La Doctrina de la Trinidad – Dios en Tres Personas: La Trinidad 2

 

Continuemos.

Evidencia similar se halla en Malaquías 3:1-2. Aquí, de nuevo, el que habla («el Señor Todopoderoso») se distingue a sí mismo del «Señor a quien ustedes buscan», lo que sugiere dos personas separadas, a ambas de las cua­les se les llama «Señor».

En Oseas 1:7 el Señor está hablando, y dice de la casa de Judá: «la salvaré… por medio del Señor su Dios», de nuevo sugiriendo que a más de una persona se le pue­de llamar «Señor» (heb. Yahvé y «Dios» Elohim).

Y en Isaías 48:16 (habla evidentemente el siervo del Señor). Aquí el Espíritu del Señor, como el siervo del Señor, ha sido «enviado» por el Señor Dios en una misión en particular. El paralelo entre los dos objetos del envío («a mí» y «a su espíritu») enca­jaría con el concepto de ver a ambos como personas distintas; parece significar más que simplemente «el Señor me ha enviado a mí y a su poder». De hecho, desde una perspectiva completa del Nuevo Testamento (que reconoce a Jesús el Mesías como el verdadero siervo del Señor que predicen las profecías de Isaías), Isaías 48:16 tiene implicaciones trinitarias. Si las dice Jesús el Hijo de Dios, se refiere a las tres personas de la Trinidad.

Todavía más, varios pasajes del Antiguo Testamento que hablan del «ángel del Señor» sugieren una pluralidad de personas en Dios. La palabra que se traduce «án­gel» (heb. malak) significa simplemente «mensajero». Si el ángel del Señor es un «mensajero» del Señor, él es distinto del Señor mismo. Sin embargo en algún mo­mento al ángel del Señor se le llama «Dios» o «el Señor» (Gn.16:13; Ex 3:2-6; 23:20-22, note «mi nombre está en él» en v. 21); Nm.22:35 con 38; Jue 2:1-2; 6:11 con 14). En otros puntos en el Antiguo Testamento «el ángel del Señor» simplemente se refiere a un ángel creado, pero por lo menos en estos pasajes del ángel especial (o «mensajero») del Señor parece ser una persona distinta que es plenamente divina.

Uno de los pasajes más disputados del Antiguo Testamento que podría mostrar personalidad distinta para más de una persona es Proverbios 8:22-31. Aunque en la parte anterior del capítulo se podría entender solo como una personificación de la «sabiduría» para efecto literario, que muestra a la sabiduría llamando al sencillo e invitándole a aprender, vs.21-31, dice cosas en cuanto a la «sabi­duría» que parecen ir más allá de la mera personificación (Pr. 8:30-31). Su obrar como un «artesano» al lado de Dios en la creación sugiere la idea de una personalidad distinta, y las frases que siguen pudieran parecer incluso más convincentes, porque sólo una persona puede decir «Día tras día me llenaba yo de alegría.

Pero si decidimos que «sabiduría» aquí se refiere al Hijo de Dios antes de que encarnara, hay una dificultad. Los versículos 22-25 parecen hablar de la crea­ción de esta persona a la que se le llama «sabiduría». ¿No indica esto que esta «sabiduría» fue creada? En realidad, no.

La palabra hebrea que comúnmente quiere decir «crear» (hará) no se usa en el versículo 22. La palabra que usa es kaná, que aparece ochenta y cua­tro veces en el Antiguo Testamento y casi siempre significa «conseguir, adquirir». La LBLA es más clara aquí: «El Señor me poseyó al principio de su camino». (Note este sentido de la palabra en Gn.39:1; Éx.21:2; Pr.4:5, 7; 23:23; Ec.2:7; Is.1:3 «dueño»).

Este es un sentido legítimo y, si se entien­de la sabiduría como una persona real, significaría sólo que Dios Padre empezó a dirigir y hacer uso de la poderosa obra creadora de Dios Hijo en el tiempo en que empezó la creación; el Padre convocó al Hijo para que trabajara con él en la activi­dad de la creación. La expresión «me engendró» en los versículos 24 y 25 es un término diferente pero podría llevar un significado similar; el Padre empezó a dirigir y hacer uso de la obra poderosa creadora del Hijo en la creación del universo.

2. Revelación más completa de la Trinidad en el Nuevo Testamento. Cuando empieza el Nuevo Testamento, entramos en la historia de la venida del Hijo de Dios a la tierra. Era de esperarse que este gran suceso estuviera acompañado de en­señanza más explícita en cuanto a la naturaleza trinitaria de Dios, y eso es en efecto lo que hallamos. Antes de mirar esto en detalle, podemos simplemente mencionar varios pasajes en donde se mencionan juntas a las tres personas de la Trinidad.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Teología Sistemática”

Por Wayne Grudem

Lee Dios en Tres Personas: La Trinidad 3

Lee Dios en Tres Personas: La Trinidad 4

Lee Dios en Tres Personas: La Trinidad 5

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre