No es una enfermedad. Hasta el año 1973 se la consideraba como un trastorno mental que necesitaba del tratamiento psiquiátrico para volverlos a la «normalidad».

Hoy día se argumentan muchas teorías para justificar las causas que determinan la homosexualidad; se han citado por ejemplo:

.Desequilibrio hormonal. En este caso la homosexualidad estaría determinada por una disminución de hormona masculina, la testosterona. Sin embargo, múltiples estudios han demostrado que no hay diferencias hor­monales entre los varones homosexuales y los heterosexuales. Con ello decimos que esta justificación es errada.

.Por exposición a hormonas sexuales durante el desarrollo en el útero de la madre. Esta teoría es bastante nueva. Sostiene que si un feto es expues­to a hormonas femeninas o masculinas alrededor de la 8a semana de desa­rrollo intra-útero, su cerebro se «feminiza» o «masculiniza». Pero si una anormalidad ocurriera en esta etapa del desarrollo, deberíamos esperar que se manifestara anatómicamente, es decir nacer con características visi­bles de «alteración en el desarrollo». Sin embargo, los homosexuales no difieren en sus órganos sexuales de los heterosexuales. No puede aceptar­se como válida esta teoría.

.Por determinación genética. Esta teoría sostiene que si el padre es homo­sexual y tiene un hijo, el mismo será homosexual. La realidad demuestra que hay muchos homosexuales cuyos padres no lo son y viceversa. Para los especialistas en genética, esta hipótesis no tiene sentido.

.La teoría freudiana. La homosexualidad es una prolongación del amor por el progenitor del mismo sexo. Esta teoría es débil, al confundir «iden­tidad de género» con «elección de compañero sexual». En otras palabras, la gran mayoría de los homosexuales no quieren «ser» del otro sexo, siguen siendo hombres o mujeres y se sienten como tales, pero tienen relaciones sexuales con uno del mismo sexo.

.Por el aprendizaje. Si una persona tuvo experiencias tempranas heterosexuales muy desagradables, por ejemplo una niña violada, pudo desarrollar una tendencia homosexual. De la misma manera, si tuvo experiencias tempranas homosexuales placenteras puede adoptar una conducta homosexual. Según sean sus experiencias, será su conduc­ta.

.Teoría sociológica. El rol fundamental lo desempeña la sociedad, «etique­tando» a las personas. Cuando a un niño por no practicar un deporte o por tener modos más suaves, se le dice repetidamente que es un «marica u homosexual», puede ser que esto se transforme en realidad, porque lo interioriza como verdadero.

¿Cuál es la teoría correcta? Ninguna.

En definitiva, ¿cómo se produce la homosexualidad?

Los factores son muy variados, no puede hablarse de uno solo que conduzca a la homosexualidad. No podemos hacer de la homosexualidad una relación de causa efecto. Esto demuestra que el valor de las convicciones tiene gran peso a la hora de decidir el comportamiento sexual. Pero si una persona desea cambiar, es absoluta­mente posible.

¿Por qué una persona es homosexual?

Quisiéramos citar las palabras de Erwin J. Haeberle, quien hablando acerca del tema y las funciones de los órganos sexuales, dice: «…tenemos que reconocer que no es la «naturaleza» la que toma decisiones sobre cómo debe ser usado el cuerpo humano, sino la voluntad humana». Una persona es homosexual porque decide serlo. No es una enfermedad, no se trata psicológicamente. Hoy los mismos homosexuales piden no ser discriminados, que siendo perfectamente normales han adoptado una vida homosexual. A veces, detrás de la homosexualidad existe un gran temor hacia el sexo opuesto y se refugian en la homosexualidad para no enfrentar ese temor.

¿Cuántas personas son homosexuales?

Según el informe Kinsey en EE.UU. el 75 % de los hombres y el 85 % de las mijeres son, en forma exclusiva, heterosexuales. Cerca del 2 % de los hombres y algo menos al 1% de las mujeres son nada más que homosexuales. El otro 25 % de os varones y el 15 % de las mujeres han tenido grados variados de experiencias heterosexuales y homosexuales.

¿Es posible saber quién es homosexual?

Muy difícilmente. La verdad es que la mayoría de los homosexuales se ven y se comportan como cualquier otra persona. Es posible trabajar junto a un homosexual por años y nunca saberlo. Janet Shibley Hyde dice: «El varón homosexual escoge un compañero del mis­mo género, pero su identidad es definidamente masculina. El piensa de sí mismo como varón y no tiene el deseo de ser mujer. Lo mismo es verdad para la lesbiana, que cuando hace una elección homosexual de compañera, es definitivamente mujer y no tiene deseo de ser hombre».

(CONTINÚA… DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS…)

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre