Predicaciones Cristianas – El Poder de la Bendición 5

 

Continuemos.

Tenemos que recibir la bendición hoy. Hoy estás bendecido. Vos atas al día la bendición, vos le pones el horario a tu bendición hoy, los que hoy llegaron enfermos, hoy le tenés que poner hoy a tu milagro, porque este hombre cuando habló con Jesús, habló en ese hoy y el Señor en ese hoy, le dio la bendición. Hoy Dios tiene que poner su mano, hoy nos tenemos que levantar y pelear contra lo malo, hoy nos tenemos que determinar a ver la victoria, hoy tenés que salir de la depresión, hoy, hoy tenés que recibir la gloria del hoy, hoy nuestra casa tiene que ser bendecida, hoy, hoy.

Te voy a enseñar algo más. Jesús no entró a la casa, Jesús habló con el centurión fuera de la casa y cuando el centurión le dijo: di la palabra, ordena Señor, no necesito que entres y lo toques, ordena a la enfermedad que se vaya, ese hombre creó una atmósfera de gloria y ese lugar fue bendecido. Esto me lo dijo el Señor recién, este lugar fue bendecido y ese otro lugar recibió el milagro, hoy en lo físico estamos acá pero hoy vamos a llenar acá de la gloria de Dios, y allá va a ser bendecido por el milagro que estamos necesitando.

Le hablo a todos los que han venido por un criado, por un familiar, por una necesidad, hoy estamos acá tomando el nombre de los nuestros que no han podido estar hoy acá, pero acá no es la casa, pero es acá en la iglesia, y acá vamos a generar una atmósfera que se inunde de gloria, y si acá soltamos la palabra, allá recibirán el milagro.

Jesús hizo tres milagros a distancia, y el Señor me dijo, por eso puse este pasaje bíblico en el corazón; vienen milagros a distancia, vamos a estar en un lugar y bendecir otro por el poder de la fe, a Jesús no le impactó la sinagoga, Jesús no dijo qué buen hombre, qué buen corazón, no le impactó eso, tampoco le impactó la sinagoga como le impactó a los ancianos, a Jesús le impactó su fe.

El hombre era un soldado que dijo, yo doy orden y obedecen, yo soy coronel. Él es el Señor, tiene que obedecer la enfermedad, si yo le digo van y van, él le dice que se vaya la enfermedad. La gente de mayor fe no es la que sabe la Biblia de memoria, es la gente que sabe ejercer fe, si Dios lo hizo ahí, lo va a hacer conmigo también.

Hoy, ato mi hoy a la bendición, cada día lo primero que hacemos, no es escuchar las noticias, hoy estás bendecido, hoy es el día que hizo el Señor, hoy me alegraré y me gozaré y hoy estamos acá y ahora vamos a ser bendecidos.

Las bendiciones son, a veces como Pedro, y a veces como Andrés. ¿Saben quiénes eran Pedro y Andrés? apóstoles del Señor, eran hermanos. Pedro predica y se convierten tres mil, pasan unos días, unas horas, vuelve a predicar Pedro y se convierten cinco mil, en dos días, puso ocho mil goles en dos partidos. A veces somos como Pedro, donde las bendiciones te vienen de a miles, pero a veces, me dijo el Señor, somos como Andrés, él era el hermano de Pedro ¿Sabés cuántos ganó Andrés? a uno, a Pedro, pero ese uno ganó a ocho mil.

Vas a hacer solo un gol, pero ese gol es a lo ganador. Vas a hacer un contacto, pero ese te va a abrir Egipto, vas a hacer un negocio, pero ese te va a traer multitudes, porque a veces es como Pedro gol, gol, gol, y a veces no pasa nada.

Sabés a cuántos Jesús les dio de comer pan y peces, como doce mil, tenía cinco panes que eran de un nene y ¿adiviná quién le llevó el nene con unos panecitos al Señor?, Andrés, le trajo un nenito chiquitito pero el nene le trajo doce mil milagritos, mas doce cestas llenas. Le trajo a uno, Andrés era medio vago, pero cuando metía el gol era un golazo.

Y yo profetizo que habrá Pedros que van a hacer goles, pero habrá Andrés que van a ser pocos pero en el mundo espiritual van a ser muchos.

(CONTINÚA…)

Por Bernardo Stamateas

Lee El Poder de la Bendición 6

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre