la-gloria-de-dios-para-tu-vida2Predicaciones Cristianas – La Gloria de Dios Para tu Vida 2

 

Continuemos.

Gloria Tipará: La gloria que trae restauración familiar.

Hay una gloria que restaura, es la gloria tipará, que significa restauración. Es la gloria de restauración familiar de Prover­bios 17:6.

Significa que hay orgullo por el lazo familiar a causa de la familia restaurada. Cuando tu familia está bien, te sientes orgulloso de tu familia, pero cuando tu familia está mal quieres esconderla, quieres ocultarla.

¿Por qué hay familias que se llevan tan mal? Por­que quieren cambiar a los demás. Hay personas que insisten en cambiar al otro. Te dicen: ¿Por qué te vistes así? ¿Por qué hiciste eso? Les encanta invadir al otro. No seas de los que invaden; no intentes cambiar a los demás para que sean como a ti te gusta o para que se asemejen a ti.

Ni siquiera Dios cambia a nadie que no quiera cambiar, porque él respeta la voluntad de las personas. Dios dice: “Yo estoy a la puerta… si alguno oye mi voz y abre… entraré”.

Significa que Dios no entra si no le abrimos la puerta. Dios no te cambiará si no se lo permites. Él puede poner señales para que despiertes o puede dejarte solo para que toques fondo, pero por eso no debes pedirle a Dios que cambie a nadie, tienes que pedirle a Dios que te cambie a ti y que te llene de su gloria para que seas una conexión de oro para tu familia y toda tu casa sea bendecida.

Dios no puede cambiar al que no quiere ser cambiado.

Tampoco hay que hablar descalificando. Es más fácil valorar, felicitar. Sin embargo hay gente que rotula permanentemente: el burro, el payasito, el holgazán, la nena perfecta, el torpe, el fuerte, etc.

En otras familias no hablan, nunca hablan de sexua­lidad, nunca comparten sus miedos. Son familias en las que no se puede disentir: “Mi papá nunca nos pegó, pero nos miraba y era suficiente”

Algunas parejas se ven diez minutos por día y luego se quejan de que se llevan mal. Para llevarte bien tienes que invertir tiempo, aprender a hablar y a confiar. Dios sabía estas cosas y creó una gloria de restauración para las familias.

La gloria de la restauración es una gloria de amor.

Cuando la madre de Moisés supo que faraón buscaba a su hijo para matarlo, tomó una cunita, la calafateó, le puso brea y la colocó en el río Nilo. Pero el río del mundo no arrastró al bebé, porque su mamá le dio una cobertura de amor y esa cuna hizo que Moisés llegara a la casa de faraón.

Tienes que ‘calafatear’ a tu familia, tienes que rodearla de amor, tienes que bendecir a tus hijos. Y entonces, cuando estén expuestos al río de este mundo, el río no los arrastrará porque tus hijos fueron creados para el reino de la luz, para el reino del Señor.

Cuando bendices a tus hijos anulas la maldición. Pídele al Señor la gloria de restauración, porque si Dios te restaura, estarás listo para ayudar a los demás.

La gloria de la restauración no es un apósito adhesivo, porque te cambiará de adentro hacia fuera. Cuando la gloria tipará te restaura, te conviertes en una conexión de oro para tu familia. Ya no esperarás que cambie el otro, porque Dios te cambiará a ti y, como ocurrió con Obed-edom, llevarás la gloría a tu casa.

No ores pidiendo que Dios cambie al otro. Tu oración debe ser: «Dios, cámbiame a mí». Dios no puede cambiará aquel que no quiere ser cambiado. Ni Dios puede hacerlo.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro «Alcanzando el Exito»

Por Bernardo Stamateas

Lee La Gloria de Dios Para Tu Vida 3

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre