Predicaciones Cristianas – La Fe Que Obra Milagros 3

 

Continuemos.

No permita que el diablo le mienta. Dios no está tratando de matar su matrimonio o su cuerpo. Dios no está tratando de matarlo con alguna enfermedad, Dios no está tratando de robarle la vista, Dios no está tratando de destruirle; ésa no es la obra de Dios, ésa es la obra del diablo.

Las enfermedades y dolencias no son de Dios, son del diablo. Si fuesen de Dios, piense, ¿cuál sería la razón? Sólo razone un instante, si Dios le puso eso, si Dios le mandó ésa enfermedad, si Dios le puso ésa parálisis y todas las otras cosas feas de su vida, y ésa es la voluntad de Dios; entonces porque está tratando de ponerse bien y salirse de la voluntad de Dios.

Hay algo en su corazón que le dice, no está bien, no, no, no, no, no, y si Dios las mandó entonces todos los médicos trabajan en contra de Dios, ahora, no se vaya a decir que yo dije eso, yo he dicho sí. Gracias a Dios por cada médico, gracias a Dios por cada enfermera, gracias a Dios por cada Hospital, gracias a Dios por todos los que pueden hacer algo, pero escúcheme, Ud. recibe fe por el oír y el oír esta palabra de Dios.

Su enemigo es el diablo. Él ha venido sino para hurtar y matar y destruir, pero Jesús dijo, no me confundas con el Diablo. No me confundas con el diablo. Él dijo: ¿Yo he venido para que tengas SIDA? ¿Yo he venido para que todos tengan cáncer? ¿Yo he venido para que tengas fuertes dolores de cabeza? No les escucho. ¿Yo he venido para que esté paralítico? ¿Yo he venido para que tenga un ataque al corazón?

¡No! Escuche la palabra que le dará fe: «Yo he venido para tengas vida y para que la tengas en abundancia”. Aleluya. ¡Aleluya!

La voluntad de Dios es que tengan vida abundante. Y usted dirá, yo soy paralítico y tengo ésta enfermedad y ésta otra, y todo esto. Bueno, tiene que rebelarse, tiene que rebelarse, tiene que rebelarse, tiene que ponerse de pie y decir ¡no diablo! ya encontré quien ha puesto esto en mí, yo rechazo esto, y voy a hacer lo que pensaba que no podía hacer, yo me voy a levantar, ya sé cuál es la voluntad de Dios: vida abundante y la clamo. Tú no me robarás. Esta es la fe bíblica. Usted dirá bueno ¿y si hago eso y no pasa nada?, pero que tal si lo haces y pasa algo. Amén, hay que luchar en ésta vida.

Cuando dejé la India, no ésta vez sino la anterior, me sentía muy desanimado, yo pensé que nunca regresaría, me sentía deprimido, allí todo había salido mal. No se los he dicho, pero nos pasó de todo, di la vuelta y me volví a casa. Era un momento oscuro, tuve que luchar todo eso. Y el diablo que decía, no regreses más, no vuelvas más, no vuelvas más. Nunca vuelvas. Quédate en tu iglesia para siempre.

Le respondí, diablo, ¿sabes que voy a hacer? No solamente volveré, volveré a la capital Nueva Delhi, India, y voy a sacudir la India con la palabra del Dios vivo.

No fue fácil. Ud. debe luchar en la vida, debe ponerse de pie y decir: no diablo, tu no vas a robar mi salud, no Diablo, tu no me vas a quitar mi hogar, no Diablo, tu no vas a robar mi matrimonio. ¡No Diablo, tu no vas a robar mis sueños!

¿Pero de donde viene esa fe? Viene por el oír y el oír la palabra de Dios.

¿Usted tiene interés de salir de sus problemas? Si

¿Usted tiene interés en saber cómo agradar a Dios y ver el poder obrador de milagros del Señor? Quédese con nosotros.

La fe es por el oír y el oír la palabra de Dios. Usted debería leer la palabra de Dios.

Número uno: leer la palabra de Dios, léala, solo léala. No se preocupe en estudiarla, sólo léala. Debería leer al menos 10 capítulos por día: 2 en el A.T., 2 en el N.T, 5 Salmos y 1 Proverbio. Eso se llama el Club de los 10. Deberías comenzar allí. Sólo lea y acérquese a Dios.

Y segundo, debería meditar, meditar en las escrituras que resaltan, márquelas y medita en ellas. Y deje que ronden y ronden.

Y cuando ande por allí, ¡háblelas! ¡Hable de ellas! Deje que su boca haga su trabajo. Sus palabras no deberían describir la situación, sino sus palabras deberían cambiar la situación. Léela, medítala, háblala y la fe vendrá no a su cabeza, sino la fe vendrá a su corazón y Ud. será un hombre y una mujer de fe.

La Biblia llama a la Iglesia, la familia de la fe. Y la fe viene oyendo y viendo, caminando y confesando la palabra de Dios.

(CONTINÚA…)

Por Pastor John Osteen

Lee La Fe Que Obra Milagros 4

Lee La Fe Que Obra Milagros 5

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre