Predicaciones Cristianas – Mentalidad de Jefe 3

 

Continuemos.

3. Un Jefe Tiene Visión de Grandeza.

Aunque hay sol, he oído una tormenta de parte del Señor que está viniendo, será una catarata de avivamiento.
Elías dijo: «Aunque esté despejado, ya he oído la lluvia grande que está viniendo y, si bien en lo natural es lo opuesto, lo que he visto vendrá».

La visión viene a mí y la fe se encargará de que se cumpla.

La gente que tiene visión espera algo que hace años no venía a su vida, pero lo espera en el monte, en la presencia de Dios, conectados solamente con el Señor, sabiendo que lloverá sobre sus vidas.  Visión es ver adentro lo que se verá fuera; es ver lo que otros no ven y oírlo antes de que suceda.

La visión es embarazarse del sueño de Dios, tal como la mujer embarazada no ve al bebé pero sabes que está porque patea, se alimenta y crece. Si mantengo la visión, mi fe la hará realidad; porque fe es la convicción de lo que se espera. Si no espero, ¿para qué quiero fe? Esperar, esperanza y visión es lo mismo. La visión es tu esperanza.

 

4. Un Jefe se Mantiene en Autoridad.

Las cosas llegan a tu vida cuando las reclamas con autoridad. Sanidad, dinero, casa, coche, vendrán si reclamás con autoridad espiritual. La Biblia dice: «Todas las cosas han sido puestas debajo de tus pies». Todo lo creado en el mundo fue por nosotros y pasará a nuestro poder cuando se lo ordenemos en el nombre del Señor.

Ejercé autoridad sobre el sueño que Dios te dio. Decí: «Yo lo declaro hecho, la sanidad viene a mí vida, mi familia es de Cristo, lo proclamo». Y Dios te dirá: «Prepárate, la respuesta viene en camino».

Autoridad es poseer las cosas sin tenerlas. «No tengo trabajo pero lo poseo en el espíritu y le he ordenado que venga a mí». En el monte, en la Presencia de Dios, todo se ve, se toma, se declara y se conquista. En los momentos en que la gloria es más fuerte, subimos más alto y allí el Espíritu nos dice: «Ejercé autoridad ahora». La fe es tu sirviente y se te ha dado para que ejerzas la Palabra.

Lo pequeño en lo natural termina siendo grande en lo espiritual.

Sacá la timidez, la inseguridad. Los aplausos mediocres, las oraciones de cuarta se tienen que morir. Ejercé autoridad en las cosas de Dios, no autoritarismo, seguridad, convicción.

Debo capturar las cosas deleitándome en el Señor. «Deléitate», quiere decir «acércate suavemente a Dios». Dios te dará palabras para alejar a la gente difícil, autoridad para que te apartes de la incorrecta y subir al monte privado con tu Señor. El mismo Dios que hizo caer fuego, mañana mandará la lluvia. El mismo Dios que te acompañó en la soledad, lo hará en las multitudes; el que te defendió de la gente te acompañará en la soledad. Dios te dice: «No te dejaré ni te desampararé, te he hecho para cosas grandes, parate en mi palabra, camina como mi hijo».

El mundo dice que para ser hay que tener, pero ya eres. El que es, ya puede ser; pero tener, no habilita el ser. «Sos el hijo de Dios, una nueva criatura, la niña de sus ojos».

Cuando sabes quién sos, las cosas vienen. Hoy verás el comienzo de la nube como respuesta a lo que pediste a Dios durante años. Todo lo que pidas debe tener un propósito. Pedí que se extienda el reino, y que pronto caiga  lluvia sobre toda la ciudad. Ajustá el cinturón de la unción que te fue dada y un río vendrá sobre ti con seguridad.

Por Bernardo Stamateas

2 Comentarios

  1. SIMPLEMENTE ESPECACULAR ME A MINISTRADO COMO NUNCA LA VERDAD ESTOY ORANDO POR UN EMPLEO QUE ESTOY ESPERANDO PARA DESPUES OBTENER UN TRABAJO; EL TRABAJ QUE DIOS ME TIENE PERO SE QUE POR ALGO SE EMPIEZA Y ESTE DEVOCIONAL ME LLEGO LA PALABRA DE DIOS TOCA CORAZONES HASTA LOS CONFINES DE LA TIERRA DIOS TE BENDIGA EDGARDO

    • Hola Juan Gabriel. ¡¡Bienvenido!! Me alegra muchísimo que Dios te haya hablado a través de esta palabra. Bendiciones!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre