La Doctrina de los Ángeles – El Ministerio de los Ángeles 3

 

Continuemos.

La Escritura dice que en su segundo advenimiento «Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes» (Mt. 13:41, 42; vs.30). Es entonces también cuando Cristo «enviará a sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro» (Mt.24:31).

Se hace énfasis generalmente sobre la presencia de los ángeles en las escenas del segundo advenimiento. Está escrito: «Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras» (Mt.16:27); «Os digo que todo aquel que me confesare delante de los hombres, también el Hijo del Hombre le confesará delante de los ángeles de Dios» (Lc.12:8, 9). A estas citas se puede añadir la de Judas 14-15 que menciona «con sus santas decenas de millares» que parece referirse a los ángeles.

Después de la dispensación del Reino, para la cual no se predice ningún servicio angélico, y cuando el Rey mismo estará presente en su gloria visible para reinar y cuando el Espíritu Santo será derramado sobre toda carne (Joel 2:28-32; Hch.2:16-21), otra vez los ángeles serán vistos en relación eterna y final con esa ciudad que descenderá del cielo (Hb.12:22-24; Ap.21:12).

Hay ciertos pasajes del Nuevo Testamento que indican los ministerios específicos de los ángeles.

  • Lucas 16:22 declara que los ángeles llevaron un alma a ultra tumba al momento de su muerte; pero de ser siempre éste el caso es pura conjetura.
  • Hechos 5:19 y 12:7 relatan la liberación de los apóstoles de la cárcel.
  • Hechos 8:26; 10:13 y 27:23 nos dicen que los ángeles eran los instrumentos divinos para llevar mensajes a los hombres.

 

LA DISCIPLINA PROGRESIVA DE LOS ANGELES

Las Escrituras revelan la verdad de que los ángeles están aprendiendo mucho al observar a los hombres en la tierra, especialmente en lo que trata del desarrollo de la obra de la redención. Incidentalmente, esto indica que los ángeles no son omniscientes. Sin embargo, no se debe concluir que ellos saben menos que los hombres.

En verdad, ¡cuán interesante (y qué gran campo de descubrimiento) les sería para los hombres si les fuera dado a ellos ver todo lo que sucede en las esferas angélicas! La declaración de Pedro, «cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles» (1 P.1:12), nos revela la verdad en cuanto al interés de los ángeles en lo de los hombres.

Es significativo que esta palabra «cosas» se relaciona al programa de Dios en los dos advenimientos de Cristo y al evangelio de la gracia que se predica a todo el mundo. Para el mismo fin la Iglesia en la tierra es una revelación a los ángeles en cuanto a la sabiduría de Dios. Está escrito: «para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales» (Ef.3:10). Por lo tanto, la Iglesia también será una revelación a los ángeles de la gracia divina; porque dice en otro lugar: «para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús» (Ef.2:7).

Al escribir sobre este tema, Otto von Gerlach indicó lo siguiente: «Por la revelación de Sí mismo en Cristo, por la institución de la iglesia cristiana en la tierra, Dios en una manera hasta aquí desconocida se glorifica delante de las huestes celestiales. Estos llenos de temor reverente y alabando a Dios por la maravilla de la creación, ahora ven Su sabiduría glorificada en una nueva forma en la iglesia cristiana al notar cómo se salvan los hombres. Se manifestó en la redención una riqueza de la sabiduría divina enteramente nueva e inagotable».

No hay base bíblica para la creencia de que la redención mediante la muerte de Cristo es ofrecida a los ángeles caídos (Mt. 25:41; Ap.20:10). Los santos ángeles evidentemente son beneficiarios y pasan a las esferas más altas de conocimiento y espiritualidad como consecuencia de lo que ven del amor redentor de Cristo. Así Cristo llega a ser para ellos un Mediador.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Teología Sistemática. Volumen 2”

Por Lewis S. Chafer

(Fundador y 1º Presidente del Seminario Teológico en Dallas, Texas. USA)

Lee El Ministerio de los Ángeles 4

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre