Inicio Sermones Sermones – G. Maldonado ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE SANIDADES Y MILAGROS?...

Sermones – G. Maldonado ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE SANIDADES Y MILAGROS? 1

0
3499

Predicaciones – ¿Cuál es la Diferencia Entre Sanidades y Milagros? 1

 

Un milagro toma lugar instantáneamente, es notorio a los sentidos; en cambio, la sanidad es progresiva. Por eso, el mila­gro produce un cambio que va más allá de la sanidad. En los testimonios previos pudimos ver por ejemplo, que Dios restauró el funcionamiento del sistema sanguíneo, eso es sanidad; en cambio en el milagro, Dios creó algo que no existía físicamente era el cuerpo de una persona.

¿Quién necesita un milagro? Todo el mundo quiere un milagro porque la humanidad clama por un Dios vivo. El deseo por los milagros no es una señal de ig­norancia, sino que revela el intenso deseo de tocar al Dios invisible y verlo en acción. Hay quienes aseguran que la educación tomará el lugar de los milagros, que no los vamos a necesitar. Sin embargo, la educación, por buena que sea, nunca podrá eliminar el deseo por lo sobrenatural.

Un milagro hecho en el nombre de Jesús es más valioso que un año de teoría académica. Éste es un poderoso testimonio que muestra la milagrosa intervención de Dios:

Éste es un caso sucedido en México. Subió al altar a testi­ficar un niño de 15 años acompañado de su madre. Había lle­gado al auditorio en silla de ruedas porque no podía caminar. Los doctores lo habían desahuciado debido a una insuficiencia renal crónica, que es una condición que hace que los riñones dejen de funcionar. Clínicamente, el niño tenía su corazón demasiado grande, su hígado muy pequeño, sus riñones completamente afectados, y su crecimiento se había detenido a causa de la enfermedad. Cuando el niño subió al altar no cesaba de llorar, y cuando le pregunté, «Hijo ¿por qué lloras?», su res­puesta fue: «Lloro de felicidad, porque antes iba a morir y Dios me sanó». Él y su madre habían venido de un pequeño pueblo ubicado a dos horas de camino, gracias a la ayuda de amigos que oraban para que Dios hiciera un milagro. Y allí estaba el niño, dando su testimonio al mundo. Lloraba de felicidad al saber que Dios había hecho un milagro poderoso en su vida. ¡Lo había sanado! Ya no tendría que usar más la silla de rueda. ¡Tenía vida! Su corazón latía normal y sus riñones fueron creados nuevos. Cuando le pregunté a la mamá lo que sentía, ella contesto: «El mejor doctor sanó a mi hijo que estaba desahuciado». ¡Dios lo sanó!

 

¿Qué es una Señal?

La palabra señal viene del griego “simeíon” que significa, marca del poder sobrenatural de Dios; es también una muestra de Su amor; es el sello por el cual una persona es distinguida y conocida. Simeíon se refiere a un prodigio o portento que ocurre de manera inusual y trasciende el curso común de lo natural, Dios usa señales para autenticar al hombre que Él ha enviado; pero también, por medio de señales el hombre prueba que la causa que defiende proviene de Dios. Las señales de Dios no sólo sirven para ayudar a las personas, sino que básicamente sirven para darle gloria a Jesús como hijo de Dios.

Dios hace señales como alegorías para comunicar una gran verdad del reino y de Jesús. Sin embargo, debemos poner mucha atención en este pun­to, porque existe una gran diferencia entre saber que las seña­les nos siguen y adorar las señales. Dios nos prohíbe adorarlas. Las señales nos seguirán cuando nuestra pasión por Dios sea mayor que la pasión por verlas. Veamos la señal que Dios nos envió en México:

Estando en una conferencia, Dios mostró a Su pueblo una señal clara y evidente de lo que Él está haciendo. Éste es el caso de un hombre que tenía el dedo pulgar izquierdo más corto que el derecho por casi una pulgada. De pronto, mientras perma­necía con sus ojos cerrados pidiéndole a Dios que le hiciera el milagro creativo de estirarle su dedo, sintió un ligero calor en sus manos; al abrir sus ojos se llevó tremenda sorpresa al ver que su pulgar izquierdo había crecido. Para comprobarlo, juntó sus manos y se dio cuenta que al tenerlas al mismo nivel, sus dos pulgares eran del mismo tamaño. El hombre estaba impre­sionado y llorando por lo que Dios había hecho esa noche. Pero, más allá del milagro, Dios había enviado una señal: El minis­terio apostólico, el cual se representa con el dedo pulgar, está siendo restaurado en México. ¡La gloria sea siempre para Dios!

Hasta aquí hemos visto qué es una sanidad, qué es un milagro y qué es una señal. Veamos ahora las funciones que cumplen las señales en la Biblia, qué es una maravilla y qué es la expulsión de demonios.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Cómo Caminar en el Poder Sobrenatural de Dios”

Por Guillermo Maldonado

Lee ¿Cuál es la Diferencia Entre Sanidades y Milagros? 2

Lee ¿Cuál es la Diferencia Entre Sanidades y Milagros? 3

Lee ¿Cuál es la Diferencia Entre Sanidades y Milagros? 4

No hay comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre