Predicaciones Cristianas – El Poder de la Bendición 2

 

Continuemos.

Segundo Principio: Mi Normalidad es Ser Bendecido.

Esa es tu normalidad, Dios dice que estás bendecido. Hoy se discute qué es normal, algunas personas toman la normalidad estadística, por ejemplo que te roben es normal, si de cada diez, a nueve le robaron, estadísticamente hablando es normal, sí, porque la normalidad estadística se mueve por números. ¿Cuántos por ejemplo tenemos caries? Si de cada diez, siete tienen caries, eso significa que tener caries es normal estadísticamente hablando, ese es un criterio de normalidad. No es el mío.

Hay otro criterio de normalidad que es el filogenético que utiliza la ciencia, por ejemplo se comparan los mamíferos superiores con el ser humano y dicen, si los monos hacen esto, entonces es normal, porque los hombres venimos del mono, lo comparan. Tampoco es mi normalidad.

Está el concepto social de normalidad, si en un pueblo funcionan de tal manera, todos lo hacen, eso es una normalidad sociológica, si muchos lo hacen es normal, si muchos no lo hacen no es normal.

Está el concepto de normalidad moral: lo que yo creo que está bien o lo que está mal o mi concepto religioso de normalidad.

Nosotros los cristianos no tenemos ni la normalidad estadística, ni la filogenética, ni la social, ni la moral religiosa, nuestra normalidad es lo que Dios nos dijo que nos va a suceder, nuestra normalidad es lo que Dios nos prometió.

El soldado le dijo: Señor yo no soy digno, yo doy orden, yo digo «ve» y va, «ven» y viene, pero yo quiero que vos ahora hables la bendición, porque yo quiero incorporar lo que vos vas a hablar a mi casa. Un cristiano no es alguien que tiene una religión, es alguien que ha incorporado a su hablar, lo que Dios le ha dicho y lo que Dios le ha prometido y Dios te ha dicho que tu normalidad no es lo que le pasa a todo el mundo, tu normalidad es lo que Dios dijo y Dios dijo: «te bendeciré y serás de bendición». Tu normalidad es estar bendecido en todas las áreas de la vida.

«Pastor, en mi familia todos se suicidaron», pero a vos no te va a pasar, tu descendencia será bendita. «En mi casa se murieron todos de cáncer», pero vos no te vas a morir de cáncer, porque tu descendencia será bendita. Tenemos que aprender a declarar que nuestra normalidad va a ser lo que Dios nos prometió y Dios nos prometió bendición. porque el que murió en la cruz venció al diablo, a la muerte y al pecado para que nosotros estemos bendecidos en todas las áreas.

Mi normalidad es que esté bendecido. Dios se comprometió a hacer todo lo necesario para bendecirnos. Jesús dice: Dios es como un papá, (Lucas 15), que se le fue el hijo y gastó todo y el papá lo esperó en la puerta, cuando el hijo volvió todo mugriento porque estuvo con los chanchos, el padre lo abrazó, así es Dios.

Y ¿saben cómo es Dios? es como un pastor que tenía cien ovejas y se le perdió una y el pastor fue a buscar a la ovejita y la encontró y la cargó y se la llevó, pero después va a hablar otra imagen que hoy me avivé, dice: Dios es como una mujer a la que se le perdió una moneda y dijo ¿dónde está mi moneda? y revolvió todo, revolvió hasta que la encontró. Dios va a revolver todo lo que haya que revolver hasta que seas bendecido. Dios es como una mujer, yo sé que está acá.

Dios te va a buscar, Dios te va a buscar hasta encontrarte y Dios va a revolver todo, cielo y tierra hasta que seamos bendecidos por completo.

Perdiste el trabajo, se viene una nueva bendición. Nosotros no nos matamos porque tenemos el poder de la bendición, cuando algo sale de nuestra vida es porque Dios va a mandar algo mejor. Te abandonaron, el que viene va a ser mejor que el que se fue, gloria a Dios y no va a tener olor a ajo.

(CONTINÚA…)

Por Bernardo Stamateas

Lee El Poder de la Bendición 3

Lee El Poder de la Bendición 4

Lee El Poder de la Bendición 5

Lee El Poder de la Bendición 6

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre