Educación Sexual – Librándonos de los Mitos Sexuales 2

 

Continuemos.

9. Una penetración fácil del pene sin dolor o sangrado es un signo de que la mujer no es virgen.

FALSO. El himen es una fina membrana que está a la entrada de la vagina. Esta membrana se rompe durante la primera penetración pero también puede romperse durante algún ejercicio físico, andar a caballo o algún movimiento. Por eso el que esta membrana esté rota o no, no tiene que ver con la virginidad.

La penetración es fácil cuando hay lubricación en la vagina y cuando la relación se hace con amor.

 

10. El alcohol puede ser una causa común de impotencia temporal.

VERDADERO. El alcohol es un veneno para la vida sexual y espiritual de cualquier persona. El alcohol actúa como desinhibidor de las emociones, entonces una persona reprimida o tímida da rienda suelta a las emociones, pero a la hora de penetrar no funciona nada.

 

11. Los cólicos y dolores menstruales por lo general se deben a causas fisiológicas.

FALSO. Por lo general se debe a que en esta etapa se da rienda suelta a emociones reprimidas y guardadas. Muchas mujeres con carácter «podrido» se revelan con mayor facilidad durante este período. Esto tiene un carácter más de tipo psicológico que fisiológico. Es verdad que hay un cambio hormonal importante durante el período y que hay ciertas alteraciones psicológicas, pero son mínimas.

 

12. Los impulsos sexuales de hombres y mujeres acusan una disminución significativa alrededor de los 35 a 40 años.

FALSO. El deseo sexual no disminuye. El deseo sexual hemos dicho nace con el nacimiento y muere con la muerte. A medida que pasa la edad lo que sí es más necesario es mayor estimulación para producir la vaso congestión, es decir que la sangre tarda un poco más en llegar a las zonas genitales por eso es más necesario la estimulación sexual en edades avanzadas. Pero el deseo queda con nosotros hasta el fin, a menos que nosotros por propia voluntad le demos ese fin.

 

13. Un orgasmo que una mujer alcanza por penetración vaginal es más satisfactorio y refleja más madurez que un orgasmo resultante de la estimulación directa del clítoris.

FALSO. Este mito lo inventó Freud. Él creía que había un orgasmo clitorideo que era más infantil, por masturbación y un orgasmo vaginal que era más maduro por penetración. Hoy sabemos que el orgasmo es el mismo, los músculos que intervienen en el placer son los mismos y sabemos que casi el 70% de las mujeres llegan al orgasmo por estimulación del clítoris, es decir que más allá que exista la penetración o no, es necesaria la estimulación del clítoris para que ellas tengan un orgasmo.

 

14. En general, debe evitarse tener relaciones sexuales durante la menstruación.

FALSO. Desde el punto de vista biológico no hay ningún tipo de peligro ni de contagio, ni de nada. A algunas personas les viene inmediatamente el texto del Antiguo Testamento de no tener relaciones durante la menstruación, pero recordemos que ese texto está dentro de muchas sugerencias para el pueblo seminómade que estaba en medio de la montaña. Hay parejas que se higienizan y disfrutan mucho durante este período y a otros que les da asco solo el hecho de pensarlo.

 

15. El hecho de que un niño haya jugado con niñas durante la infancia tiene relación con la homosexualidad.

FALSO. Si un chico juega con varones decimos que es medio marica, si juega con mujeres decimos que es medio marica, si no juega con nadie que es un solitario, si juega con todos que no tiene intimidad. Estos con conceptos populares que no tienen nada que ver con la verdad. La homosexualidad no tiene que ver con quien se juega, sino con factores psicológicos y traumáticos profundos.

 

16. Las mujeres pierden interés en la actividad sexual después de la menopausia.

FALSO. También aquí con el tema de la menopausia hay mucho de «verso». Es verdad que hay cambios importantes en la vida de la mujer pero su función sexual se mantiene intacta. El hecho de que la «fábrica» se cierra significa que se abre el «parque de diversiones».

 

17. Por razones de salud, por lo general no es aconsejable tener relaciones sexuales durante las últimas seis semanas del embarazo.

FALSO. Para la gran mayoría esto es más que incómodo, pero es una cuestión de comodidad, no existen causas biológicas ni psicológicas que indiquen que se deba suspender la actividad sexual. Salvo indicación del médico por poner en riesgo la salud del bebé u otra causa orgánica, no hay otro impedimento, pero aquí el médico tiene la última palabra.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Educación Sexual Para la Familia”

Por Bernardo Stamateas

Lee Librándonos de los Mitos Sexuales 3

Lee Librándonos de los Mitos Sexuales 4

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre