Sectas – Introducción a la Masonería 1

 

La Masonería o Francmasonería es la sociedad secreta más extendida del mundo y una de las que cuenta con mayor tradición histórica. La Real Academia de la Lengua Española la define como: «Asociación secreta de personas que profesan principios de fraternidad mutua, usan emblemas y signos especiales, y se agrupan en entidades llamadas logias».

En sus comienzos, la Masonería fue una sociedad que agrupaba a los constructores de catedrales del Medioevo. Estos artesanos poseían ciertos privilegios y eran llamados Francmagons (literalmente «Albañiles Libres»), denominación que dio origen a los términos sinónimos Masonería o Francmasonería. Con el declive de la edificación de catedrales en Europa, los grupos o «Logias», en la terminología masónica, fueron admitiendo en su seno a otras personas no vinculadas con esta actividad.

Esta sociedad, eminentemente gremial, fue transformada y empezó a tener un contenido ideológico y simbólico. En los siglos XVII y XVIII adoptó algunos ritos religiosos, principalmente los de las antiguas órdenes de caballería. Tomaron como fuente de inspiración a la figura de Hiram Abiff, quien fue uno de los más grandes orfebres y artesanos encargado de la edificación del templo de Salomón. Más adelante descubriremos la identidad oculta de este personaje que, para el común de los masones, es tan sólo el arquitecto de aquel edificio levantado para Dios por el rey Hebreo, pero que para la élite de la organización es algo mucho más profundo.

La sociedad masónica era bien aceptada por civiles y religiosos en algunos países pero encontró gran oposición en la Iglesia Católica Romana. Esta ha declarado constantemente, desde 1738, que cualquiera de sus fieles que se adhiriera a esta fraternidad es culpable de grave pecado y que, por tanto, debe ser excomulgado. La razón principal de esta actitud es que el Catolicismo considera a la Masonería como «El Partido del Diablo» por las temibles ceremonias satánicas contenidas en ella. Pese a este estatuto, muchos de los miembros de sus altas jerarquías se adhirieron clandestinamente en sus filas.

Las enseñanzas de la Masonería distan de ser congruentes con el cristianismo original que encontramos en la Biblia. Son más bien, muchas de ellas las que se aglutinan en la hoy conocida como «La Nueva Era». En la Masonería convergen todas las religiones así como el humanismo, el deísmo y el naturalismo. Por esta causa no es de extrañarse que en 1990 una de las publicaciones masónicas oficiales en Norteamérica fuera titulada «LA NUEVA ERA».

El famoso historiador español Ricardo de la Cierva, menciona en uno de sus libros a un Jesuita profesor de la Universidad de Zaragoza, el padre José Antonio Ferrer, a quien la Universidad le había encargado que hiciera un estudio profundo sobre la Masonería. En este libro, De la Cierva se refiere a un discurso pronunciado por el sacerdote Ferrer en donde asegura que se involucraron sacerdotes, religiosos y obispos católicos en la Masonería, aduciendo que había más de 2000 clérigos masones en el siglo XVIII, y que se habían fundado logias aún dentro de los conventos. También es sabido que varios de los representantes de las iglesias protestantes tradicionales alrededor del mundo se encuentran en sus filas, ocupando altos grados en la organización.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “GADU: Gran Arquitecto Del Universo”

Por Ana Méndez Ferrel

Lee Introducción a la Masonería 2

Lee Introducción a la Masonería 3

Lee Introducción a la Masonería 4

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre