habemus-ecclesiaPredicaciones – Habemus Ecclésia 1

 

Pasaje clave: 1 Crónicas 12.32.

Una de las funciones principales de los líderes del pueblo de Dios es ayudar a sus hermanos en el proceso de discernimiento de los tiempos, es decir, animar y asistir a una interpretación de los acontecimientos que se dan en el mundo y en la historia, desde una perspectiva del Reino de Dios.

En estos días la información ha estado concentrada en la elección de Jorge Bergoglio como nuevo Papa de la Iglesia Católica Apostólica Romana. ¿De qué manera los evangélicos leemos este hecho que ha sacudido a todo el mundo? ¿Cuáles son las implicancias que esto tiene para nuestras vidas y misión?

A través de estas líneas quisiera contribuir a ese proceso de discernimiento espiritual que como creyentes todos debemos hacer, y en particular compartir esta reflexión con tantos pastores que me han escrito y llamado preguntándome y pidiéndome una interpretación. Por cuestiones de espacio, quisiera resumir mi análisis en tres pensamientos principales.

 

1. Lo Que Podemos Vislumbrar.

Es evidente que el nombramiento de Jorge Bergoglio como nuevo Papa de la Iglesia Católica Apostólica Romana ha provocado una conmoción en nuestro país. Una gran expectativa se ha generado. Y esto también produce de aquí en más que los efectos de su liderazgo no pasarán inadvertidos. Al tratar de anticipar lo que vendrá, creo que su liderazgo tendrá consecuencias tanto en el plano religioso como el marco social. En el plano religioso uno vislumbra al menos tres cosas.

A. La primera es un freno al proceso de desacralización de la sociedad que algunos sectores han pretendido imponer en nuestra nación. De desestimar lo espiritual, lo religioso. La respuesta masiva de los argentinos, no sólo de católicos, ante este nombramiento, demuestra que esos intentos de pérdida de valores, de cambios en la educación, de inmoralidad en los medios de comunicación, son generados por una pequeña minoría de nuestra nación.

Que la inmensa mayoría de los argentinos creemos en Dios, y queremos vivir según valores y conceptos que compartimos prácticamente todos. Y que uno no tiene que pedir disculpas por ser alguien de fe, por vivir coherentemente con esa fe, y por opinar y participar activamente en los diferentes niveles de nuestra sociedad, no a pesar de nuestra fe, sino a causa de nuestra fe, respetando y dialogando creativamente con esa minoría que no comparte la fe.

B. La segunda cosa que en el plano religioso uno vislumbra es la posibilidad cierta de un fortalecimiento de la Iglesia Católica en el mundo y en Argentina en particular. Luego de varios años de pronunciado declive, tanto en el número de feligreses, en el número de vocaciones, en el nivel espiritual y aún moral, el liderazgo de Francisco I hará que muchos católicos que estaban decepcionados con la Iglesia tengan una apertura nueva.

Creo que ese declive sostenido del catolicismo en su bastión principal que es Latinoamérica, además de las cualidades personales de Bergoglio, fue lo que motivó a los cardenales a elegir un Papa latinoamericano.

La impronta del nuevo Papa traerá un nuevo acercamiento de los católicos a su Iglesia. Pero esta posibilidad de fortalecimiento se verá confirmada en el tiempo, únicamente si los obispos y sacerdotes argentinos toman y replican las características del liderazgo de Bergoglio, es decir: un corazón pastoral y cercano a la gente; una voz profética ante las injusticias sociales; una apertura humilde y práctica hacia las otras Iglesias Cristianas; un diálogo fluido con las otras religiones que permita un clima de convivencia y armonía en la diversidad; un perfil personal de despojo, humildad y respaldo moral; y sobre todo un compromiso con la evangelización centrada en Jesucristo como Señor y centro y no meramente una “iglesificación”.

De lo contrario, si los agentes pastorales no replican el liderazgo de su Papa, toda la expectativa generada quedará focalizada únicamente en admiración hacia la persona de Francisco I, pero no redundará en fortalecimiento de la Iglesia Católica Argentina, sino que como viene ocurriendo en todo el continente, seguirán perdiendo gente.

(CONTINÚA…)

Por Pastor Carlos Mraida

Tomado de iglesiadelcentro.org

Lee Habemus Ecclésia 2

Lee Habemus Ecclésia 3

Lee Habemus Ecclésia 4

Lee Habemus Ecclésia 5

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre