (engaños) y decrete que son quemadas con fuego.

2. Asimismo, quite simbólicamente el velo del luto.

3. Corte y quite de manera simbólica la soga de su cuello y, junto al collarín que ha arrancado del cuello, decrete que son quemados por fuego.

4. Renuncie al falso pacto matrimonial masónico, retirando del cuarto dedo de la mano derecha el anillo de este falso matrimonio, decretando que es quemado por fuego.

5. Quite, simbólicamente, de su cuerpo las cadenas y esclavitudes de la francmasonería.

6. Quite, simbólicamente, todas las vestiduras y armaduras masónicas, especialmente el mandil.

7. Retire simbólicamente de los tobillos, las cadenas y los grillos.

8. Quite de sobre su cabeza las espadas que lo cubren.

9. Simbólicamente, salga del ataúd, decretando que sale de toda región de muerte donde fue hecho cautivo.

10. Si su nombre propio está asociado al nombre de alguna deidad o con un ancestro que estuvo en la masonería, renuncie a su nombre y pídale a Dios un nombre nuevo. Escriba su antiguo nombre en un papel y quémelo, en el nombre de Jesús.

11. Todos los escudos familiares están asociados a la masonería, consiga el escudo de su familia y quémelo decretando que es quebrantado todo pacto masónico sobre el apellido de toda su casa.

 

Oración de Conclusión.

Espíritu Santo, te pido que me muestres cualquier otra cosa que debo hacer o por la cual debo orar, para que mi familia y yo podamos ser totalmente libres de las consecuencias de los pecados de masonería, brujería, mormonismo y todo paganismo y ocultismo relacionado.

Ahora, querido Padre Dios, te pido humildemente que por la Sangre de Jesucristo, tu Hijo y mi Salvador, me limpies de todos estos pecados que he confesado y renunciado, que limpies mi espíritu, mi alma, mi mente, mis emociones y cada parte de mi cuerpo que ha sido afectada por estos pactos y maldiciones en el nombre de Jesucristo. También ordeno que cada célula de mi cuerpo entre ahora en el orden divino y que sea sanada e integrada como fue el diseño de mi amoroso Creador, incluyendo la restauración de Espíritu, todo desequilibrio químico y funciones neurológicas, controlando todas las células cancerígenas e invirtiendo toda enfermedad degenerativa, en el nombre del Señor Jesucristo.

Te pido Señor que me bautices ahora en tú Espíritu Santo, según las promesas de Tú Palabra. Me regocijo en tú protección y en tú poder. Ayúdame a caminar en tu justicia y a nunca volver atrás. Te entrono, Señor Jesús, en mi corazón, porque Tú eres mi Señor y Salvador, la fuente de vida. Gracias, Padre Dios, por Tú misericordia, Tú perdón y Tú amor, en el nombre de Jesucristo, amén.

Extracto del libro “GADU: Gran Arquitecto Del Universo”

Por Ana Méndez Ferrel

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre