Introducción a la Teología – ¿Cómo Deben los Cristianos Estudiar Teología Sistemática? 4

 

Continuemos.

2º. El segundo paso es leer, tomar notas y tratar de hacer un sumario de los puntos que hacen tos versículos relevantes. A veces un tema se repetirá a menudo y el sumario de varios versículos será relativamente fácil de hacer. En otras ocasio­nes habrá versículos difíciles de entender, y el estudiante necesitará dedicar tiempo para estudiar un versículo a profundidad (simplemente leyendo el versículo en su contexto vez tras vez, o usando herramientas especializadas como comentarios y diccionarios) hasta que se logre una comprensión satisfactoria.

3º. Finalmente, las enseñanzas de los varios versículos se deben resumir en uno o más puntos que la Biblia afirma en cuanto a ese tema. El sumario no tiene que te­ner la forma exacta de la conclusión de otros sobre el tema, porque bien podemos ver en la Biblia cosas que otros no han visto, o tal vez organizamos el tema en for­ma diferente, o enfatizamos cosas diferentes.

Por otro lado, en este punto es también útil leer secciones relacionadas, si se puede hallar alguna, en varios libros de teología sistemática. Esto provee una veri­ficación útil contra errores o detalles que se hayan pasado por alto, y a menudo hace que uno se percate de perspectivas y argumentos alternos que pueden hacer­nos modificar o tonificar nuestra posición.

Si el estudiante halla que otros han ar­gumentado a favor de conclusiones fuertemente divergentes, entonces hay que indicar correctamente esas otras perspectivas y luego contestarlas. A veces otros li­bros de teología nos alertarán a consideraciones históricas o filosóficas que han surgido antes en la historia de la iglesia, y estas proveerán nociones adicionales o advertencias contra el error.

El proceso bosquejado arriba es posible para cualquier cristiano que puede leer su Biblia y puede buscar las palabras en una concordancia. Por supuesto, las perso­nas serán cada vez más ágiles y más precisas en este proceso con el tiempo, la expe­riencia y la madurez cristiana, pero será una tremenda ayuda para la iglesia si los creyentes generalmente dedicaran mucho más tiempo a investigar los temas de la Biblia por sí mismos y derivar conclusiones según el proceso indicado arriba.

El gozo de descubrir temas bíblicos será ricamente re compensador. Especialmente los pastores y los que dirigen estudios bíblicos hallarán frescor adicional en su comprensión de la Biblia y en su enseñanza.

 

F. Debemos estudiar teología sistemática con alegría y alabanza.

El estudio de teología no es meramente un ejercicio teórico intelectual. Es un estudio del Dios viviente, y de las maravillas de sus obras en la creación y en la redención. ¡No pode­mos estudiar este tema desapasionadamente! Debemos amar todo lo que Dios es, todo lo que él dice, y todo lo que él hace.

«Ama al Señor tu Dios con todo tu cora­zón» (Dt.6:5).

Nuestra respuesta al estudio de la teología de la Biblia debe ser la del salmista que dijo: «¡Cuán preciosos, oh Dios, me son tus pensamientos!» (Sal 139:17).

En el estudio de las enseñanzas de la Palabra de Dios no debe sorpren­dernos si a menudo hallamos nuestros corazones irrumpiendo espontáneamente en expresiones de alabanza y deleite como las del salmista en Sal.19:8, Sal.119:14, Sal 119:103, Sal 119:111, Sal 119:162.

A menudo en el estudio de teología la respuesta del cristiano será similar a la de Pablo al reflexionar sobre el prolongado argumento teológico que acababa de completar al final de Romanos 11:32-36. Irrumpe en alabanza gozosa por las riquezas de la doctrina que Dios le ha permitido expresar.

Extracto del libro “Teología Sistemática”

Por Wayne Grudem

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre