Predicaciones Cristianas – Profeta de Nuestra Propia Vida 1

 

Pasaje clave: Santiago 3:1-10 y 3:4-5.

 

El hablar nos diferencia del resto de las especies. La lengua está conectada con el alma y con el espíritu. Esto hace que podamos constituirnos en profetas de nuestro futuro; la salud, la salvación, la eternidad está en poder de la lengua, nosotros tenemos capacidad de proferir. El profeta puede proferir palabra de poder, todo acerca de nosotros tiene y tendrá que ver con lo que decimos. Vamos construyendo nuestro futuro.

Las palabras tienen la capacidad de describir o de crear, ¿y de que depende esta diferenciación? Depende de la autoridad del que dice las palabras. Un juez tiene la capacidad de crear un matrimonio diciendo: Yo los declaro marido y mujer. Esa palabra tiene la capacidad de crear. Según Lucas 17 Dios nos ha dado autoridad para dar Palabra.

 

1. Somos el Capitán de Nuestra Nave.

Santiago 3:4. Nuestra vida es como una nave. Nosotros somos el capitán. ¿Cuál es el timón de la nave? La Lengua.

¿Qué poder tiene la lengua? (Mateo 12). Vamos a ser condenados o justificados por lo que decimos.

¿Cuánto poder tiene lo que decimos? (Romanos 10:13). La confesión es el timón de nuestra vida. Nuestra propia palabra puede hundirnos en la tormenta de la vida. Nuestras palabras son las que determinarán a que puerto vamos a ir, son las que nos meten en problemas. El gran secreto es tener en nuestra boca la Palabra de Dios. De la abundancia del corazón, habla la boca. Necesitamos tener la Palabra de Dios para navegar las tempestades y las tormentas de la vida, el secreto de la nave no está en no tener tormentas sino en cómo se conduce esa nave en medio de la gran tormenta. ¿Por qué será tan difícil guardar la boca en las situaciones de prueba?

En la Parábola del Sembrador la Biblia nos dice: que el sembrador salió a sembrar pero vienen las aves y quieren comer la semilla que es la Palabra. Satanás sabe mejor que nosotros que nuestra lengua es el timón de nuestra embarcación. Sabe que nosotros somos profetas de nuestras propias vidas, entonces él va a tratar de robarnos la Palabra de Dios. Si no tengo la Palabra me voy a ir a cualquier puerto, al puerto de la desesperación, de la enfermedad, de la angustia, de la separación, de la adicción, ¿por qué? Porque no tengo Palabra de Dios, debemos aprender a guardar la Palabra de Dios. ¿Qué hay en su boca cuando está bajo presión? ¿Blasfema, grita, maldice, reniega, se queja?

 

2. Cuánta Palabra de Dios hay en Nuestra Boca.

1 Pedro 2:24. Estando muerto al pecado. Esto habla del que se vuelve a Dios, del que se arrepiente. Puedo ver, marcas de la enfermedad, puedo sentir que me voy a enfermar pero eso no invalida que la Palabra de Dios dice que fui sano. La fe desafía la razón, la fe ridiculiza nuestros razonamientos, una cosa es lo que veo y otra lo que dice la Palabra de Dios. Le creo a la razón o le creo a Dios. La Palabra de Dios dice: Cielo y tierra pasarán, pero mi Palabra no pasará. La Palabra no falla, es la Palabra de Dios. Nosotros construimos nuestro futuro, somos los profetas de nuestra propia vida.

 

3. En la Tormenta  de la Vida Tengo que Considerar a Jesús.

Hebreos 2:18; 3:1. La tentación no es un pecado. Jesús puede socorrer, auxiliar, estar al lado de los que son tentados. Somos participantes del llamamiento celestial Cuando estamos en pruebas, en tormentas, en luchas, cuando sentimos que la tempestad azota a nuestra embarcación, es hora de considerar a Jesús. Siempre que dejemos de considerar a Jesús, nos comenzaremos a hundir en la tempestad de la vida.

(CONTINÚA…)

Por Osvaldo Carnival

Lee Profeta de Nuestra Propia Vida 2

Lee Profeta de Nuestra Propia Vida 3

6 Comentarios

    • Hola Luisa. ¡¡Bienvenida!! Siempre que Jesús te hable, movete y actúa. Decidí cambiar la realidad de tu vida y tu estado de ánimo. Te bendecimos!!!

    • Hola Marcela. ¡¡Bienvenida!! Eso sucede cuando por alguna razón laboral, personal o de tiempo, no podemos subir material nuevo a la página, entonces lo que sucede es que no lo recibe nadie porque no hay nada nuevo para enviar. Ya verás que volves a recibirlos. Bendiciones!!!

  1. “Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti,
    Oh Jehová, roca mía, y redentor mío”.
    Salmos 19: 14

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre