Sectas – El Principio de la Deidad 3

 

Continuemos.

2. El Ecumenismo.

La base del pensamiento ecuménico se concreta en la existencia de un solo Dios «Creador del universo» y es el hombre, a través de las diferentes culturas y religiones, quien le ha dado nombres diferentes. Esto significa para los ecuménicos que tanto Alá como Jehová, Brahma, Dalai-Lama, etc., son el mismo Dios. Para ellos todos los caminos llegan a Dios, y creer y buscar esto, es la forma de conseguir que finalmente llegue la tan deseada paz y unidad en el mundo. Esta filosofía que tiene indudables encantos, elimina al Dios de la Biblia, al equipararlo en un nivel de igualdad con todos los demás «dioses». Tengamos presente lo que Él dice de Sí mismo: «No hay Dios sino Yo. No hay fuerte; no conozco ninguno» (Isaías 44:8).

A diferencia de las descripciones de otros dioses, Jehová o Yahvé, como se nombra a Sí mismo, es un Dios único en tres personas. El Génesis comienza diciendo: «En el principio creó Dios los cielos y la tierra».

El verbo está en singular, sin embargo la palabra Dios es «Elohim», palabra en hebreo que significa «Autoridades», en plural. Esto nos indica la pluralidad dentro de la unicidad de la Deidad: Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.

La narración del Génesis continúa más adelante diciendo: «Entonces dijo Dios: hagamos al hombre a nuestra imagen, y conforme a nuestra semejanza. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creo» (Génesis 1:26)

En este pasaje también vemos cómo Dios habla de sí mismo refiriéndose a las personas de la trinidad que lo componen. Son innumerables los versículos bíblicos que demuestran que Jesús es Dios; que es la segunda persona de la Trinidad; que se encarnó y se hizo hombre. Su mismo nombre, anunciado por el arcángel Gabriel, significa: «Dios con nosotros» (Emanuel) y Jesús: «Jehová salva» (Isaías 9:6 y Lucas 1:31).

En las filosofías iniciáticas, así como en casi todas las religiones nos encontramos también con un gran número de trinidades y trilogías, éstas son muy diferentes a la Trinidad Bíblica. La trinidad fundamental de éstas se encuentra en un concepto de varios dioses que forman una familia divina formada por padre, madre e hijo. Por ejemplo, en Egipto nos encontramos con Osiris (el padre), Isis (la madre) y Horus (el hijo); entre la doctrina Brahmánica: a Nimrod, Semiramis y Tamuz. Y así en todas las demás culturas. Esto es un concepto politeísta ya que cada una de las partes de estas trilogías divinas es un dios diferente al otro. En cambio el Dios de la Biblia es un Único Dios que se manifiesta en tres personas distintas y ninguna de ellas es madre; ni en la Biblia encontramos que Dios consienta la adoración de ninguna entidad espiritual con la figura de madre.

En el Catolicismo Romano y en la Iglesia Ortodoxa se le da a la Virgen María un lugar preeminente en sus cultos, pero no significa que sea Dios ni que forme parte de la Trinidad.

En la Masonería se maneja esta forma simbólica en que se le atribuye a Dios el número tres y que todos estos dioses también se identifican con esta cifra. Basándose en la inofensiva cifra «tres», el iniciado acepta sin dificultad esta peligrosísima simbiosis entre divinidades. Sin embargo, lo que nos debe verdaderamente intrigar es, cómo ve Dios esta manera de pensar, según la cual podemos mezclar tranquilamente un dios con otro como si fueran el mismo.

«No es que haya otro Evangelio (Buenas Nuevas para salvación) sino que algunos os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente al que os hemos anunciado, sea maldición» (Gálatas 1:8).

Aquí tenemos una clara advertencia sobre el peligro de incurrir en maldición si tergiversamos el Evangelio, lo cual parece que los masones no toman en cuenta y se saltan esta dura advertencia con toda la tranquilidad del mundo. De hecho vamos a ver una serie de contradicciones, ya que por un lado parece como si se quisieran apegar a los principios de la Biblia y por otro hacen lo opuesto a lo que ésta nos enseña.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “GADU: Gran Arquitecto Del Universo”

Por Ana Méndez Ferrel

Lee El Principio de la Deidad 4

Lee El Principio de la Deidad 5

Lee El Principio de la Deidad 6

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre