Predicaciones Cristianas – Seremos Como Las Águilas 3

 

Continuemos.

Vs.29. Vivimos en la era de la fatiga, del cansancio, del agotamiento. ¿Dónde encuentra la causa el cansancio, la fatiga y el agotamiento? En querer vivir la vida como un ganso, en pensar que mi propio esfuerzo va a cambiar los resultados, en cualquier área, lo económico, el comenzar a poner todo mi esfuerzo para salir adelante, en lo ministerial, en servir al Señor, en abrir otras células, mi propio esfuerzo no lo hará, el resultado será la fatiga, el cansancio y el decaimiento.

Zacarías 6. El águila espera el paso del viento, debo de esperar el mover del Espíritu Santo, que él haga lo que yo no puedo hacer, si yo lo quiero hacer, me voy a agotar, destruir. Debemos esperar que Dios se mueva, confiar en lo que Dios va a hacer. Dios es fiel.

 

5. Las Águilas Conocen su Posición en la Tormenta.

Cualquier ave tiene un gran enemigo que es la lluvia. Porque si sus alas se mojan ya no pueden volar. Cuando llueve, se esconden en las cornisas, en los árboles, para no entrar en contacto con el agua. El ave que desafía el frente de la tormenta es el águila. Cuando la tormenta se avecina, el águila utiliza las corrientes térmicas y se deja llevar y comienza a subir hasta donde el sol brilla. ¿Desde dónde estoy viendo la tormenta, la estoy viendo desde abajo, o desde arriba? No somos pollos, hemos sido llamados a ser águilas, no estamos atados a la tierra podemos volar.

La Biblia nos dice en Efesios que el Señor nos ha sentado en lugares celestiales junto a Cristo Jesús con una visión de victoria. Podemos traspasar el frente de la tormenta, podemos estar cerca de Dios, no hay poder que pueda venir en nuestra contra. No hay tormenta que nos impida llegar al Señor. ¿Quién nos separara del amor de Cristo Jesús? Ni peste, ni tribulación, ni espada, ni hambre, ni persecución, ni lo alto, ni lo bajo, ni lo profundo, ni las potestades, ni Satanás nos podrán separar del amor que es Cristo Jesús.

El águila busca el lugar que le pertenece, las alturas. En medio de las pruebas debemos buscar el lugar que nos pertenece, dejar que el Espíritu de Dios nos hable. Busca el lugar para el cual Dios te ha rescatado, deja que el espíritu de Dios nos lleve a la oración, la intercesión. Traspasar la tormenta y ver que Dios esta con uno.

 

6. El Águila se Rejuvenece.

Salmo 103:5.

El águila tiene un punto crítico en su vida. El pico se seca, las alas comienzan a secarse, los ojos comienzan a tener escamas, las plumas comienzan a caérsele, como que llegara el momento de su muerte, es el momento más crítico. No puede volar, no puede ver, la capacidad de visión que tiene la pierde, pierde la capacidad de alimentarse y aparentemente está destinado a morir. Muchas mueren pero otras entran en la cueva del peñasco y allí terminan de arrancar las ultimas plumas, la sangre corre, golpean su pico en la roca; de alguna manera inexplicable hay un aceite que comienza a derramarse sobre sus ojos, sobre su pico, sobre sus alas, comienza a sanarlas, los días pasan y las plumas comienzan a desarrollarse, las escamas de los ojos caen, el pico se reconstituye por completo, el águila se da cuenta que es la hora de salir de la cueva y volver a surcar los cielos, porque fue totalmente renovada.

El águila que no toma decisiones termina muriendo y lo mismo el creyente que no toma decisiones termina muriéndose. Cuando uno se da cuenta de que no vuela como volaba antes, cuando se pierde el amor a la Palabra, el amor por congregarnos, cuando se pierde la visión. Es cuando las escamas están cubriendo los ojos, nos quejamos de todo, murmuramos por todo, todo nos cae pesado. Pero cuando se mete en la peña el aceite es derramado sobre su vida, el aceite de la unción, el aceite del Espíritu Santo, es la obra de Dios. Dios nos ha llamado para que seamos águilas y no pollos.

Por Osvaldo Carnival

8 Comentarios

  1. Dios bendiga a estas personas que se dejan utilizar por el Espíritu de Dios y nos enseñan cada día a perseverar en este camino estrecho.

  2. Gracias,por esta enseñanza tan hermosa para mi fue grandiosa y me a puesto a pensar que realmente si debemos de ser como aguilas,porque el SEÑOR nos a dado todos los argumentos y conocimientos pero nosotros no los hemos aprovechados.Que DIOS los BENDIGA grandemente.

    • Hola Luz. ¡¡Bienvenida!! Es cierto, tenes mucha razón. Por lo tanto, manos a la obra, a poner en práctica lo que ya sabemos. Bendiciones!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre