2. ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? Antes Adán estaba desnudo pero no lo veía pues la gloria lo cubría, pero alguien le metió palabras estúpidas y le hizo tener miedo de Dios. Dios está para darnos una nueva oportunidad, ¿te permitirás triunfar, tener éxito y avanzar?

Leí que nadie se muere ahogado, la gran mayoría de los que se ahogan es porque muere de miedo y eso les produce un paro cardíaco. Cuando fueron revisados, muchos no tenían suficiente agua en los pulmones como para morir, pero el miedo a morir hizo que se ahogaran. Cuando uno no sabe nadar, patalea, pega, y toda la energía que puede usar para salir, la usa para hundirse, porque así es el miedo.

El miedo es fe en reversa, fe en lo malo. Y fe es creer lo que Dios nos prometió.

Agar salió del lugar y se puso a llorar, el niño gritó y Dios irrumpió en escena diciendo: “Agar tómale de la mano, empezarás a hacer algo por vos. Hasta ahora te mantuvieron Abraham y Sara, te dieron casa, trabajo, te cuidaron, pero aprenderás a tomar tu vida en autoridad; te prometí que el niño iba a crecer y sería una nación grande, y lo cumpliré.” Cuando oyó decir eso, ella abrió los ojos y dijo: Yo sé que sos el que me ve. Y el niño fue arquero. Un arquero es alguien que ve y usa las manos, dos cosas que su mamá le impartió. Todo lo que impartamos a nuestros hijos y a nuestros sueños tendrán nuestra marca, la de nuestra fe que se transmite.

Pablo le dijo a Timoteo: “Tu mamá y abuela te criaron y te pasaron su fe”.

Dejarás una huella en los tuyos y los sueños tendrán tu identidad.

Nunca te compares con nadie, no trates de hacer las cosas como otro, porque lo que Dios te dijo tendrá tu sello espiritual y las revelaciones que te impactaron pasarán a tus hijos, tu familia, y los hijos de tus hijos por mil generaciones.

Para Agar el odre, la fuente de agua, siempre fueron Abraham y Sara, pero tuvo que morir a la dependencia de ellos para entender que su fuente era Dios.

Cuando las emociones negativas nos atan a una persona o a una situación, nuestra fe se ahoga y si no funciona, en el Reino sin fe nada funciona. Durante años la iglesia en Argentina y Latinoamérica perdió tiempo reprendiendo al diablo, (no digo que no hay que hacerlo cuando haya necesidad), en vez de mirar para adentro y descubrir que éramos nosotros los que abortábamos nuestra fe con situaciones y gente del pasado y que debíamos cerrar.

Hoy Dios te dirá: ¡Basta! Ese tema se terminó, debes cerrarlo.

Todo Israel lloró cuando Moisés se murió, lloró Josué que era un niño, discípulo del mentor, y Dios se le apareció y le dijo: Josué, ya está, Moisés se murió, se terminó.

Mucha gente tiene situaciones que debe cerrar, punto y basta, clausurar, finalizar. Perdonar, soltar para cerrar el pasado.

Hay gente que aun lucha por cosas que debe soltar, y no lo pide por fe sino por miedo, porque no cree que Dios pueda darle algo más grande, y está llorando porque lo echaron del trabajo anterior pero por miedo.

Hay gente que tiene que desatarse y soltar gente de su vida, situaciones, historias, porque lo que viene siempre será mejor. -Hay gente que tiene que cerrar situaciones del pasado, hay cosas que nunca dijeron, palabras que quedaron guardadas; perdieron familiares a los que les hubiese gustado decirles cosas que nunca le dijeron, y deben sacar esas palabras para cerrar el tema porque le produce angustia y esas emociones le ahogaron la fe.

Hay gente que fue bendecida y jamás dieron las gracias y Dios dice: Hoy tenés que decirlo: “Señor yo bendigo a “tal persona” porque estuvo conmigo en determinada oportunidad.” También debes cerrarlo.

Hay cosas para clausurar, personas para desatarse y situaciones que quedaron guardadas debemos cerrarlas porque Dios nos acompañará en la próxima etapa y creceremos juntos, en el presente y futuro.

Abraham y Sara deben quedar atrás, el pasado se tiene que cerrar. Lo que Dios puso en tus manos va a crecer, tu futuro va a ser de gloria, serás un experto arquero, todo lo que Dios ha puesto en tus manos alcanzará el nivel de excelencia. En medio del desierto Dios va a abrir agua fresca, visión nueva, y te la dará para que la transmitas a los demás y quedarán marcados.

Por Bernardo Stamateas

1
2
3
Artículo anteriorArtículos – EL FALSO 1
Artículo siguienteSERIE DESAFÍOS PJA EDICIÓN ESPECIAL: SURGE UN REINO
Psicólogo, docente, consultor familiar, conferencista y autor (Verdades Que Sanan, Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes). Trabajé con la niñez y la formación de maestros de niños. Fui pastor de adolescentes y jóvenes por más de 10 años. En la actualidad me dedico a enseñar, escribir, dictar conferencias y dirigir www.devocionaldiario.org y www.desafiojoven.com, donde millones de personas son alentadas, edificadas y fortalecidas en su fe. Casado y padre de tres hijos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre