Predicaciones Cristianas – Entrena, No Intentes 1

 

Cuando yo conocí al Pastor Cash fue a través de la televisión, de la misma manera sucedió con él. Cuando tuvimos la oportunidad de conocernos personalmente llegamos a tener mucha afinidad. Lo sorprendente es que uno logra tener afinidad sin conocerse demasiado, nosotros no nos conocimos de pequeños, pero hemos logrado afinidad, porque somos hijos del mismo Padre y estamos unidos en la forma de llegar a los Jóvenes a través de Jesús.

Cuando lo conocí descubri un hombre sin celos y sin competencia, sin envidia que ama a Dios sobre todas las cosas, y ese es uno de los grandes secretos por los que el ha crecido tanto.

Yo me he encontrado con Pastores que siempre dice: “Gloria Dios Aleluya”, son siempre tan moldeados, y cuando encuentro a alguien normal, caminando en la naturalidad de Dios, como Omar cabrera, que me decía que tenia que ser natural en el ámbito sobrenatural y sobrenatural en el ambiente natural, y aunque parezca un trabalenguas eso te llevará a conocer la sobrenaturalidad de Dios.

Siempre que predico soy muy bíblico pero quiero contarles una película que deben de ver. Esta interpretada por Mel Gibson, y la traducción del ingles es “Fuimos soldados”. Narra la historia de unos soldados americanos descendieron en una playa y muchos de estos soldados murieron y perdieron la batalla, lo cual es algo raro, porque ellos con una pistola matan a todos. Pero lo sorprende de esta película es que el general, se para frente a su batallón, todos soldados que dejaron a sus familias para estar ahí, y les dice: “Quiero decirles que yo seré el primero en poner un pie y el último en retirar un pie del terreno enemigo. Y la segunda es que todos regresaran a casa, vivos o muertos. Y aunque esta frase suene muy de cine, es una frase real y verídica, este general se fue del terreno enemigo hasta que el último de sus soldados esta fuera de ahí.

Antes, en las iglesias éramos una generación en la que se nos mandaba a la guerra pero nunca regresábamos de ella, una guerra en la que nunca se nos enseño a volver a casa. Así que tengo un regalo del parte del Señor para ustedes, todos, vivos heridos o muertos regresaran a casa para pelear una gran batalla en la que saldrán vencedores.

La Biblia en San Juan 11-35 dice: “Y lloró Jesús.”Tengo una relación muy intensa con el Señor a pesar del corto tiempo que tengo de servirle. Si bien es cierto, conocí al Señor desde los siete años, pero hace 12 años empecé a tener una verdadera relación con Él. Hasta hace 12 años conocí al Señor de cerca, conocí la risa de Dios, descubría a un Dios que busca al hombre, en ocasiones me he puesto celoso con el Señor y me pregunto por que tengo que buscarlo siempre y le pregunto por que busco a Saulo, y después el Señor lo cambia y lo convierte en un gran apóstol. Hace poco descubrí que Dios también podía salir a mi encuentro sin que yo tuviera que estar necesariamente buscándolo,. Me paso que en un baño público me vino la unción y todos me vieron de forma extraña, cuando me reía, Tu no le puedes decir a Dios cuando te debe sorprender. Pero lo que más me impacto en todos estos años es que lo puedo hacer llorar. Yo creo que si podemos sentir su risa, podemos hacerlo llorar. He hice un pacto con Dios para nunca volverlo escuchar a llorar.

No se si decir si Jesús tenía realmente carisma o no, pero si los niños se acercaban a el es por que ese carisma venia de Dios. Jesús podía predicar, y un niño o un adulto le prestaba atención. Ese maestro también se divertía y hacía bromas. En esa película, el actor principal dice que no entiende por que nos vende n una idea de un Jesús que aparentaba haber sido crucificado desde un principio, pero ese no es ni siquiera el Cristo que la Biblia nos describe.

En el momento en que la barca entra en crisis por las tormentas que golpeaban sin piedad, y aparece a lo lejos algo que parece un fantasma, Cristo aparece caminando sobre las aguas y Pedro dice: “Si eres tu, manda que yo nade sobre las aguas”, y Jesús le dijo: “Ven”. En ese momento, creo que Pedro dice;. “Yo y mi bocota”. Pedro va caminando temeroso y cuando ve la tormenta empieza a tener miedo y se empieza a hundir, cuando Jesús lo ve se empieza a reír y lo agarra de la mano y le dice: “Porque dudaste …hombre de poca fe”.

Ese es el Cristo que debemos conocer, el que se ríe y hace bromas, que su humor esta ejemplificado de muchas formas, que mete los demonios en los cerdos, se ve reflejado en que Jesús tenía muchos amigos, y entre predica y predica, se ve que cuando el quería descansar y comer tortillas o plátanos fritos el tenía una casa donde pernotar. La casa de Maria, Marta, y Lázaro. Estas personas eran más allá de los apóstoles.

(CONTINÚA…)

Por Dante Gebel

Lee Entrena, No Intentes 2

Lee Entrena, No Intentes 3

Lee Entrena, No Intentes 4

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre