teniendo-conversaciones-exitosasPredicaciones – Teniendo Conversaciones Exitosas 3

 

Continuemos.

Cuando te conectes con amor y respeto recuperarás lo perdido. Zaqueo se puso contento cuando Jesús se invitó a su casa.

Un “no cristiano” no se pondría contento si un cristiano se invita a su casa; y hablo con autoridad porque soy un ex esclavo, ex legalista, y mis compañeros del secundario hablaban de Dios pero nadie hablaba conmigo, porque como ellos se drogaban, si me preguntaban a mí, yo era una amenaza para ellos.

Pregúntate si la gente se acerca por algo espiritual a vos; si la respuesta es “no” es porque te consideran un mal conversador, una amenaza para ellos.

Me crié en una iglesia donde lo importante era dar testimonio, y la gente tenía que saber que yo era cristiano, por eso cuando comía oraba por los alimentos, y todos me miraban; llevaba la Biblia cada tanto, porque todos debían saber que era cristiano. No gané a nadie para Cristo, pero todos se enteraron que yo era cristiano, porque el legalista decía: “da testimonio de tu fe”. ¡No es así! Nuestra tarea es ganar gente para Cristo, no que te vean orando por los alimentos. Y mis compañeros no me invitaban porque sabían que yo les iba a tirar con toda la Biblia por la cabeza. Yo me crié con reacción, si alguien me decía algo debía reaccionar y defender mi fe, la apologética, con todo tipo de fundamentos.

Los dedos de la mano representan el espíritu; su contorno, es el cuerpo y la palma al alma. Si alguien lastima tu alma, tu espíritu se cierra, pero cuando alguien conversa las palabras divinas y ama a la gente, el espíritu se abre y el alma se expone. Así ganó Jesús a Zaqueo, y de esa manera ganaremos la ciudad.

Cornelio, era un romano que ofrendaba, adoraba, y un día se le apareció un ángel y le dijo que fuera a buscar a Pedro y lo llevara a su casa. Pedro, el apóstol de Jesús, tenía hambre y subió a la azotea para orar, allí tuvo la visión de una sábana que bajaba del cielo llena de animales, y Dios le habló diciendo: “Mata y come”. A lo que Pedro respondió: “No, porque esos animales son inmundos”. Por segunda vez Dios le dice y aún una tercera: “Mata y come”.

¿Por qué el ángel, cuando le habló a Cornelio, no le dijo que recibiera a Jesús directamente, en vez de ir a buscar a Pedro, que era tan duro? Esto da muestra de que los ángeles no pueden hablar de Jesús, no pueden evangelizar, aunque a ellos les encantaría, porque ese es un privilegio de los hijos de Dios.

Los judíos no se juntaban con los romanos y cuando Pedro llegó a la casa de Cornelio comprendió: “Ahora entiendo…” y aprendió a no rotular a la gente.

No rotules a la gente (“los perdidos”, “los inmundos”, “los del mundo”). En Lucas 15 hay un ejemplo de la manera que rotulamos “la parábola del hijo perdido”, “la parábola de la oveja perdida”, ¿por qué no le decimos la parábola de la oveja amada, si el pastor dejó a las noventa y nueve y fue a buscar a la que se perdió porque la amaba?

Pedro comenzó a entender que podía unirse al romano y no debía llamarlo inmundo nunca más. Es más fácil convertir a Cornelio que cambiar a un cristiano como Pedro. El ángel le habló a Cornelio en dos versículos y entendió, pero a Pedro fue Dios quien habló durante siete versículos y aún no entendió. Es más fácil que Dios cambie a un “no” cristiano que pueda cambiar un cristiano de muchos años; es más fácil vencer al diablo que cambiar a un cristiano legalista.

(CONTINÚA…)

Por Bernardo Stamateas

Lee Teniendo Conversaciones Exitosas 4

Lee Teniendo Conversaciones Exitosas 5

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre