Predicaciones Cristianas – Principios y Revelaciones Para Fluir en lo Sobrenatural 1

 

Sin lugar a dudas, éste es uno de los capítulos más trascen­dentes de este libro. Aquí comparto conceptos, principios y revelaciones que he aprendido a lo largo de veinte años de expe­riencia en la ministración del poder sobrenatural de Dios sobre miles de personas. Este es el resultado de ver a Dios hacer toda clase de sanidades, liberaciones, transformaciones, salvacio­nes, milagros, maravillas y señales. Comparto además, revela­ciones que en el transcurso del tiempo he aprendido de algunos hombres y mujeres que también ejercitan ese poder. Deseo que entienda los fundamentos, conceptos y principios que lo lleva­rán a anhelar más, hasta que su pasión lo lleve a experimentar el poder sobrenatural de Dios en su vida.

¿Cuáles son los principios, conceptos y revelaciones para fluir en lo sobrenatural?

1. Mantener una Vida de Oración Personal que sea Continua.

Lucas 11:1. Jesucristo estaba orando junto a Sus discípulos, pero sólo uno, Pedro, le pidió que les enseñara a orar. En aquel tiempo (esto es lo mismo que sucede hoy en día), a los creyentes les costaba entender la importancia de la oración, tanto en la vida personal como en la corporativa como iglesia. Pedro pidió esto porque entendió que los milagros, las sanidades y las grandes obras que el Maestro hacía procedían de Su vida de oración. Es oportuno decir que la vida de oración contínua, constante y perseverante de Jesús era el motor principal detrás de todos loa milagros y maravillas que hacía. Además, estaba directamente conectada con el poder y la autoridad para sanar, liberar y ex­pulsar demonios. Jesús aplicaba un principio magistral: oraba sin cesar; es decir, pasaba varias horas en comunión íntima con el Padre, de manera que cuando tenía que orar por un en­fermo, devolverle la vista a un ciego o resucitar a un muerto, sólo le tomaba unos pocos segundos. Pasa horas con Dios y minutos con los hombres.

¿Que producía la vida de oración de Jesús?

  • Abría los cielos.
  • Hacía que el poder de Dios estuviera presente para sanar.
  • Escogía a Sus discípulos.
  • La oración lo llenaba de poder para sanar a las mul­titudes y liberarlas de demonios. Jesús no oraba frente a la gente para que se produjera una sanidad; simplemente declaraba la Palabra, pues en la intimi­dad con el Padre ya había ganado la batalla y tenía la sanidad en Sus manos.
  • Hacía que el poder de Dios se impregnara en Su cuerpo y Su ropa y que la gente fuera sanada con sólo tocarlo.
  • Producía la autoridad y la unción para que los dis­cípulos sanaran a los enfermos. Ellos no llevaban el mensaje del reino bajo su propia unción sino que caminaban bajo la unción que producía la vida de oración de Jesús. De la misma forma, muchos en nuestros días se mueven bajo la unción que genera otra persona con su vida de oración; alguien que puede estar en autoridad sobre ellos. Así, hasta un creyente recién convertido puede hacer milagros.
  • Les reveló a los discípulos quién realmente era Jesús.
  • Despertó en Sus discípulos un gran deseo de orar como Él. Esto lo reporta el libro de los Hechos, que nos muestra que ellos no tomaban decisión algu­na, sin antes orar y tomar el consejo del Espíritu Santo.
  • Les enseñó a los discípulos la necesidad y el poder de persistir en la oración.
  • Produjo celo por la casa de Dios.
  • Guardó a Pedro para que no le faltara fe en medio de la prueba.
  • Llevó a Jesús a pelear y ganar la batalla contra la muerte. Gracias a Su vida de oración obtuvo la re­surrección aun antes de ir a la cruz.

La vida de oración de Jesús y su comunión íntima con el Padre, producían una atmósfera sobrenatural para desatar mila­gros y expulsar demonios, dondequiera que Él iba.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Cómo Caminar en el Poder Sobrenatural de Dios”

Por Guillermo Maldonado

Lee Principios Para Fluir en lo Sobrenatural 2

Lee Principios Para Fluir en lo Sobrenatural 3

Lee Principios Para Fluir en lo Sobrenatural 4

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre