Continuemos.

Y las mujeres ¿qué eran? Solo objetos para tener hijos y para tener placer. En Éfeso (y vas a entender un poco mejor el libro de Efesios cuando lo leas), había un templo a Diana, la madre religiosa, la Gran Madre, era una escultura de cinco pisos de altura que tenía, unos cuantos pechos por todo el cuerpo; era la gran diosa, la gran madre protectora en lo espiritual. El templo de Diana, se veía desde kilómetros cuando la gente llegaba por barco. Cuando la gente llegaba a Éfeso, lo primero que hacían era ir a llevarle unas flores a la gran Madre, a Diana y había mil prostitutas, tiempo completo, o sea para tener relaciones. Ese es el contexto de la cultura griega y romana.

Y ¿cómo es hoy? Nosotros estamos siendo bombardeados permanentemente. Para venderte una alfombra, para venderte un enchufe, para venderte un micrófono, para venderte un trozo de madera, te muestran una mujer desnuda o semi desnuda, provocativa ¿por qué? Porque el mismo concepto de la cultura greco-romana, sigue dominando nuestra cultura: «Viví, hace lo que quieras» y transforma al otro a que sea un objeto. La cultura enseña que el otro es un objeto, no un sujeto.

¡Avivate por favor! Si vas por cualquier avenida principal en tu ciudad, vas a ver afiches gigantes de modelos desnudas o semi desnudas. ¿Cuál es el mensaje? El mensaje es: soy un objeto, consúmeme. Entonces nuestra cultura propone que nuestra mujer de hoy es un objeto que debe mostrarse, debe venderse, debe estar bien flaquita; porque cuando te muestran la foto de Cindy Crawford lo que no te dicen que en la foto la retocaron todo; le sacaron la celulitis, las cosas caídas, le ajustaron… O sea, que cuando ves una foto, no es la verdad, porque esa verdad no existe porque fue retocada. ¿Por qué? Porque el mensaje es: vos sos un objeto para ser consumido.

Y los varones… ¿qué nos enseña la cultura? Que somos cazadores de objetos. «Tienes que escapar de este sistema». El otro es un objeto de satisfacción sexual y te dicen que cuando vos captures una vida intensa sexual, llegarás a la felicidad eterna. He atendido chicas que son modelos, que tienen un cuerpo espectacular, y son la mayoría anorgásmica, la mayoría tiene depresión, la mayoría tiene baja estima, se sienten feas. O sea, que ves que las que llegaron a modelo de la cultura están depresivas, cuando teóricamente deberían ser las mujeres más felices. Y las gordas, que van detrás para hacerse como ellas, están torturadas porque nunca llegan a ser como ellas.

O sea, ¿cuál es el objeto de la cultura, del sistema mundo? El sistema te quiere lastimar la sexualidad. Porque si fuese verdadero todo lo que el sistema nos dice; tendríamos matrimonios más felices, tendríamos menos abuso sexual, no tendríamos tanta violación, tendríamos gente más educada y más feliz sexualmente. Pero nosotros sabemos que la gente está lastimada en su área sexual.

 Sexualidad dominada por el silencio. La sexualidad dominada por el silencio te dice: “cállate, de eso no se habla”, “cállense”, “sshh… sshh…”, “no existe, eso es misterioso”. La sexualidad dominada por la cultura que te dice: “vos tenes que ser un macho”, “siempre dura”, “siempre listo”, “agarra lo que venga”, “mete y vas a ser feliz”, porque el otro es un objeto que hay que consumir y hay que comprar.

3º Modelo de Sexualidad: la Dominada por la RELIGION.

Te dice que el sexo es malo, asqueroso, cochino, sucio, inmundo y debes portarte bien, porque Dios “viene con una tijera gigante, te corta y te vas eunuco al cielo”. Por ejemplo:

Estaban los gnósticos que decían que el cuerpo era malo pero la importante era lo interior, porque el cuerpo ¿cómo llego a la tierra? Ellos decían que los demonios tuvieron sexo con Eva y de ahí nació el cuerpo, o sea, el cuerpo era malo, el cuerpo no era espiritual, el cuerpo era demoníaco y si el sexo está en el cuerpo, el sexo es malo. Había dos tipos de gnósticos: estaban los que decían: “el cuerpo es malo, pero el espíritu es bueno”, entonces al cuerpo hay que castigarlo y le pegaban. Estaban los otros, más vivos que decían, “el cuerpo es malo, el espíritu es bueno, o sea, que si me acuesto con quien sea, no importa, total el cuerpo no importa, el cuerpo no es importante. Lo importante es lo interior”.

Después viene otra secta religiosa llamada novacianos y dicen que la abstinencia sexual es un estilo de vida superior. Ellos decían: “estar solteros y no ejercer la sexualidad nos va a permitir a nosotros estar más cerca de Dios”.

(CONTINÚA…)

Por Bernardo Stamateas

Lee Sanando la Sexualidad 3

Lee Sanando la Sexualidad 4

Lee Sanando la Sexualidad 5

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre