Predicaciones – Milagros, Señales, Maravillas y Expulsión de Demonios 2

Continuemos.

He visto y oído las señales de primera mano. No me las contaron, yo mismo he visto a los ciegos ver, a los sordos oír, a los mudos hablar, a los paralíticos caminar, el cáncer desapa­recer, la gente con SIDA ser sanada y cualquier tipo de enfer­medad incurable ser curada; he visto crearse carne y huesos donde no los había. He presenciado milagros creativos, podero­sos, inusuales, tales como crear dientes nuevos, crecer pelo en una cabeza calva, perder peso en fracciones de segundo, y mu­chos otros. Y todo esto fue hecho en el poderoso nombre de Je­sús. Así que, no tenemos que ir hasta el tiempo de los apóstoles para ver los milagros; podemos verlos en esta era, con nuestros propios ojos. Jesús ha resucitado y sigue obrando milagros hoy. Yo lo he experimentado en más de cuarenta países del mundo, y usted también puede vivir esa experiencia.

Sabemos que Jesús está vivo, cuando lo vemos hacer los mismos milagros que hizo mientras estuvo en la tierra.

Si el cristianismo que usted practica no produce ni se basa en milagros, sólo se ha unido a una religión muerta. El mundo necesita saber que Jesús resucitó de los muertos, que está vivo y hace milagros como muestra de Su amor. Uno de los mayo­res problemas de la religión es que no puede traer a Cristo al presente, al ahora; siempre habla del pasado y del futuro, pero no del presente. Si Cristo no puede hacer milagros hoy, ¿por qué llamarlo Dios? Y si Dios no puede hacer milagros, ¿cómo podríamos decir que Él es amor?

Yo oro al Señor que mientras Usted lee este capítulo, todas las experiencias sobrenaturales que he vivido y que he plasmado aquí ocurran igualmente en su vida; pido que usted reciba un milagro creativo, una sanidad, y que luego vaya a llevarles a otros lo mismo que recibió.

Dios está desatando los más extraordinarios milagros, se­ñales y maravillas que jamás la tierra haya visto. Cada uno de esos milagros va a impactar una ciudad, una nación e incluso continentes, tal como ocurrió en el libro de los Hechos. Esto causará que la gente doble sus rodillas ante Jesucristo y creen que Él es el Señor. Con el fin de entender mejor algunos puntos acerca de lo sobrenatural, definamos ciertas palabras que resultan fundamentales; además, veamos la diferencia que existo entre ellas.

¿Qué es Sanidad?

En el griego del Nuevo Testamento existen varias palabra» para describir sanidad, aunque tres son las principales.

La primera es “iasis” que se refiere al acto de sanar o curar. He aquí, echo fuera demonios y hago curaciones (ia­sis) hoy y mañana, y al tercer día termino mi obra (Lucas 13:32)

La segunda es “therapeúo”, que significa curar, pero también honrar y adorar, de aquí deriva la voz en español terapia.

Y cuando la gente lo supo, le siguió; y él les recibió, y les hablaba del reino de Dios, y sanaba a los que ne­cesitaban ser curados (therapeúo) (Lucas 9:11).

La tercera palabra es “iáomai” que es un término mucha más completo, pues no sólo significa curar o sanar físicamente, sino que incluye ser libre de pecados o ser salvo; ése era el ministerio de Jesús, tal como lo podemos ver en el verso de abajo.

Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bie­nes y sanando (iáomai) a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él (Hechos 10:38).

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Cómo Caminar en el Poder Sobrenatural de Dios”

Por Guillermo Maldonado

Lee Milagros, Señales y Maravillas 3

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre