Inicio Sermones Sermones – G. Maldonado CRISTO MANIFESTANDO SU PODER A TRAVÉS DEL CREYENTE...

Sermones – G. Maldonado CRISTO MANIFESTANDO SU PODER A TRAVÉS DEL CREYENTE 1

0
720

Predicaciones Cristianas – Cristo Manifestando Su Poder Sobrenatural a Través del Creyente 1

 

El libro de los Hechos marca el final del ministerio de Jesu­cristo y el comienzo del ministerio de la iglesia. Los prime­ros 4 versículos de este compendio sirven de puente hacia una nueva etapa; de ahí en adelante, somos nosotros quienes per­petuamos lo que Jesús comenzó. Estamos en este mundo para continuar todo lo que Él hizo; para eso nos dio el mismo poder y la misma autoridad que el Padre le otorgó, de manera que todo el que crea en ese poder y lo abrace puede hacer lo que Jesús hizo. Éste es un ministerio para cada creyente que ha recibido a Jesús como Señor y Salvador y obedece Su Palabra. Hechos registra las obras que realizaron los apóstoles de aquel tiempo, movidos por el Espíritu Santo, pero también queda abierto para que cada creyente continúe escribiendo las victorias propias que Dios le dará, cuando actúe en el nombre de Jesús.

La palabra hechos significa acciones, hazañas, obras o eventos; es algo que hemos realizado, como la prédica de la Pa­labra con demostraciones del poder sobrenatural de Dios para sanar y hacer milagros; incluye todos sus progresos en el cum­plimiento de la gran comisión que Jesús nos dejó. Visto de esta manera, usted también puede escribir un libro de hechos de lo que el Espíritu Santo realiza usando su vida. Los primeros apóstoles estaban en continuo movimiento; mientras iban sa­naban a un enfermo, mientras llegaban expulsaban un demo­nio, y mientras volvían hacían un milagro. Ellos se encargaron de hacer avanzar con ímpetu el reino de Dios. A ese cuerpo se le llamó iglesia. Sin embargo, pese a lo importante que es, Jesús apenas lo mencionó una vez; sin embargo, citó el reino más de 150 veces. Desde el comienzo de su ministerio hasta su resurrección, siempre le dio prioridad al reino. La iglesia es la manifestación creciente del reino de Dios para servir a Jesús, pero el reino es más grande que la iglesia.

 

¿Cuáles son los Nombres que la Biblia da a la Iglesia?

El pueblo de Dios es citado en la Biblia con diferentes nom­bres. Se le llama iglesia, cuerpo, obra, templo, familia, novia y ejército. Hay quienes afirman que la iglesia es un hospital pero la Biblia nunca la llama así. Sí, la iglesia restaura y sana al enfermo, al caído, al triste y al afligido, pero esa no es su única función ni tampoco la principal.

 

¿Qué es la Iglesia?

La iglesia es el cuerpo de Cristo. El origen de esta palabra lo encontramos en dos términos hebreos: edah que se usa para referirse a «congregación» y qahal que significa «asamblea». Edah se refiere a un grupo homogéneo; no es una colección de individuos sino una gran unidad, sin diferencias ante Dios. Por su parte, eklesía, el término griego, significa «los llama­dos a asamblea». Esta palabra reúne los dos aspectos de una asamblea: uno, es el hecho que alguien llama a que se junten los individuos; y dos, que existe un propósito o razón para lla­marlos. En síntesis, eklesía es una congregación llamada por alguien con un propósito; es llamada por Jesús con el propósito de cumplir Su voluntad en la tierra.

Veámoslo de esta manera, hemos sido llamados del mundo para conformar el cuerpo de Cristo, y obedecer a la cabeza que es Jesús. Pero la cabeza no puede hacer nada si el cuerpo no se mueve. Si mi cabeza quiere salir por una puerta ahora, ella toma la decisión pero el cuerpo tiene que moverse. Si quiero recoger algo del suelo, la cabeza toma la decisión pero la mano tiene que estirarse. Asimismo es con Jesús, como cabeza, Él tiene planes, deseos, propósito, misión, mandato, pero no los puede llevar a cabo a menos que el cuerpo colabore. Aunque quiera dejar al cuerpo a un lado y que la cabeza lo haga todo, no va a suceder, porque la función de la cabeza es ordenar y la del cuerpo, ejecutar o llevar a cabo.

Cuando Dios nos pide que hagamos algo es porque Él no lo va a hacer por nosotros. Por ejemplo, Dios nos mandó a proclamar el evangelio a todo el mundo, empezando por nuestro vecindario, en las ca­sas, en el templo, a las ciudades, a las naciones, y también nos mandó a hacer discípulos. Nos mandó a sanar a los enfermos, a predicar el evangelio del reino, y prometió que las señales nos seguirían (Marcos 16:20).

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Cómo Caminar en el Poder Sobrenatural de Dios”

Por Guillermo Maldonado

Lee Cristo Manifestando Su Poder a Través del Creyente 2

Lee Cristo Manifestando Su Poder a Través del Creyente 3

Lee Cristo Manifestando Su Poder a Través del Creyente 4

Lee Cristo Manifestando Su Poder a Través del Creyente 5 

No hay comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre